Za­pa­tos de Ce­ni­cien­ta

Hor­mas llenas de luz, in­crus­ta­cio­nes jo­ya, strass y pai­llet­tes con­for­man el cal­za­do con una so­bre­do­sis de fan­ta­sía es­ta tem­po­ra­da. Di­se­ña­do­res y mar­cas re­vi­san el con­cep­to de prin­ce­sa des­po­ján­do­lo de to­da dul­zu­ra.

Glamour (Spain) - - Content - Es­ti­lis­mo: Ama­lia G. Cá­te­dra

el re­cuer­do de Ade­le As­tai­re, mu­sa de Er­dem, nos trae a la me­mo­ria el chas­qui­do re­flec­tan­te de un za­pa­to de char­les­tón, el des­te­llo de una dia­de­ma con in­crus­ta­cio­nes Art dé­co y unos fle­cos mo­vién­do­se con des­tre­za al son de la mú­si­ca jazz. Las flap­pers, esas pri­me­ras mu­je­res fuer­tes y ur­ba­ni­tas que tra­ba­ja­ban fue­ra de ca­sa y al­ter­na­ban sus no­ches en ca­ba­rets, in­su­fla­ron mo­der­ni­dad a los años 20 y pro­ta­go­ni­za­ron una au­tén­ti­ca ex­plo­sión de lú­rex y pur­pu­ri­na en el ar­ma­rio fe­me­nino. Aquel ar­te de pi­sar fuer­te no so­lo ins­pi­ra la co­lec­ción Oto­ño/ In­vierno 18 de Er­dem Mo­di­gliau: re­cor­de­mos que Ade­le As­tai­re fue mu­cho más que her­ma­na de Fred y es­po­sa de dos ma­ri­dos (el pri­me­ro de ellos hi­jo del du­que de De­vons­hi­re); As­tai­re fue esa icó­ni­ca bai­la­ri­na que pa­só a la his­to­ria por mé­ri­tos pro­pios, la mis­ma a la que un si­glo des­pués se­gui­mos re­cor­dan­do por su es­ti­lo y ca­rác­ter sin­gu­la­res. Aquel es­pí­ri­tu in­do­ma­ble de prin­ce­sa de­sen­can­ta­da ins­pi­ra a mu­chas mar­cas de hoy pa­ra ves­tir­nos por los pies. El es­pa­ñol Johnny Coca, di­rec­tor crea­ti­vo de Mul­berry, rescata a la ni­ña pi­ja que pi­de pres­ta­das pie­zas de su ma­dre y abue­la des­po­ján­do­las de to­da ran­cie­dad. El pro­ta­go­nis­ta del re­na­cer de es­ta fir­ma bri­tá­ni­ca adop­ta las pie­zas más kitsch pro­pias de la aris­to­cra­cia in­gle­sa y de­vuel­ve la glo­ria al za­pa­to fo­rra­do en ra­so atre­zán­do­lo en oca­sio­nes con pom­po­nes pas­tel. Coca nos su­mer­ge de lleno en la irre­ve­ren­cia de los 70. De nue­vo la mo­da re­cu­rre a una épo­ca de aper­tu­ra es­té­ti­ca don­de el te­lón de fon­do era un pa­pel de pa­red tru­fa­do de flo­res y una can­ción pro­tes­ta. De nue­vo una fe­mi­ni­dad re­pre­sen­ta­da con ex­tra de azú­car en el en­vol­to­rio, pe­ro con mu­chos ma­ti­ces de in­su­rrec­ción en su in­te­rior.

Pi­sa­das ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Es­cul­to­ras, fo­tó­gra­fas, bai­la­ri­nas, can­tan­tes y ac­tri­ces sir­ven de prin­ci­pal in­fluen­cia pa­ra la co­lec­ción bau­ti­za­da Ho­tel Vi­vier y que em­pren­de un

LA LI­BE­RA­CIÓN FE­ME­NI­NA EN DI­FE­REN­TES ÉPO­CAS SE VE RE­FLE­JA­DA EN LOS ZA­PA­TOS MÁS BO­NI­TOS DE LA TEM­PO­RA­DA

via­je por los ar­chi­vos de la mai­son. Ghe­rar­do Fe­llo­ni, di­rec­tor crea­ti­vo de la mar­ca re­ca­pi­tu­la to­das las si­lue­tas po­si­bles adap­ta­bles a un kit­ten heel que cuen­tan con esa ca­pa­ci­dad de mar­car un look mo­derno, aña­dien­do una pa­le­ta de co­lor en­ri­que­ci­da. “Es­tos di­se­ños res­pon­den a ese vehícu­lo que pro­yec­ta el joie de vi­vre y la po­si­ti­vi­dad que siem­pre han for­ma­do el ADN de Ro­ger Vi­vier”, de­cla­ra Fe­llo­ni. Ma­je, por su par­te, idea una lí­nea en ex­clu­si­va pa­ra ce­le­brar Na­vi­dad y No­che Vie­ja. Es­ta co­lec­ción se ins­pi­ra en mu­sas que, a lo lar­go de la his­to­ria nos han da­do las me­jo­res lec­cio­nes so­bre có­mo lle­var el look per­fec­to y no de­jar de pa­sar­lo (muy) bien. Bian­ca Jagger mo­vien­do sus ca­de­ras en Stu­dio54 en­tre lu­ces es­tré­bos­co­pi­cas o Loulou de la Falaise ha­cien­do gi­ros de ca­be­za al son de la mú­si­ca en el pa­ri­sino Le Pa­la­ce, son al­gu­nos de esos ico­nos. De nue­vo, el es­pí­ri­tu de li­be­ra­ción se ve re­pre­sen­ta­do por el bri­llo y el strass. La pa­sa­re­la tam­bién ha­ce alu­sión a ma­te­ria­les iri­dis­cen­tes, co­mo los ta­co­nes de agu­ja en pai­llet­tes con in­crus­ta­cio­nes de pie­dras de co­lo­res que ha re­crea­do Miuc­cia Pra­da en Miu Miu; o los za­pa­tos ex­ce­si­vos de es­pe­jo fir­ma­dos por los ita­lia­nos Dol­ce&gab­ba­na. Son mu­chas las mar­cas y di­se­ña­do­res co­mo Kan­ye West pa­ra Yeezy, Ale­xa Chung, Ales­san­dro del’ac­qua pa­ra Nº21, o Dem­na Gva­sa­lia pa­ra Ba­len­cia­ga, que coin­ci­den en es­ta idea de ba­jar a la tie­rra la ima­gen de Ce­ni­cien­ta, des­mi­ti­fi­car la dul­zu­ra de prin­ce­sa de cuen­to pa­ra con­ver­tir­la en una per­so­na desai­ra­da que op­ta por dar a su look to­ques de fan­ta­sía por pu­ra di­ver­sión. Es­ta nue­va di­va es­tá im­preg­na­da de ma­ti­ces ur­ba­nos y di­se­ños que jue­gan con la idea de la di­ver­si­dad, por el uso de PVCS, hor­mas ex­tre­mas y di­se­ños pro­pios de cuen­to sí, pe­ro cuen­tos del si­glo XXI.

MU­SAS DE FIES­TA CO­MO BIAN­CA JAGGER O LOULOU DE LA FALAISE

SI­GUEN INSPIRANDO NUES­TRO DÍA A DÍA

De iz­da. a dcha.: imá­ge­nes de las co­lec­cio­nes O/I 18 de Mul­berry y Ro­ger Vi­vier. Za­pa­to de ta­cón de plu­me­ti, de Mag­da Butrym (c.p.v.).

Iz­da.: Mag­da Butrym; dcha.: Ma­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.