TA­LEN­TO. Hey Joe!

Con va­rias pe­lí­cu­las a pun­to de es­tre­nar­se -y mi­les de fans a sus pie­sJoe Alwyn se con­sa­gra co­mo la pró­xi­ma gran pro­me­sa de Holly­wood.

Glamour (Spain) - - Content - Tex­to: Horacio Sil­va. Fo­tos: Paul Wetherell. Es­ti­lis­mo: Tom Guin­ness

Joe Alwyn ca­mi­na con pa­so fir­me tra­zan­do su pro­pio fu­tu­ro. Es un buen mo­men­to pa­ra ser él. El ac­tor in­glés de vein­ti­sie­te años, pro­ta­go­nis­ta de la sá­ti­ra de Ang Lee en el 2016, Billy Lynn’s Long Hal­fti­me Walk, y que lue­go pro­ta­go­ni­zó jun­to a Char­lot­te Ram­pling The Sense of an En­ding, de Ri­tesh Ba­tra, des­pe­gó es­te ve­rano con el pre­mio Cho­pard Trophy al ta­len­to emer­gen­te en el Fes­ti­val de Ci­ne de Can­nes, un gui­ño rea­li­za­do pre­via­men­te a ce­le­bri­da­des co­mo Ma­rion Co­ti­llard y Gael Gar­cía Ber­nal. Sin em­bar­go, cuan­do Alwyn lle­ga a nues­tra en­tre­vis­ta, en un res­tau­ran­te en el ba­rrio Tri­be­ca en Man­hat­tan, su mo­do de an­dar es to­da­vía más en­can­di­la­dor que sus arro­gan­tes pa­pe­les en las pe­lí­cu­las. Su dis­cre­to out­fit for­ma­do por un sué­ter de cue­llo re­don­do, va­que­ros azu­les y snea­kers Pu­ma en co­lor ne­gro, pa­re­ce es­tar per­fec­ta­men­te pla­nea­do pa­ra no lla­mar la aten­ción de la sa­la.Por más que lo in­ten­te, den­tro de po­co se­rá di­fí­cil pa­ra Alwyn pa­sar des­aper­ci­bi­do y no so­lo por­que los lec­to­res lo iden­ti­fi­quen en­se­gui­da con el dra­ma de vi­da de su no­via Tay­lor Swift, sino tam­bién por las ha­bi­li­da­des in­ter­pre­ta­ti­vas que po­drá ex­hi­bir en sus cua­tro nue­vas pe­lí­cu­las con el fin de ale­jar­se del pues­to a no­vio del año. El ac­tor lon­di­nen­se in­ter­pre­ta al hi­jo del cri­mi­nal de gue­rra na­zi Adolf Eich­mann en Ope­ra­tion Fi­na­le, di­ri­gi­da por Ch­ris Weitz, jun­to a Mé­la­nie Lau­rent y a Os­car Isaac. Tam­bién da vi­da al ob­je­ti­vo amo­ro­so del per­so­na­je de Em­ma Sto­ne en The fa­vou­ri­te, una di­ver­ti­dí­si­ma pe­lí­cu­la de épo­ca de Yor­gos Lant­hi­mos, pro­ta­go­ni­za­da por Oli­via Col­man y Ra­chel Weisz. Por otro la­do, co­no­ce­mos a un va­lien­te y enamo­ra­do Joe jun­to a las ac­tri­ces Saoir­se Ro­nan y Mar­got Robbie en Mary Queen of Scots, la pri­me­ra pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Jo­sie Rour­ke, la for­mi­da­ble directora de tea­tro in­glés. Y por si fue­ra po­co, a pe­sar de su cor­to tiem­po en pan­ta­lla, prác­ti­ca­men­te es el cen­tro de aten­ción de Boy Era­sed, el dra­ma di­ri­gi­do por Joel Edgerton y pro­ta­go­ni­za­do por Ni­co­le Kid­man, Rus­sell Cro­we y Lu­cas Hed­ges, una pe­lí­cu­la so­bre el hi­jo de un pastor for­za­do a so­me­ter­se a una te­ra­pia de con­ver­sión gay.

“Lo tie­ne to­do”, di­ce Edgerton, “Me re­cuer­da un po­co a Brad Pitt en el he­cho de que pue­de fá­cil­men­te in­ter­pre­tar ro­les ro­mán­ti­cos, pe­ro que bus­ca pa­pe­les con un la­do os­cu­ro”. Ang Lee, que le es­co­gió pa­ra Billy Lynn’s Long Hal­fti­me Walk a pe­sar de las que­jas de los eje­cu­ti­vos, quie­nes que­rían un ac­tor más fa­mo­so, ha­ce eco de las ca­pa­ci­da­des de Joe: “Es­toy sor­pren­di­do de que to­da­vía no se ha­ya con­ver­ti­do en una es­tre­lla”, di­ce Lee. “Pue­de con el pe­so de ha­cer una pe­lí­cu­la: tie­ne la al­tu­ra, los looks y, por su­pues­to, la voz y su ca­pa­ci­dad pa­ra imi­tar acen­tos; es un chi­co muy ver­sá­til.”

“LO TIE­NE TO­DO, ME RE­CUER­DA A BRAD PITT” JOEL EDGERTON

Com­par­to mis ala­ban­zas con Alwyn y él me res­pon­de con un: “¿ Quién, yo?, ¿ qué pue­do de­cir?”, en un tono de voz pro­fun­do que ocul­ta su apa­rien­cia ju­ve­nil. “Soy muy afor­tu­na­do de ha­ber po­di­do apren­der des­de mis co­mien­zos de los me­jo­res ac­to­res y di­rec­to­res. Es bas­tan­te inusual en es­ta pro­fe­sión.”

Con un pa­dre di­rec­tor de do­cu­men­ta­les, cu­yo tra­ba­jo le lle­va­ba a me­nu­do a lu­ga­res re­mo­tos du­ran­te me­ses, y una ma­dre psi­co­te­ra­peu­ta, Alwyn di­ce que no re­cuer­da ha­ber es­ta­do in­tere­sa­do en la ac­tua­ción cuan­do era un ni­ño. “Aun­que creo que el dra­ma siem­pre ha for­ma­do par­te de mi vi­da, de he­cho mi ma­dre re­cien­te­men­te des­cu­brió al­gu­nas prue­bas en el mó­vil, hi­ce una pe­lí­cu­la ca­se­ra en una pro­duc­ción de Bugsy Ma­lo­ne cuan­do te­nía seis años. De­fi­ni­ti­va­men­te no es­ta­ba in­ter­pre­tan­do a Bugsy. So­lo es­ta­ba ob­ser­van­do a mi her­mano, in­ten­tan­do po­ner­me cer­ca su­yo y, en un mo­men­to, me tro­pie­zo y cai­go en un mar de per­so­nas.”

Ade­más de las en­tre­vis­tas en ví­deo de las ex­cur­sio­nes de su pa­dre a Ugan­da, Su­dán del Sur y Ru­sia (“Son sus anun­cios sexy de va­ca­cio­nes”, bro­mea), Alwyn re­cuer­da ha­ber vis­to mul­ti­tud de pe­lí­cu­las an­ti­guas e ir fre­cuen­te­men­te al tea­tro con su ma­dre. En una de esas sa­li­das pa­ra ver a Ben Whis­haw pro­ta­go­ni­zar Ham­let, en el Old Vic a la edad de 13 años, el ar­te dra­má­ti­co atra­pó su in­te­rés. “Me acuer­do de es­tar com­ple­ta­men­te im­pre­sio­na­do con lo ge­nial que era. Es ri­dícu­lo afir­mar que pu­de com­pren­der la obra de Ham­let con esa edad, pe­ro siem­pre he sen­ti­do que el tea­tro era al­go que po­día ha­cer sin con­tar a la gen­te.”

Des­pués de es­pe­cia­li­zar­se en li­te­ra­tu­ra in­gle­sa

y dra­ma en la Uni­ver­si­dad de Bris­tol, es­tu­dió Ar­tes Es­cé­ni­cas en el Ro­yal Cen­tral School of Speech and Dra­ma y se gra­duó en 2015. Co­mo mu­chas otras es­cue­las, las prác­ti­cas es­ta­ban li­mi­ta­das al es­ce­na­rio, tra­ba­jan­do en­fren­te de las cá­ma­ras, tan so­lo, una se­ma­na. “Éra­mos bá­si­ca­men­te un mon­tón de com­pa­ñe­ros, es­co­gien­do una es­ce­na de al­gún show co­no­ci­do y lue­go fil­mán­do­nos y en­vián­do­lo a una ron­da de agen­tes, es­pe­ran­do que nos es­co­gie­ran pa­ra al­gún pa­pel”, me cuen­ta. “Hi­ce una es­ce­na de Oran­ge Is the New Black, pe­ro nun­ca he vis­to la se­rie, así que no es­ta­ba me­ti­do en con­tex­to. To­dos pu­si­mos acen­tos an­glo­sa­jo­nes y, de al­gún mo­do, fun­cio­nó.” Po­co tiem­po des­pués lo lle­va­ron a Nue­va York a co­no­cer a Lee, quien se en­con­tra­ba en el pro­ce­so de se­lec­ción del cas­ting pa­ra Billy Lynn’s Long Hal­fti­me Walk, pe­lí­cu­la ba­sa­da en la no­ve­la de Ben Foun­tain so­bre un ve­te­rano de la gue­rra de Irak que, en su vuel­ta a ca­sa, es erigido co­mo el hé­roe de Amé­ri­ca y pre­sio­na­do pa­ra ha­cer una gi­ra de pro­mo­ción, par­ti­ci­pan­do in­clu­so en la Su­per Bowl, es­ce­na en la que par­ti­ci­pa­ron tam­bién las Des­tiny’s Child. A pe­sar de la fa­ci­li­dad ins­tin­ti­va de Alwyn fren­te a la cá­ma­ra y de su pro­fun­do apre­cio por Lee, el no­vel ac­tor tu­vo mu­chas pre­gun­tas so­bre el re­par­to y el equi­po.

Su co­pro­ta­go­nis­ta y ami­go Ga­rrett Hed­lund,

quien es­tu­vo de fies­ta con Alwyn la no­che an­te­rior a es­ta en­tre­vis­ta, re­cuer­da el cam­pa­men­to de en­tre­na­mien­to de dos se­ma­nas que Lee les hi­zo pa­sar pa­ra un ejer­ci­cio de vin­cu­la­ción. “Nos que­da­mos en los ba­rra­co­nes”, ex­pli­ca Hed­lund, “es­tu­vo cons­tan­te­men­te in­te­rro­gán­do­me so­bre mi ca­rre­ra y las de­ci­sio­nes que ha­bía to­ma­do. Es­cu­cha y quie­re apren­der y se de­di­ca a fon­do a su tra­ba­jo. Aho­ra que tie­ne gran­des pe­lí­cu­las a pun­to de es­tre­nar­se, no creo que con­ti­núe ha­cién­do­me mu­chas más pre­gun­tas”. Alwyn no es­tá del to­do se­gu­ro. “En es­te ne­go­cio, si no ha­ces pre­gun­tas, te engañas a ti mis­mo”, acon­se­ja tan sa­bia­men­te co­mo un ex­pe­ri­men­ta­do ve­te­rano. Tam­bién es un cla­ro ex­per­to en re­ve­lar to­do y na­da a la vez. Cuan­do es­ta­mos cer­ca de con­cluir nues­tra en­tre­vis­ta, Alwyn com­prue­ba la ho­ra, mos­tran­do un ele­gan­te mo­de­lo Pa­tek Phi­lip­pe escondido ba­jo su man­ga de­re­cha. Un au­to re­ga­lo o un re­ga­lo de al­guien es­pe­cial, no pue­do evi­tar pre­gun­tar, es­pe­ran­do que con­fie­se que es un re­ga­lo de Swift. “Fue un re­ga­lo”, di­ce con son­ri­sa pí­ca­ra. Lue­go des­co­nec­ta con la si­len­cio­sa se­gu­ri­dad de al­guien que sa­be que es­tá en el mo­men­to exac­to pa­ra en­con­trar­se con la fa­ma.

“SI NO HA­CES PRE­GUN­TAS, TE ENGAÑAS

A TI MIS­MO”

Joe Alwyn lle­va ca­mi­sa blan­ca, de Char­vet; pan­ta­lón, de Gior­gio Ar­ma­ni; som­bre­ro, de Lock & Co. Hat­ters; calcetines, de Fal­ke; y za­pa­tos del pro­pio es­ti­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.