Ju­lia Roberts vuel­ve a ca­sa.

No ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción pe­ro sí se­guir re­ga­lán­do­nos gran­des mo­men­tos. Ju­lia Roberts es­tre­na una se­rie, Ho­me­co­ming, y una pe­lí­cu­la, Ben is back, don­de de­mues­tra por qué si­gue sien­do la eter­na nú­me­ro uno. Tex­to: Ma­ría Es­té­vez

Glamour (Spain) - - Content -

Ju­lia Roberts es de esas ac­tri­ces que sa­be que ha­ga lo que ha­ga se va a ha­blar de ello. Que su nom­bre (y su son­ri­sa) son si­nó­ni­mo de éxi­to. Y así lo pu­di­mos com­pro­bar du­ran­te el pa­sa­do Fes­ti­val de To­ron­to don­de la ac­triz lle­gó a pre­sen­tar sus dos úl­ti­mos pro­yec­tos. Por un la­do, su es­treno co­mo ac­triz en una se­rie de te­le­vi­sión, Ho­me­co­ming, don­de in­ter­pre­ta a Heidi, una tra­ba­ja­do­ra so­cial que ayu­da a los ve­te­ra­nos de gue­rra que re­gre­san a la vi­da ci­vil. Por otro, un dra­ma de esos que a ella se le dan tan bien y que ya sue­na con fuer­za en los pró­xi­mos Os­car. Nos re­fe­ri­mos a Ben Is Back, en el que Ju­lia in­ter­pre­ta a la ma­dre de un jo­ven adic­to al opio (Lu­cas Hed­ges). A sus 51 años, la Roberts si­gue sien­do la gran es­tre­lla de Holly­wood.

GLA­MOUR: Te es­tre­nas con un pro­yec­to en la te­le­vi­sión. ¿Cam­bia la in­ter­pre­ta­ción cuan­do se tra­ba­ja pa­ra una pla­ta­for­ma di­gi­tal?

JU­LIA: No pien­so en esos tér­mi­nos. Ten­go que preo­cu­par­me de la in­ter­pre­ta­ción, del tra­ta­mien­to del per­so­na­je y no de si va a ser emi­ti­do en una pan­ta­lla gran­de o pe­que­ña. Ade­más, mi te­le­vi­sión es muy gran­de.

GLA­MOUR: Crear un per­so­na­je por ca­pí­tu­los ne­ce­si­ta un ar­co más gran­de pa­ra su evo­lu­ción. ¿Es un con­cep­to dis­tin­to a una pe­lí­cu­la de ci­ne?

JU­LIA: Efec­ti­va­men­te y fue un gran re­to men­tal pa­ra mí. To­dos los días pen­sa­ba en có­mo cam­biar mi pa­pel, ese era mi ali­men­to du­ran­te el ro­da­je. Le pre­gun­ta­ba al di­rec­tor cuán­tas pa­gi­nas íba­mos a ro­dar ese día y cuan­to más rá­pi­do gra­bá­ba­mos más di­fí­cil era. Creo que el re­sul­ta­do ha si­do in­creí­ble

HHAIJB“OMLSAE RD G ECUOTSONTAD M OI” S

y es­toy muy or­gu­llo­sa de es­ta se­rie.

GLA­MOUR: Ju­lia, es cier­to que te ale­jas ca­da vez más de las co­me­dias ro­mán­ti­cas que te lle­va­ron al éxi­to...

JU­LIA: Ya he cum­pli­do los 51, me to­ca ser la ma­dre de la jo­ven que se enamo­ra. Es­toy en un mo­men­to de mi ca­rre­ra don­de mi ca­mino es otro. Me en­can­ta ha­cer co­me­dia, sue­lo ver to­das las que se es­tre­nan, pe­ro no creo que de­ba pro­ta­go­ni­zar­las. Mi aven­tu­ra pro­fe­sio­nal, en es­tos mo­men­tos, va por otros rumbos. GLA­MOUR: Tam­bién es­tre­nas Ben is back, que vuel­ve a si­tuar­te en­tre las can­di­da­tas al Os­car y don­de te con­vier­tes en ma­dre co­ra­je.

JU­LIA: La ma­dre de las ma­dres (bro­mea). Peter (Hed­ges) es­cri­bió un guión ma­ra­vi­llo­so ya que es un en­sa­yo so­bre la fa­mi­lia. Pa­ra mí fue co­lo­sal po­der ab­sor­ber sus pa­la­bras, su ima­gi­na­ción, su ta­len­to y com­par­tir­lo con el res­to del elen­co. Me gus­tó ro­dar en el frío es­ta­do de Nue­va York por­que el am­bien­te com­bi­na bien con los sen­ti­mien­tos de la his­to­ria. Mi­rar a Lu­cas, el ac­tor que in­ter­pre­ta a mi hi­jo, y ver su do­lor en los ojos era to­do lo que yo ne­ce­si­ta­ba pa­ra trans­por­tar­me al lu­gar exac­to don­de es­ta­ba mi per­so­na­je. GLA­MOUR: ¿Pen­sas­te en tus hi­jos du­ran­te el ro­da­je del fil­me?

JU­LIA: To­do el tiem­po. Lle­gué a pen­sar que no les abra­za­ba lo su­fi­cien­te, ima­gí­na­te. Es­ta pe­lí­cu­la la lle­vo en el co­ra­zón, por­que, aun­que es­ta­ba le­jos de mis hi­jos, me pa­sé to­do el tiem­po con mi fa­mi­lia pro­fe­sio­nal. Ha si­do un ro­da­je di­ver­ti­do, in­ten­so, y así es co­mo de­be fun­cio­nar una fa­mi­lia, so­bre to­do en mo­men­tos di­fí­ci­les. GLA­MOUR: ¿Te vi­si­ta­ron tus hi­jos en el ro­da­je?

JU­LIA: Sí. Du­ran­te la gra­ba­ción ocu­rrie­ron los de­vas­ta­do­res in­cen­dios de Los Án­ge­les y ce­rra­ron los co­le­gios. Apro­ve­ché pa­ra lle­var a mis hi­jos de Ca­li­for­nia a Nue­va York pa­ra que es­tu­vie­ran con­mi­go y ellos me ayu­da­ron a pro­te­ger­me del ago­ta­mien­to emo­cio­nal que me pro­vo­ca­ba mi pa­pel. GLA­MOUR: Es­ta pe­lí­cu­la po­ne el de­do en la lla­ga so­bre la cri­sis de los opiá­ceos que se vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos.

JU­LIA: Yo creo en el po­der del amor, co­mo mi per­so­na­je en la pe­lí­cu­la. En mi ca­sa ha­bla­mos abier­ta­men­te de es­te pro­ble­ma, en nues­tras so­bre­me­sas con­ver­sa­mos so­bre lo que es­tá ocu­rrien­do y creo que es im­por­tan­te ha­blar de es­tos te­mas, cues­tio­nar cier­tas si­tua­cio­nes. Me ha­ce fe­liz que mi ma­ri­do opi­ne co­mo yo por­que creo que de­be­mos es­tar ha­cien­do al­go bien. GLA­MOUR: ¿Di­rías que la in­ter­pre­ta­ción es tu te­ra­pia per­so­nal?

JU­LIA: Sí. He sa­ca­do tan­to de mí en es­te fil­me que no vol­ve­ré a en­fa­dar­me has­ta den­tro de diez años.

GLA­MOUR: Pa­ra no de­jar­se con­fun­dir por la fa­ma, ¿con­si­de­ras que es im­por­tan­te re­ci­bir una bue­na edu­ca­ción?

JU­LIA: Esa es una bue­na pre­gun­ta. Mi edu­ca­ción fue la es­cue­la de las du­ras caí­das. Tu­ve unos pa­dres muy in­te­li­gen­tes y de los que apren­dí mu­cho. Des­de ni­ña he si­do una lec­to­ra ávi­da de in­for­ma­ción y, aun­que no pue­do de­cir lo que he des­cu­bier­to a tra­vés de la li­te­ra­tu­ra, es­toy se­gu­ra que to­do lo que he leí­do me ayu­dó a for­mar­me, so­bre to­do en mis años ado­les­cen­tes. GLA­MOUR: ¿Có­mo in­flu­ye tu fa­ma en la re­la­ción con tus hi­jos?

JU­LIA: No mu­cho. La gen­te no me mi­ra y si me ven en el su­per­mer­ca­do tal vez ha­ya al­guien que me di­ce ho­la, pe­ro yo evi­to con­tes­tar. Di­ga­mos que no pro­vo­co la ener­gía que con­du­ce al diá­lo­go. GLA­MOUR: ¿Con la edad has ga­na­do en se­gu­ri­dad?

JU­LIA: Cla­ro. Cuan­do era jo­ven era muy in­se­gu­ra, al­go in­he­ren­te a cual­quier ac­tor, a cual­quier mu­jer, la su­ma de am­bos fac­to­res me con­vir­tió en la tor­men­ta per­fec­ta de la in­se­gu­ri­dad.

GLA­MOUR: ¿Es una res­pon­sa­bi­li­dad ser es­tre­lla de Holly­wood?

JU­LIA: No, al me­nos yo no la sien­to. Creo que es im­por­tan­te man­te­ner una re­la­ción di­rec­ta y per­so­nal con la gen­te con la que se tra­ba­ja. Pa­ra mí, es más in­tere­san­te re­la­cio­nar­me di­rec­ta­men­te con lo que exis­te a mi al­re­de­dor que con esa idea abs­trac­ta de ser res­pon­sa­ble de una ima­gen que yo no he crea­do o no me co­rres­pon­de.

GLA­MOUR: Eres una ac­ti­vis­ta en pro del me­dio am­bien­te y has cons­trui­do una ca­sa en don­de to­do es orgánico. JU­LIA: Sí, fue una de­ci­sión que to­mé jun­to a Danny, mi ma­ri­do, por­que que­re­mos edu­car a nues­tros hi­jos con la mis­ma men­ta­li­dad. Sé que te­ne­mos la suer­te de po­der ha­cer­lo por­que la ma­yo­ría de los avan­ces en cons­truc­ción me­dioam­bien­tal son ex­tre­ma­da­men­te ca­ros. En nues­tra ca­sa hay pa­ne­les so­la­res, to­do es re­ci­cla­do y edu­co a mis hi­jos con la res­pon­sa­bi­li­dad de que ca­da pe­que­ño de­ta­lle es im­por­tan­te a la ho­ra de lu­char pa­ra sal­var la na­tu­ra­le­za. GLA­MOUR: Y ¿qué me di­ces de tus do­tes do­més­ti­cas? JU­LIA: ¡Soy una ar­tis­ta do­més­ti­ca!, al me­nos lo in­ten­to, me pa­rez­co mu­cho a mi ma­dre, tra­to de ha­cer­lo to­do, des­de el pan has­ta ha­cer cre­cer nues­tras pro­pias hor­ta­li­zas en el jar­dín de ca­sa. Con mis hi­jos cul­ti­vo su co­mi­da, les en­se­ño que la fuen­te ali­men­ti­cia em­pie­za en el jar­dín y no en el su­per­mer­ca­do. Es­toy tra­tan­do de edu­car­les a ser ve­ge­ta­ria­nos. GLA­MOUR: ¿Hay al­gún ac­tor por el que sien­tas una de­bi­li­dad es­pe­cial? JU­LIA: Ant­hony Hop­kins me vie­ne a la men­te. Pe­ro no creas que te re­ve­lo na­da nue­vo, mi ma­ri­do lo sa­be per­fec­ta­men­te (ri­sas). GLA­MOUR: ¿Cuán­tas ve­ces te mi­ras en el es­pe­jo?

JU­LIA: Cuan­do me ce­pi­llo los dien­tes por la ma­ña­na. La ver­dad es que no in­vier­to mu­cho tiem­po en mi ima­gen. To­do el mun­do que tie­ne hi­jos sa­be que una vez que em­pie­zas el día no hay mu­cho tiem­po

pa­ra na­da más que no sea cui­dar de ellos. GLA­MOUR: ¿Qué opi­nas de las re­des so­cia­les? JU­LIA: Ja­más he te­ni­do Twit­ter ni Fa­ce­book. GLA­MOUR: ¿En al­gún mo­men­to goo­gleas tu nom­bre?

JU­LIA: No. Vol­ve­mos a lo mis­mo. To­do de­pen­de del ni­vel de in­te­rés que ten­gas en la aten­ción que des­pier­tas. Yo no vi­vo ob­se­sio­na­da con­mi­go. Pre­fie­ro sen­tar­me y es­cu­char a al­guien ha­blar so­bre lo que pien­sa, sea ma­lo o bueno. GLA­MOUR: Ju­lia ¿al­gu­na vez has sen­ti­do de­seos de di­ri­gir o es­cri­bir?

JU­LIA: Ce­ro (ri­sas). Es un mun­do muy di­fe­ren­te, los di­rec­to­res tie­nen mu­cha gen­te a su al­re­de­dor ha­cién­do­les pre­gun­tas. Yo pre­fie­ro que­dar­me con mi pe­que­ña sec­ción. GLA­MOUR: ¿Qué te de­ses­pe­ra en la vi­da real?

JU­LIA: La gen­te que lle­ga tar­de y es es­tú­pi­da. Sé que es te­rri­ble ha­blar así, pe­ro si vie­nes tar­de y me das una ex­cu­sa es­tú­pi­da, me de­ses­pe­ras… (ri­sas) GLA­MOUR: Se­gu­ro que tie­nes al­gu­na im­per­fec­ción. JU­LIA: Nun­ca lle­go tar­de (ri­sas). Es­toy se­gu­ra que ten­go cien­tos de im­per­fec­cio­nes, aun­que no voy a ve­nir aquí a pre­go­nar­las… es­pe­ro que me en­tien­das. GLA­MOUR: Co­mo ma­dre de tres hi­jos, ¿has te­ni­do que en­fren­tar­te al bull­ying? JU­LIA: Es un te­ma muy com­pli­ca­do y del que ha­bla­mos en mi fa­mi­lia. Creo que el pri­mer pa­so pa­ra so­lu­cio­nar­lo es ha­blar, co­mu­ni­car el pro­ble­mas. Nun­ca hay que ca­llar­se.

GLA­MOUR: Tam­bién has di­cho que ca­da día te to­mas tiem­po pa­ra leer con tus hi­jos...

JU­LIA: No es una in­ven­ción mía. Mi pa­dre nos leía ca­da no­che an­tes de dor­mir y es una de las me­jo­res te­ra­pias an­tes de des­can­sar. Es ma­ra­vi­llo­so en­trar en la fan­ta­sía de los sue­ños acom­pa­ña­dos de la voz de nues­tros pa­dres. Aun­que a mis hi­jos no les gus­ta que les ha­ga vo­ces, o les in­ter­pre­te lo que leo. Les mo­les­ta mu­chí­si­mo. GLA­MOUR: Di­cen que al fi­nal de nues­tra vi­da te­ne­mos el ros­tro que me­re­ce­mos.

JU­LIA: Creo que es cier­to, es al­go dul­ce y ma­ra­vi­llo­so man­te­ner en el ros­tro el pa­so del tiem­po con to­das sus ex­pe­rien­cias. En mi ca­so creo que ten­go suer­te por­que es­toy vi­vien­do una vi­da fe­liz.

GLA­MOUR: Te has acos­tum­bra­do a ro­dar una pe­lí­cu­la al año. ¿Cuál es tu cri­te­rio pa­ra ele­gir un pro­yec­to?

JU­LIA: Ca­da vez me re­sul­ta más fá­cil de­cir que no a un pro­yec­to, pe­ro no es una ecua­ción ma­te­má­ti­ca. Es­toy tra­tan­do de man­te­ner un rit­mo pau­sa­do. Es­te año he ro­da­do una se­rie y una pe­lí­cu­la, ¡me he ani­ma­do mu­cho! Creo que to­do de­pen­de del mo­men­to y del ti­po de pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.