LOS TA­TUA­JES DE DA­KO­TA

Da­ko­ta John­son per­te­ne­ce a la reale­za de Holly­wood, sa­le con el can­tan­te de Cold­play, Ch­ris Mar­tin, y con­si­de­ra em­po­de­ra­dor pa­ra las mu­je­res in­ter­pre­tar pa­pe­les eró­ti­cos. Ha­bla­mos con ella so­bre ta­tua­jes, el éxi­to, la te­ra­pia y el pre­cio de la fa­ma.

Glamour (Spain) - - Con­tent - Tex­to: Eli­za­beth Day. Fo­tos: Jack Wa­ter­lot

en su die­ci­ocho cum­plea­ños, Da­ko­ta Jonh­son se hi­zo su pri­mer ta­tua­je. Mien­tras su pa­dre, Don John­son le prohi­bía in­yec­tar­se tin­ta en la piel, su ma­dre, Me­la­nie Grif­fith, le acom­pa­ña­ba al es­tu­dio de ta­tua­jes pa­ra gra­bar­se un Ac­ta non ver­ba en le­tras gó­ti­cas en el in­te­rior de su bra­zo iz­quier­do. (Sus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do ella te­nía seis años). “El ta­tua­je sig­ni­fi­ca ac­cio­nes, no pa­la­bras en la­tín”, ex­pli­ca Da­ko­ta, sen­ta­da en un si­llón ta­pi­za­do en blan­co. La en­con­tra­mos des­cal­za, vis­tien­do unos jeans es­ti­lo boy­friend ro­tos y un jer­sey oversize co­lor ca­ra­me­lo. Tie­ne las pier­nas cru­za­das y por de­ba­jo de ellas po­de­mos es­cu­char re­so­plar ca­ri­ño­sa­men­te a su pe­rro de res­ca­te, Zep­pe­lin.

“Mi pa­dre me so­lía de­cir eso to­do el tiem­po por­que era una pe­re­zo­sa de pri­me­ra ca­te­go­ría. Tam­bién me de­cía que si al­gún día me ha­cía un ta­tua­je me des­he­re­da­ría”, son­ríe Da­ko­ta. “Así que, ya sa­bes, me lo hi­ce pa­ra fas­ti­diar­le.”

Es una his­to­ria que al­ber­ga una gran par­te de la cla­ve so­bre la per­so­na­li­dad de Da­ko­ta.

Es una mu­jer que se co­no­ce a sí mis­ma, que en­tien­de el ar­te de con­se­guir lo que quie­re, y que ha si­do lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te pa­ra dar­se cuen­ta de que su pa­dre no po­dría cas­ti­gar­la por un ta­tua­je cuan­do fue él quien le en­se­ñó a per­se­guir sus sue­ños –son las ac­cio­nes, no las pa­la­bras, lo que cuen­ta–. Le di­go que cuan­tas más vuel­tas le dé, mejor se­rá la his­to­ria. “Gra­cias”, di­ce Da­ko­ta.

Es­ta ni­ña de mi­ra­da dul­ce y vein­tio­cho años di­ce “gra­cias” mu­chí­si­mas ve­ces: siem­pre que men­ciono el éxi­to de al­gu­na de sus pe­lí­cu­las ( la tri­lo­gía de 50 som­bras de Grey, por ejem­plo, don­de Da­ko­ta in­ter­pre­ta a la su­mi­sa se­xual Anastasia Stee­le, ayu­dan­do a em­bol­sar a la in­dus­tria 140 mi­llo­nes de dó­la­res), o de su nue­vo rol co­mo una pis­to­le­ra ile­gal en Bad Ti­mes at the El Ro­ya­le, jun­to a es­tre­llas co­mo Jeff Brid­ges o Ch­ris Hems­worth. Da­ko­ta nos lo agra­de­ce con to­da la sin­ce­ri­dad, sor­pren­di­da de que se le to­me en se­rio. Es­ta­mos sen­ta­das en una ha­bi­ta­ción con vis­tas al mar en una ca­sa de al­qui­ler en Aman­gan­sett, los Ham­ptons. Las ven­ta­nas dan al mar y la cal­ma so­lo se in­te­rrum­pe con el le­jano so­ni­do de las olas rom­pien­do en la ori­lla. Den­tro, las es­tan­te­rías es­tán re­ple­tas de li­bros usa­dos de Evelyn Waugh y de no­ve­las de E. M. Fors­ter. El pa­si­llo es­tá fo­rra­do con un papel co­lor li­món. Tam­bién pue­do ob­ser­var un piano ver­ti­cal, una al­fom­bra a ra­yas azu­les y una gui­ta­rra en un rin­cón. El am­bien­te es­tá lleno de buen gus­to, cal­ma y re­la­ja­ción.

Da­ko­ta vi­ve en Los Ángeles, una ciu­dad que le apa­sio­na (“por­que ado­ro con­du­cir. Ado­ro la mú­si­ca. Con­du­cir con mú­si­ca es una com­bi­na­ción real­men­te ge­nial”), pe­ro vie­ne aquí ca­da vez que ne­ce­si­ta un des­can­so de la ciu­dad. “Es­ta ca­sa es muy có­mo­da y en­can­ta­do­ra”, di­ce, su­bien­do el vo­lu­men de la mú­si­ca. “Aho­ra mis­mo es­toy ob­se­sio­na­da con la Cha­ran­ga, me ha­ce sen­tir sú­per fe­liz.” Yo asien­to con apro­ba­ción. Más tar­de, de vuel­ta en el ho­tel, bus­co en Goo­gle ‘Cha­ran­ga’. Es un gru­po tra­di­cio­nal que to­ca mú­si­ca de bai­le cu­ba­na.

No sa­bía qué es­pe­rar de Da­ko­ta. Una par­te de mí es­ta­ba preo­cu­pa­da por en­con­trar­me a una ni­ña con­sen­ti­da na­ci­da en­tre pri­vi­le­gios. Su ár­bol fa­mi­liar es co­mo un tro­zo del pa­seo de la fa­ma de Holly­wood: su abue­la es Tip­pi He­dren, que pro­ta­go­ni­zó pe­lí­cu­las de Hitch­cock co­mo Los pá­ja­ros o Mar­nie, la la­dro­na. Su pa­dre, Don John­son, se ga­nó la fa­ma in­ter­pre­tan­do a un pe­cu­liar detective en la se­rie Mia­mi Vi­ce; cuan­do su ma­dre se vol­vió a ca­sar en el 1996, fue con el ac­tor

“NO QUIE­RO PA­RE­CER PER­FEC­TA NI QUE EN MI VI­DA NO EXIS­TEN LOS PRO­BLE­MAS. SOY UNA MU­JER SEN­SI­BLE”

An­to­nio Ban­de­ras. Su pri­mer papel prin­ci­pal fue cuan­do te­nía 10 años, cuan­do ella y su her­ma­nas­tra, Stella, in­ter­pre­ta­ron ser las hi­jas de su ma­dre en la vi­da real mien­tras An­to­nio Ban­de­ras se en­car­ga­ba de di­ri­gir. De­cir que per­te­ne­ce a la reale­za de Holly­wood es un mo­do de sub­es­ti­mar­la, pe­ro es mo­des­ta y ca­ri­ño­sa, y se ofre­ce a pre­pa­rar­me un ca­fé.

De he­cho, su in­fan­cia no fue tan gla­mu­ro­sa co­mo sue­na.

En vez de eso, fue am­bu­lan­te y cam­bian­te. Di­vi­día su tiem­po en­tre sus pa­dres, que es­ta­ban cons­tan­te­men­te tra­ba­jan­do, por lo que se vio for­za­da a cam­biar de co­le­gio fre­cuen­te­men­te. “Creo que eso me ha he­cho una per­so­na muy fle­xi­ble y to­le­ran­te”, di­ce. “Pe­ro fue muy di­fí­cil te­ner que ir a un co­le­gio tres me­ses y lue­go de­jar­lo y nun­ca más vol­ver a ver a mis com­pa­ñe­ros.” El tiem­po más lar­go que es­tu­vo en uno de ellos fue du­ran­te un año. Mien­tras su pa­dre gra­ba­ba en San Fran­cis­co, ella asis­tía a un co­le­gio fe­me­nino. Ca­da ma­ña­na se po­nía el uni­for­me y vol­vía a ca­sa pa­ra me­ren­dar con su ma­dras­tra. “Era muy es­tric­to y ma­du­ré.” Ha­ce una bre­ve pau­sa. “Y lue­go nos mar­cha­mos”, co­men­ta son­rien­do, un po­co tris­te.

Da­ko­ta siem­pre su­po que que­ría ser ac­triz por­que le en­can­ta­ba ir a los sets con sus pa­dres. “Era muy di­ver­ti­do. Me en­can­ta­ba ver­les. Me gus­ta­ba el aro­ma. Real­men­te creo que he ve­ni­do al mun­do pa­ra ser ac­triz”, pe­ro es­ta­ba con­ven­ci­da de que iba a ha­cer­lo a su pro­pia ma­ne­ra. Así que a la edad de 18 años, se mu­dó a un pe­que­ño apar­ta­men­to en el es­te de Holly­wood. “Mi co­che se rom­pió unas cua­tro ve­ces apro­xi­ma­da­men­te.” En esos ins­tan­tes, a Da­ko­ta so­lo se le ocu­rrió usar el di­ne­ro que ha­bía ga­na­do co­mo mo­de­lo pa­ra pa­gar los gas­tos y em­pe­zar a acu­dir a au­di­cio­nes. “Real­men­te tra­ba­jé muy du­ro pa­ra ser in­de­pen­dien­te. No acep­ta­ba tra­ba­jos por ser la hi­ja de na­die... Me cos­tó mu­cho.” ¿Tus pa­dres es­ta­ban preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro co­mo ac­triz de su hi­ja? “Cla­ro. Es­te tra­ba­jo puede ser muy ago­bian­te y no que­rían ver­me su­frir, pe­ro tam­bién sa­bían cuán­to me gus­ta­ba y que no po­drían apar­tar­me eter­na­men­te de ello. Apar­tar­me del mun­do del ci­ne era una cau­sa per­di­da.”

Uno de los pri­me­ros tra­ba­jos que ob­tu­vo fue en 2010 en La red so­cial, di­ri­gi­da por Da­vid Fin­cher, en el papel de una jo­ven es­tu­dian­te en Stan­ford que tie­ne un idi­lio con Sean Par­ker, in­ter­pre­ta­do por Jus­tin Timberlake. En el 2012, apa­re­ció en dos pe­lí­cu­las más: The Fi­ve-year En­ga­ge­ment y 21 Jump Street. Tres años des­pués, ac­tuó jun­to a Johnny Depp en Black Mass y co­men­zó la pri­me­ra par­te del fu­tu­ro éxi­to de 50 som­bras de Grey, la fran­qui­cia que le con­ver­ti­ría en una es­tre­lla in­ter­na­cio­nal.

“Al prin­ci­pio, era in­creí­ble­men­te emo­cio­nan­te”, nos cuen­ta cuan­do le pre­gun­ta­mos so­bre el fe­nó­meno de 50 som­bras. “Las ci­fras de ta­qui­lla de la pri­me­ra pe­lí­cu­la fue­ron alu­ci­nan­tes... to­do el mun­do es­ta­ba muy con­ten­to. Tam­bién ha si­do una pla­ta­for­ma pa­ra lle­gar a ha­cer pe­lí­cu­las co­mo Sus­pi­ria (un re­ma­ke de una pe­lí­cu­la de te­rror de los se­ten­ta que se es­tre­na es­te mes) y Bad Ti­mes at the El Ro­ya­le, así que ha si­do, en gran par­te, muy po­si­ti­vo.”

“He te­ni­do al­gu­nos pro­ble­mas per­so­na­les con ello, co­mo cual­quier per­so­na que hu­bie­ra pa­sa­do del ano­ni­ma­to a la fa­ma, con mu­chas subidas y ba­ja­das. Es to­tal­men­te nor­mal, pe­ro me sien­to muy or­gu­llo­sa de ha­ber­los su­pe­ra­do o de, al me­nos, te­ner­lo en mi lis­ta de ta­reas pen­dien­tes, creo, si tu­vie­ra una lis­ta”, bro­mea.

Da­ko­ta con­tes­ta a las pre­gun­tas de for­ma aten­ta y re­fle­xi­va, ha­blan­do de una for­ma que su­gie­re que hay mu­chas co­sas pa­san­do en su ca­be­za, jus­to en­ci­ma de esos pre­cio­sos ojos ver­des y ese pe­lo per­fec­ta­men­te des­pei­na­do. He leí­do que has es­ta­do yen­do a te­ra­pia des­de los tres años, ¿es cier­to? “Sí”, se ríe. “Allí so­lo ju­ga­ba con al­guien en un des­pa­cho, no es nin­gu­na no­ve­dad el he­cho de que mis pa­dres pa­sa­ran por momentos com­pli­ca­dos (am­bos Grif­fith y John­son tu­vie­ron pro­ble­mas con las dro­gas y el al­cohol) y creo que que­rían es­tar se­gu­ros de que iba a cre­cer co­mo una ni­ña sa­na, por­que se preo­cu­pa­ban.”

“Me en­can­ta ir a te­ra­pia. No sé qué ha­ría sin ella, de ver­dad. To­do el mun­do de­be­ría ir... He ido a te­ra­pia des­de ha­ce tan­to tiem­po que voy a la te­ra­peu­ta a la que van los te­ra­peu­tas. Pue­do psi­coa­na­li­zar­me y a ve­ces es­toy co­mo: ‘Bueno, me en­cuen­tro aquí. ¿Y aho­ra qué?”’ Da­ko­ta cuen­ta que tras años de aná­li­sis ha apren­di­do que na­die le va a dar la res­pues­ta a sus pro­ble­mas. “Es­ta to­do en uno mis­mo. So­lo tie­nes que ser sin­ce­ro y li­diar con el do­lor”.

Exis­te un de­fec­to en Da­ko­ta y qui­zás, tam­bién po­dría tra­tar­se de una li­ge­ra ac­ti­tud. Es la dua­li­dad que apor­ta a los pa­pe­les que in­ter­pre­ta, nor­mal­men­te po­nien­do en la ba­lan­za la se­xua­li­dad y el po­der de la mu­jer. Y no so­lo ocu­rre con 50 som­bras. En A Big­ger Splash (2015), di­ri­gi­da por Luca Gua­dag­nino y con Til­da Swin­ton co­mo co­pro­ta­go­nis­ta, Da­ko­ta nos mag­ne­ti­za en el papel de la se­duc­to­ra jo­ven­ci­ta que el pro­duc­tor de rock (in­ter­pre­ta­do por Ralph Fien­nes), des­cu­bre que es su hi­ja. “Me pa­re­ce muy in­tere­san­te in­ter­pre­tar a per­so­na­jes se­xua­les”, di­ce. “Sien­to que es po­de­ro­so...

Siem­pre he es­ta­do fas­ci­na­da por las mu­je­res que es­tán en con­tac­to con su se­xua­li­dad, que se sien­ten or­gu­llo­sas de ello, que no tie­nen una ac­ti­tud pa­si­va. No pien­so que pa­ra ser res­pe­ta­da o po­de­ro­sa ten­gas que ser po­co atrac­ti­va.” La ve­mos cri­ti­can­do los es­tán­dar de la so­cie­dad que apo­yan que “un hom­bre pue­da ac­tuar agre­si­vo y sea ad­mi­ra­do por ello, mien­tras que si eres una mu­jer di­rec­ta, au­to­ri­ta­ria y di­ces lo que pien­sas y pien­sas lo que di­ces, te lla­man bru­ja o di­va”, di­ce. “Es una lo­cu­ra.”

Da­ko­ta apo­ya fir­me­men­te los mo­vi­mien­tos #Metoo y Ti­me’s Up,

a pe­sar de no ha­ber pa­sa­do nun­ca por una ex­pe­rien­cia de abu­so se­xual den­tro de la in­dus­tria del ci­ne: “Cuan­do tie­nes el res­pal­do de cien­tos de mu­je­res, te sien­tes apo­ya­da, y sien­tes que pue­des se­guir ade­lan­te”.

Es al­go de lo que ha ha­bla­do to­da la vi­da con su abue­la, quien reivin­di­ca que fue se­xual­men­te agre­di­da por Al­fred Hitch­cock. Ade­más, el di­rec­tor de ci­ne la so­me­tió a abu­sos fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos. Du­ran­te el ro­da­je de Los pá­ja­ros, He­dren fue ata­ca­da por pá­ja­ros reales en la fa­mo­sa es­ce­na de la ca­bi­na de te­lé­fono aun­que le di­je­ran que iban a usar pá­ja­ros me­cá­ni­cos. Frag­men­tos de vi­drio le cor­ta­ron la ca­ra y un pá­ja­ro ca­si le sa­ca un ojo. Cuan­do se ne­gó a te­ner cual­quier ti­po de re­la­ción se­xual, Hitch­cock la ve­tó de tra­ba­jar con él o con cual­quier otro di­rec­tor.

“Cuan­do el mo­vi­mien­to Ti­me’s Up se creó, mi abue­la es­ta­ba co­mo: ‘¡ Chi­cos, es­to ha pa­sa­do des­de siem­pre!’. Es te­rri­ble, ella es una mu­jer muy fuer­te y ele­gan­te, in­te­li­gen­te y ta­len­to­sa. Su ca­rre­ra fue com­ple­ta­men­te arrui­na­da por­que se ne­gó, por­que pu­so por en­ci­ma de su ca­rre­ra su in­te­gri­dad. Y así fue co­mo Hitch­cock la des­tro­zó. No es­tá bien ac­tuar de cual­quier mo­do pa­ra lle­gar a un pues­to mejor. Creo que mi abue­la es una gran de­fen­so­ra de es­te mo­vi­mien­to. Mi ma­dre la apo­ya in­con­di­cio­nal­men­te. Es­to tie­ne que cam­biar.” John­son es­tá al tan­to de las co­ti­dia­nas si­tua­cio­nes de la vi­da real y se in­cli­na ha­cia per­so­na­jes que son “un po­co des­pis­ta­dos y lle­nos de sen­ti­mien­tos”. ¿Así se ve ella? “¡Por Dios, sí! Soy muy sen­si­ble to­do el tiem­po. Pre­fie­ro sen­tir mu­cho a no sen­tir na­da. Se­ría una exis­ten­cia va­cía.” ¿ Ha pa­sa­do por al­gu­na de­pre­sión? “Sí”, di­ce si­len­cio­sa­men­te. “Es un pro­ble­ma con el que mu­cha gen­te tie­ne que li­diar. No es co­mo si ca­da día tu­vie­ra que to­mar­me un pu­ña­do de pas­ti­llas y esas co­sas, no. No to­mo me­di­ca­ción pa­ra ello, pe­ro ya sa­bes, la gen­te ex­pe­ri­men­ta subidas y ba­ja­das. Y yo lo mis­mo.”

Da­ko­ta pa­ra de ha­blar por unos se­gun­dos, mi­ra ha­cia aba­jo y aca­ri­cia a su pe­rro de­trás de las ore­jas. Él pa­re­ce que lo agra­de­ce. En el fon­do se es­cu­cha el eco del mar gol­pean­do en la are­na. “Men­ti­ría si di­je­ra que no si­go te­nien­do esa co­ne­xión con la de­pre­sión”, con­ti­núa di­cién­do­me. “No quie­ro pa­re­cer per­fec­ta. No quie­ro que pa­rez­ca que no ten­go pro­ble­mas o que no lu­cho con­tra ellos por­que no es real. No es la ver­dad. En­tre mis fans se en­cuen­tran mu­je­res y hom­bres jó­ve­nes y per­so­nas que lu­chan con­tra es­tos pro­ble­mas y es­tá to­tal­men­te bien. Es pre­cio­so. Es muy du­ro y a la vez muy bo­ni­to.”

Ser fa­mo­sa es un ex­tra­ño enig­ma pa­ra ella.

Por una par­te, nun­ca ha so­ña­do con otra co­sa que con ha­cer pe­lí­cu­las. Por otra, ser ac­triz in­clu­ye ex­po­ner sus emo­cio­nes in­ter­nas y es­pe­rar con in­quie­tud los co­men­ta­rios de fue­ra. Da­ko­ta cre­ció en una bur­bu­ja de fa­ma, pe­ro no es al­go de lo que ella dis­fru­te.

A la iz­da., la ac­triz con ves­ti­do de len­te­jue­las, de Mi­chael Cors Co­llec­tion; y pen­dien­tes de oro y dia­man­tes, de POA by Car­tier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.