PA­RE­JA. Amo­res im­po­si­bles

El éxi­to mun­dial de la pe­lí­cu­la po­la­ca Cold War nos ha­ce re­fle­xio­nar so­bre ese mo­men­to de nues­tra vi­da en el que nos enamo­ra­mos de al­guien que no de­be­mos o no nos co­rres­pon­de. ¿Me­re­ce la pe­na vi­vir al­go así o es me­jor huir?

Glamour (Spain) - - Content - Tex­to: Ele­na Man­da­cen

años 50. Po­lo­nia. Un pia­nis­ta ( To­masz Kot) se enamo­ra de una jo­ven bai­la­ri­na ( Joan­na Ku­lig) vi­vien­do un amor que irá yen­do y vi­nien­do a lo lar­go de más de una dé­ca­da, en­tre el blo­que co­mu­nis­ta y Oc­ci­den­te. Con sus pros y sus con­tras, es­ta pa­re­ja lu­cha­rá con­tra un des­tino que no siem­pre se les an­to­ja per­fec­to dan­do lu­gar a una de las his­to­rias de amor im­po­si­ble más bo­ni­tas que ha da­do el ci­ne re­cien­te. Es­te es el ar­gu­men­to so­bre el que gi­ra la pe­lí­cu­la Cold War, can­di­da­ta al Os­car por Po­lo­nia, una de las fa­vo­ri­tas de la crí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, y que nos lle­va a re­fle­xio­nar so­bre la inevi­ta­ble ca­pa­ci­dad que te­ne­mos pa­ra caer ren­di­dos an­te sen­ti­mien­tos inal­can­za­bles y has­ta qué pun­to me­re­ce la pe­na vi­vir una ex­pe­rien­cia así. Y es que quien di­ga que nun­ca ha vi­vi­do un amor im­po­si­ble, mien­te. Se­gún nos ex­pli­ca Isa­bel Se­rrano-ro­sa, psi­có­lo­ga y directora de en­po­si­ti­vo­si.com, “un amor es im­po­si­ble cuan­do al­guno de los miem­bros de la pa­re­ja, o los dos, no pue­de se­guir cre­cien­do o avan­zan­do en su vi­da en cual­quier ám­bi­to, pe­ro so­bre to­do, de for­ma per­so­nal. Las pa­re­jas, co­mo to­do en es­te pla­ne­ta, ne­ce­si­tan evo­lu­cio­nar, avan­zar, pro­yec­tar­se en el fu­tu­ro pro­pio y con­jun­to. Si es­to fa­lla, la re­la­ción no es via­ble. A ve­ces la pa­re­ja es im­po­si­ble por­que las cir­cuns­tan­cias no la de­jan cre­cer, otras es el tem­pe­ra­men­to de los com­pa­ñe­ros ( lo que an­tes se lla­ma­ba in­com­pa­ti­bi­li­dad de ca­rac­te­res) y fi­nal­men­te por­que la mo­ti­va­ción al cam­bio y a la evo­lu­ción en al­guno de los dos part­ner o en am­bos no se pro­du­ce”. Qui­zá por eso es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar en­tre un amor tor­men­to­so y uno im­po­si­ble. El pri­me­ro exis­te, es­tá ahí, sim­ple­men­te es­tá lleno de obs­tácu­los, de pro­ble­mas y pue­de ter­mi­nar con­vir­tién­do­se en tó­xi­co pa­ra al­guno de los miem­bros de la pa­re­ja. El im­po­si­ble sue­le es­tar en tu ima­gi­na­ción y es ese que nun­ca lo­gra con­ver­tir­se en una re­la­ción es­ta­ble, o que ter­mi­na an­tes de ha­ber em­pe­za­do o ma­du­ra­do. Por­que, y es­to es im­por­tan­te que lo se­pas, el amor de ver­dad siem­pre es co­sa de dos.

His­to­rias de ci­ne. A lo lar­go de la his­to­ria he­mos co­no­ci­do gran­des amo­res im­po­si­bles. Uno de los más fa­mo­sos fue el que vi­vie­ron dos mi­tos de Holly­wood, Kat­ha­ri­ne Hep­burn y Spen­cer Tracy. El ac­tor es­ta­ba ya ca­sa­do cuan­do co­no­ció a la pro­ta­go­nis­ta de La fie­ra de mi ni­ña pe­ro su­po des­de el pri­mer mo­men­to que era la mu­jer de su vi­da. Él

no po­día di­vor­ciar­se de su mu­jer por te­mas re­li­gio­sos así que vi­vió un ro­man­ce con Hep­burn a es­con­di­das de to­dos. Cuan­do Tracy mu­rió ella que­dó re­le­ga­da a un se­gun­do plano. Si has vis­to la se­rie The Crown, co­no­ce­rás la his­to­ria de amor que vi­vie­ron los du­ques de Wind­sor cuan­do el rey Eduar­do VIII re­nun­ció al trono por amor a Wa­llis Sim­pson, nor­te­ame­ri­ca­na y dos ve­ces di­vor­cia­da. En am­bos ca­sos, el amor im­po­si­ble se hi­zo po­si­ble a cos­ta de mu­cho do­lor y su­fri­mien­to. Pe­ro otras ve­ces no. Ade­más de Cold War, el ci­ne nos ha re­ga­la­do au­tén­ti­cas his­to­rias so­bre amo­res im­po­si­bles. Des­de Bro­ke­back Moun­tain, Blue Va­len­ti­ne, Ame­ri­can Beauty, 500 días con ella o Her. No nos ol­vi­da­mos tam­po­co de la li­te­ra­tu­ra, des­de el clá­si­co de Sha­kes­pea­re Romeo y Julieta, has­ta el po­lé­mi­co Lo­li­ta de Vla­di­mir Na­bo­kov. Den­tro del mun­do ce­le­brity he­mos co­no­ci­do ca­sos cu­rio­sos. El ac­tor Ja­ke Gyllenhaal re­co­no­ció que es­tu­vo enamo­ra­do de Jennifer Aniston, con la que com­par­tió pro­ta­go­nis­mo en la pe­lí­cu­la The Good Girl. Pe­ro cla­ro, ella en esa épo­ca es­ta­ba ca­sa­da aún con Brad Pitt. Otro ac­tor, Ro­bert Pat­tin­son, di­jo en una en­tre­vis­ta que cuan­do era ado­les­cen­te es­ta­ba ob­se­sio­na­do con Ka­te Moss has­ta el pun­to de te­ner to­do su cuar­to fo­rra­do con fo­tos de la top bri­tá­ni­ca. Por­que de una u otra ma­ne­ra, un amor im­po­si­ble ja­más se ol­vi­da. De­ja gran­des hue­llas, pre­ci­sa­men­te por­que no se ha vi­vi­do ni se ha des­gas­ta­do en el mo­men­to en el que to­ca re­nun­ciar a él.

Di­fe­ren­tes ti­pos de amor. Exis­ten va­rios ti­pos de amo­res im­po­si­bles. Uno es el de­no­mi­na­do fan­tas­ma, por el cual se idea­li­za a una per­so­na, atri­bu­yén­do­le las ca­rac­te­rís­ti­cas con las que siem­pre he­mos so­ña­do. Se de­no­mi­na así por­que en reali­dad es­ta per­so­na no es co­mo pen­sa­mos, sino que nos en­ga­ña­mos y cree­mos que es exac­ta­men­te co­mo nos gus­ta­ría que fue­ra, así que nos enamo­ra­mos de al­go que no exis­te. En se­gun­do lu­gar es­ta­ría el amor nar­ci­sis­ta, que es cuan­do bus­ca­mos a al­guien pa­re­ci­do a no­so­tros o con los ras­gos que a no­so­tros nos gus­ta­ría al­can­zar. Es co­mo una es­pe­cie de egoís­mo exa­ge­ra­do don­de nos cree­mos que so­mos de lo me­jor y que­re­mos en­con­trar a al­guien igual. Y por úl­ti­mo, el amor di­fí­cil, ese que si con­si­guié­se­mos per­de­ría­mos el in­te­rés por él, ya que sue­le tra­tar­se de una atrac­ción fí­si­ca pa­sa­je­ra, de al­go más pa­sio­nal que emo­cio­nal.

“Me enamo­ré de mi pro­fe­sor de in­glés.” Se­gu­ro que al­gu­na vez te has enamo­ra­do de al­guien que no po­día ser, ¿ ver­dad? Que ocu­rra al­go así es al­go nor­mal por­que lo inal­can­za­ble sue­le ser atrac­ti­vo, so­bre to­do en la eta­pa de la ado­les­cen­cia (¿re­cuer­das aún a ese pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas que te vol­vía lo­ca?). El pro­ble­ma sur­ge cuan­do no lo po­de­mos con­tro­lar y se aca­ba con­vir­tien­do en al­go ne­ga­ti­vo y tó­xi­co pa­ra ti. Eso fue lo que le ocu­rrió a An­drea

SE SU­PERA DÁNDONOS PER­MI­SO PA­RA LLORARLO Y SIN­TIEN­DO FRUS­TRA­CIÓN

V.: “Te­nía 32 años y me apun­té a cla­ses de in­glés. Re­cuer­do có­mo el co­ra­zón se me que­dó pa­ra­do cuan­do el pro­fe­sor en­tró por la puer­ta. Des­de el pri­mer mo­men­to su­pe que era al­go im­po­si­ble ya que cuan­do se pre­sen­tó nos di­jo que lle­va­ba diez años ca­sa­do y que te­nía tres hi­jos. Nun­ca he que­ri­do ser una de­tro­zaho­ga­res ni na­da pa­re­ci­do pe­ro re­co­noz­co que se ha­cía muy du­ro ir ca­da se­ma­na a su cla­se y no pen­sar en có­mo se­ría una vi­da jun­tos. Tres me­ses des­pués y vien­do que la co­sa iba a peor, de­ci­dí cam­biar­me de cla­se... y de pro­fe­sor. Fue lo me­jor que pue­de ha­cer pa­ra de­jar de su­frir”.

Vi­vir el due­lo pa­ra su­pe­rar­lo. Y es aquí cuan­do nos ha­ce­mos la pre­gun­ta que siem­pre nos due­le ha­cer­nos. ¿Có­mo asu­mi­mos que esa per­so­na de la que nos he­mos enamo­ra­do es un im­po­si­ble? An­tes de vol­ver­te lo­ca y pa­sar­te el día llo­ran­do, lo pri­me­ro es acep­tar­lo y ahí tu ac­ti­tud fren­te a ello es fun­da­men­tal. “Llo­rar­la, co­men­zar a ha­cer el due­lo de la re­la­ción, pe­ro, so­bre to­do, co­men­zar a des­ape­gar­se del pro­yec­to de vi­da en co­mún. Des­pe­dir­se po­co a po­co o de una vez del sue­ño de fu­tu­ro que to­da re­la­ción con­lle­va. El ser hu­mano tie­ne he­rra­mien­tas pa­ra su­pe­rar es­tas si­tua­cio­nes. Pri­me­ro la llo­ra­mos, lue­go co­men­za­mos a uti­li­zar la ener­gía que an­tes po­nía­mos en la re­la­ción en ocu­par­nos de no­so­tros mis­mos, la­mer­nos la he­ri­da y cui­dar­nos ( la ener­gía emo­cio­nal se di­ri­ge ha­cia uno mis­mo), fi­nal­men­te esa ener­gía que­da dis­po­ni­ble pa­ra acer­car­se a otras si­tua­cio­nes o per­so­nas pa­ra no que­dar­nos en­ce­rra­dos en no­so­tros mis­mos”, ex­pli­ca Isa­bel Se­rrano-ro­sa.

¿ Por qué nos gus­ta lo inal­can­za­ble? En más de una char­la en­tre amigas os ha­béis pre­gun­ta­do por qué os atraen las re­la­cio­nes com­pli­ca­das, las per­so­nas inal­can­za­bles. El mo­ti­vo más ex­ten­di­do sue­le ser que mu­chas ve­ces no es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra em­bar­car­nos en una re­la­ción amo­ro­sa, por in­se­gu­ri­da­des y mie­dos, ya que, las re­la­cio­nes de pa­re­ja no son un ca­mino de ro­sas, sino que con­lle­van un gra­do de im­pli­ca­ción y res­pon­sa­bi­li­dad al­to. Es al­go sim­ple, pe­ro a ve­ces nos enamo­ra­mos de al­guien por­que no nos ha­ce ca­so, pa­sa de no­so­tros. Di­ga­mos que se tra­ta de una ca­ren­cia emo­cio­nal y de una ne­ce­si­dad por sen­tir­se acep­ta­do. Cuan­do nos enamo­ra­mos de per­so­nas im­po­si­bles dis­fru­ta­mos de los sen­ti­mien­tos, sol­ta­mos la adre­na­li­na, so­ña­mos, so­mos fe­li­ces en­ga­ñán­do­nos a no­so­tros mis­mos, pe­ro muy en el fon­do, nos ate­rra­ría que nos co­rres­pon­die­ra por­que el amor idí­li­co es muy bo­ni­to pe­ro en­fren­tar­se a la reali­dad asus­ta.

¿Una cues­tión de gé­ne­ro? ¿ So­mos las mu­je­res más pro­pen­sas a vi­vir un amor im­po­si­ble que un hom­bre? Más allá de cues­tio­nes de gé­ne­ro, la ma­yo­ría de los ex­per­tos coin­ci­den en que las per­so­nas más pro­pen­sas a vi­vir un amor im­po­si­ble sue­len ser in­tro­ver­ti­das, ro­mán­ti­cas e in­te­lec­tua­les. Tam­bién per­so­nas in­se­gu­ras an­te el amor fí­si­co, pe­ro que tie­nen una gran ri­que­za in­te­rior por dar. Eso sí, las que son más pro­cli­ves a la fe­li­ci­dad tien­den a su­pe­rar los obs­tácu­los y a vi­vir re­la­cio­nes du­ra­de­ras. So­bre a qué edad eres más pro­cli­ve a vi­vir­lo, los ex­per­tos se­ña­lan que pue­de apa­re­cer en cual­quier mo­men­to de la vi­da. “En la ju­ven­tud son las cir­cuns­tan­cias las que sue-

len ha­cer in­via­ble una re­la­ción, en la ma­du­rez son las va­ria­bles per­so­na­les las que ha­cen más di­fí­cil se­guir avan­zan­do jun­tos. Por úl­ti­mo, en la ve­jez pue­den con­fluir am­bas: cir­cuns­tan­cias y vo­lun­tad”.

Pros y con­tras de vi­vir­lo.

Lle­ga­dos a es­te pun­to ha­bría que plan­tear­se si me­re­ce la pe­na vi­vir un amor im­po­si­ble o no. “A fa­vor es­ta­ría la po­si­bi­li­dad de ex­pe­ri­men­tar una his­to­ria bo­ni­ta que es al­go po­si­ti­vo pa­ra po­ner en nues­tro ál­bum de re­cuer­dos. En con­tra, que re­sul­ta du­ro ver que no po­dre­mos dis­fru­tar de los as­pec­tos po­si­ti­vos que nos ofre­ce por más tiem­po. He de de­cir que en las pe­lí­cu­las pri­man los amo­res im­po­si­bles, bo­ni­tos, pe­ro con fi­nal no fe­liz por­que la re­la­ción no avan­za, por­que el des­tino, al­go ex­terno, los ha­ce im­po­si­bles. En la vi­da real, los amo­res im­po­si­bles sur­gen por­que las per­so­nas em­pie­zan a sen­tir­se va­cías o in­sa­tis­fe­chas por mu­cho que quie­ran a la otra per­so­na por lo que ‘fue bo­ni­to mien­tras du­ró, pe­ro es me­jor se­guir so­lo…’ es la má­xi­ma más ha­bi­tual en las con­sul­tas de pa­re­ja”, ex­pli­ca Isa­bel Se­rrano-ro­sa. No hay que ol­vi­dar que par­te de la “cul­pa” de que nos de­je­mos lle­var por amo­res im­po­si­bles es­tá re­la­cio­na­do con esa idea­li­za­ción del amor que la so­cie­dad nos in­ten­ta ven­der. Otras ve­ces nos em­pe­ña­mos en un amor im­po­si­ble por­que lo idea­li­za­mos, cree­mos que si esa per­so­na nos ama­se nues­tra vi­da se­ría me­jor o más com­ple­ta. En reali­dad, no nos enamo­ra­mos de la per­so­na en sí, por­que en la ma­yo­ría de los ca­sos no la co­no­ce­mos lo su­fi­cien­te, sino de la ima­gen idí­li­ca que he­mos for­ma­do. Nos enamo­ra­mos de la per­so­na que nos gus­ta­ría que fue­ra.

La im­por­tan­cia de ha­blar­lo con al­guien. Es­to es fun­da­men­tal. Lo peor que pue­des ha­cer es ca­llár­te­lo y no ex­te­rio­ri­zar­lo, no so­lo por si ne­ce­si­ta­ses ayu­da sino por una cues­tión de sa­lud men­tal. Com­par­tir lo que te su­ce­de con al­guien de tu con­fian­za ha­rá que te qui­tes un pe­so enor­me de en­ci­ma y tra­tes de te­ner los pies en la tie­rra. Un con­se­jo no es­tá de más, mu­cho me­nos si vie­ne de al­guien que quie­re lo me­jor pa­ra ti. “Hay que en­con­trar un equi­li­brio en­tre so­cia­li­zar lo que nos pa­sa (con­tar­lo) y vi­vir­lo en la pri­va­ci­dad. Hoy exis­te el mi­to de que hay que so­cia­li­zar­lo to­do, pe­ro no es cier­to. Es­to es por­que com­par­tir nos ayu­da a en­ten­der, a desaho­gar­nos y a sen­tir el apo­yo de nues­tro círcu­lo. Pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­mos tiem­po a so­las pa­ra apren­der y co­no­cer­nos y eso se asi­mi­la de ma­ne­ra in­di­vi­dual”, afir­ma Isa­bel Se­rrano-ro­sa.

Ábre­te a nue­vas ex­pe­rien­cias. Ha­brás es­cu­cha­do mu­chas ve­ces que un cla­vo se sa­ca con otro y, aun­que es cier­to que es­to no se pue­de apli­car co­mo si fue­se una ecua­ción ma­te­má­ti­ca, sí te pue­de ayu­dar a reha­cer tu vi­da. Por eso de­bes ser cons­cien­te de que cuan­do es­tás ob­se­sio­na­do con un amor, no lo­gras ver lo que ocu­rre a tu al­re­de­dor, te cie­rras a los de­más y te im­pi­des vi­vir. Ob­se­sio­nar­se no es es­tar enamo­ra­do, aun­que así lo creas. Qui­zá la per­so­na que te ha­rá fe­liz se en­cuen­tra jus­to de­lan­te de tus na­ri­ces y no pue­des ver­la por­que es­tás mi­ran­do en la di­rec­ción equi­vo­ca­da. Qui­zá tu me­dia na­ran­ja es­té sen­ta­da a tu la­do pe­ro tú te nie­gas a ver­la por­que no es inal­can­za­ble. Ol­ví­da­te de ello y tra­ta de cen­trar­te en un amor real. De­ja las co­me­dias ro­mán­ti­cas que te lo ven­den co­mo na­tu­ral pa­ra ver­las en el so­fá de tu ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.