Al des­cu­bier­to

¿Te ima­gi­nas que al­guien hac­kee tu mó­vil y sal­gan a la luz tus fo­tos, tus men­sa­jes y tu in­ti­mi­dad? La pe­lí­cu­la Na­ción sal­va­je re­fle­xio­na so­bre una reali­dad no tan le­ja­na.

Glamour (Spain) - - Content - Tex­to: Ele­na Man­da­cen

a(ca­si) to­dos nos gus­ta com­par­tir in­for­ma­ción per­so­nal en las re­des so­cia­les. Esa fo­to en la que nos ve­mos gua­pa mien­tras nos to­ma­mos una co­pa en una pues­ta de sol. Ese li­bro que nos es­ta­mos le­yen­do y nos en­can­ta. O sim­ple­men­te un ví­deo de có­mo nos po­ne­mos en for­ma en el gim­na­sio. Se­gún el in­for­me My Pre­cious Data: Stran­ger Dan­ger, de la em­pre­sa Kas­persky Lab, el 97,3% de las per­so­nas com­par­te in­for­ma­ción de for­ma di­gi­tal; de ellos, un 78,7% com­par­te fo­tos y ví­deos de su fa­mi­lia; y un 48,4 % lo ha­ce de los su­yos pro­pios en ge­ne­ral. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do nos pre­gun­ta­mos qué pa­sa­ría si to­da esa in­ti­mi­dad sa­lie­ra a la luz sin tu per­mi­so, que tu vi­da di­gi­tal que­da­ra al des­cu­bier­to sin que pu­die­ras ha­cer na­da. Es­te es el ar­gu­men­to so­bre el que gi­ra la pe­lí­cu­la Na­ción sal­va­je, pro­ta­go­ni­za­da por Su­ki Wa­ter­hou­se y Odes­sa Young y que nos tras­la­da a un pue­blo don­de to­do el mun­do su­fre un hac­keo que re­ve­la su vi­da di­gi­tal: sel­fies, fo­tos pri­va­das, posts e his­to­ria­les de na­ve­ga­ción sa­len a la luz. El re­sul­ta­do se­rá una ab­so­lu­ta lo­cu­ra lle­na de ac­ción, ven­gan­za y mu­cha vio­len­cia.

Ojo con lo que com­par­tes.

Si­guien­do con el in­for­me de Kas­persky Lab, las per­so­nas que com­par­ten más in­for­ma­ción son más pro­pen­sas a su­frir pér­di­da de da­tos, fren­te a las que no lo ha­cen. Ahí es­tá el ca­so de Cam­brid­ge Analy­ti­ca por el que Fa­ce­book au­to­ri­zó al in­ves­ti­ga­dor uni­ver­si­ta­rio Alek­sandr Ko­gan, de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, a re­co­pi­lar in­for­ma­ción de los usua­rios que des­car­ga­ron su app This is your di­gi­tal li­fe [es­ta es tu vi­da di­gi­tal] y lue­go, esos da­tos sir­vie­ron pa­ra ge­ne­rar anun­cios per­so­na­li­za­dos y pa­ra crear un al­go­rit­mo pre­dic­ti­vo so­bre el com­por­ta­mien­to de otros usua­rios de Fa­ce­book. Aun­que to­dos sa­be­mos que no es­ta­mos li­bres de que cual­quier hac­ker en­tre en nues­tros dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, sí exis­ten me­ca­nis­mos pa­ra evi­tar­lo. Cam­biar tus con­tra­se­ñas con fre­cuen­cia es una de las co­sas más sim­ples que pue­des ha­cer pa­ra pro­te­ger­te de la in­va­sión di­gi­tal. Tam­bién es im­por­tan­te que pro­te­jas tu cuen­ta de email y si al­guien in­ten­ta ini­ciar se­sión des­de dis­po­si­ti­vos nue­vos ten­drá que pa­sar por una ca­pa se­cun­da­ria de se­gu­ri­dad. Y es que, si no quie­res que te pa­se co­mo a Scar­lett Johans­son o Jennifer Law­ren­ce y el ce­leb­ga­te, no te ha­gas fo­tos des­nu­da o te­nien­do se­xo y pien­sa que tu in­ti­mi­dad nun­ca ha es­ta­do tan ex­pues­ta co­mo lo es­tá aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.