Ran­di Zuc­ker­berg. Pa­ra te­ner éxi­to le­van­ta la mano

Char­la­mos con Ran­di Zuc­ker­berg, mo­gul de la trans­for­ma­ción di­gi­tal, en su vi­si­ta al World Bu­si­ness Fo­rum, WOBI, de Ma­drid. Si quie­res sa­ber de li­de­raz­go, de tra­ba­jo, o có­mo son­reír al fi­nal de un día com­pli­ca­do, to­ma no­ta.

Glamour (Spain) - - Content - Tex­to: Ali­cia Pa­rro. Fo­tos: Tho­mas Mat­til

fun­da­do­ra y ceo de Zuc­ker­berg Me­dia y re­fe­ren­te en tec­no­ló­gía, Ran­di es ade­más au­to­ra de éxi­to del New York Ti­mes. En li­bros co­mo Dot Com­pli­ca­ted y Pick Th­ree, en­con­tra­mos con­se­jos pa­ra desen­vol­ver­nos en la ra­pi­dí­si­ma so­cie­dad di­gi­tal sin per­der de vis­ta las co­sas im­por­tan­tes de la vi­da.

La pri­me­ra par­te de es­ta en­tre­vis­ta se ha­ce por te­lé­fono, ¿ella va en co­che?, unos días an­tes de su char­la so­bre trans­for­ma­ción di­gi­tal en World Bu­si­ness Fo­rum Ma­drid, WOBI. Es la úni­ca for­ma de lo­grar ex­ten­der el tiem­po de con­ver­sa­ción en su vi­si­ta re­lám­pa­go a Es­pa­ña.

A dia­rio, la po­de­mos se­guir en re­des so­cia­les, en las char­las que da al­re­de­dor del mun­do y tam­bién en el pro­gra­ma Sue’s Tech Kit­chen, un es­pa­cio que co­nec­ta a los ni­ños con la tec­no­lo­gía. ALI­CIA: ¿ Qué es Zuc­ker­berg Me­dia? RAN­DI: Es una pla­ta­for­ma di­gi­tal con la mi­sión de apo­yar y po­ner en con­tac­to a mu­je­res in­te­li­gen­tes y de­seo­sas de en­trar en el mun­do em­pre­sa­rial. Es cier­to que es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co ex­ce­len­te, pe­ro tam­bién es cier­to, y es­to vie­ne de mi pro­pia ex­pe­rien­cia, que a me­nu­do yo he si­do la úni­ca mu­jer en la sa­la. ALI­CIA: ¿Cuál se­ría el me­jor con­se­jo pa­ra una mu­jer que quie­re em­pren­der? RAN­DI: Creo que es un mo­men­to ma­ra­vi­llo­so pa­ra que las mu­je­res co­mien­cen su ne­go­cio por va­rias ra­zo­nes. Es muy fá­cil pa­ra to­dos te­ner nues­tra pro­pia web, nues­tro pro­pio ne­go­cio, de una for­ma ba­ra­ta y sin ne­ce­si­tar ha­bi­li­da­des téc­ni­cas enor­mes. Tam­bién hay mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra con­se­guir fon­dos de for­ma po­co tra­di­cio­nal. An­tes te­nías que re­cu­rrir a un ban­co, a un buen in­ver­sor… Aho­ra hay téc­ni­cas co­mo el crow­fun­ding o la fi­gu­ra del an­gel in­ves­tor que lo po­nen más fá­cil. ALI­CIA: Co­mo mu­jer, ¿ có­mo po­dría me­jo­rar mi mar­ca per­so­nal? RAN­DI: Hay mu­chas for­mas de au­men­tar nues­tra in­fluen­cia, es­cri­bien­do blogs, ha­cien­do ví­deos eli­gien­do un te­ma que nos gus­te. Ac­tual­men­te vi­vi­mos en un mun­do en el que cual­quie­ra pue­de ser un ex­per­to y lle­gar a en­con­trar una au­dien­cia.

Co­mo em­pren­de­do­ra, Ran­di ve ne­ce­sa­rio em­plear tiem­po en dar­te a co­no­cer. No bas­ta con ha­cer bien lo que ha­ces, o ser muy bueno en el mar­ke­ting de la em­pre­sa. Es im­por­tan­te que la gen­te se in­tere­se en ti co­mo em­pren­de­dor, por lo que de­bes ase­gu­rar­te de con­tar bien tu pro­pia his­to­ria. Hay que con­ven­cer a las per­so­nas pa­ra que in­vier­tan en ti, com­pren­dan tu pro­duc­to y tra­ba­jen pa­ra ti. An­te­rior­men­te, en­tre 2005 y 2011, Ran­di fue directora de mar­ke­ting de Fa­ce­book. ALI­CIA: Co­mo ex­per­ta en mar­ke­ting, ¿cuá­les son aho­ra las cla­ves pa­ra que un pro­yec­to per­so­nal o un ne­go­cio fun­cio­nen? RAN­DI: Aho­ra creo que tie­nes que ser vi­sual. He­mos pa­sa­do tiem­pos en los que so­lo se es­cri­bía… He pa­sa­do diez años tra­ba­jan­do en es­te sec­tor, he crea­do Fa­ce­book Li­ve, y si­go pen­san­do que una de las me­jo­res téc­ni­cas pa­ra lan­zar un men­sa­je de mar­ke­ting es el ví­deo en di­rec­to. Y tam­bién quie­ro de­cir que no es cier­to que los ví­deos de­ban ser más cor­tos en re­des so­cia­les. Eso no es cier­to. Hay mu­cha gen­te que quie­re un con­tac­to más du­ra­de­ro y pue­de re­sul­tar un mar­ke­ting muy in­te­li­gen­te.

“NO ES CIER­TO QUE UN VÍ­DEO DE­BA SER COR­TO, SI IN­TERE­SA, LA GEN­TE LO VE”

ran­di ex­pli­có, en la char­la en WOBI, có­mo ha­bía si­do ca­paz de ver dos shows de va­rias ho­ras en Broadway, Harry Pot­ter y An­gels in Ame­ri­ca, lo que prue­ba que si el con­te­ni­do es bueno, la au­dien­cia tam­bién lo es. En con­tra­po­si­ción, plan­teó tam­bién el con­cep­to de es­ca­sez co­mo es­tra­te­gia. Es de­cir, fren­te al con­te­ni­do ili­mi­ta­do, de­be­mos ser ca­pa­ces co­mo lí­de­res de crear la sen­sa­ción de que­rer más. El di­rec­to en los ví­deos es un ejem­plo. O lo ves o te lo has per­di­do.

ALI­CIA: Den­tro de las ini­cia­ti­vas que desa­rro­llas­te en Fa­ce­book, ¿de cuál es­tás más or­gu­llo­sa?

RAN­DI: Es­toy muy or­gu­llo­sa de Fa­ce­book Li­ve, por­que desa­rro­llé una idea que te­nía, y no era in­ge­nie­ra ni pro­duct ma

na­ger den­tro de la com­pa­ñía. Cuan­do en­tré a tra­ba­jar en Fa­ce­book no pen­sa­ba desem­pe­ñar el pa­pel de em­pren­de­do­ra. Pe­ro den­tro de esa at­mós­fe­ra, des­pués de la ex­pe­rien­cia en Si­li­con Va­lley, creé al­go que ac­tual­men­te uti­li­za un bi­llón de per­so­nas y eso me hi­zo dar­me cuen­ta de que hay un em­pren­de­dor den­tro de ca­da uno de no­so­tros. Tam­bién es­toy or­gu­llo­sa de to­do el tra­ba­jo que hi­ci­mos a ni­vel cul­tu­ra de em­pre­sa por­que pien­so que una em­pre­sa es fuer­te tan­to co­mo lo son sus em­plea­dos y si tie­ne en cuen­ta qué cree la gen­te. Las em­pre­sas de­be­rían em­plear más tiem­po a desa­rro­llar sus va­lo­res y su cul­tu­ra.

ALI­CIA: Le­jos de la uto­pía de la vi­da equi­li­bra­da, en tu li­bro Pick Th­ree, acon­se­jas ele­gir a dia­rio tres con­cep­tos en­tre tra­ba­jo, sue­ño, fa­mi­lia, ami­gos y fit­ness. ¿Qué sue­les ele­gir en tu vi­da? RAN­DI: Ten­go mi pro­pio ne­go­cio, ten­go dos hi­jos pe­que­ños, siem­pre es­toy eli- gien­do tra­ba­jo y fa­mi­lia, ca­si ca­da día. Es­to sig­ni­fi­ca que, de­sa­for­tu­na­da­men­te, so­lo que­da uno. Me le­van­to pron­to, así que eli­jo fit­ness y eso sig­ni­fi­ca que… no que­da mu­cho tiem­po pa­ra dor­mir.

es un li­bro im­por­tan­te por­que su­gie­re que las mu­je­res sí po­de­mos te­ner­lo to­do pe­ro no to­dos los días. Su fi­lo­so­fía es que, de las cin­co co­sas fun­da­men­ta­les, ca­da día de­bes ele­gir tres. Pue­des lo­grar tres de ellas muy bien y no ele­gir las otras dos sin sen­tir­te cul­pa­ble, por­que pue­des ele­gir­las ma­ña­na. “Es me­jor es­co­ger pe­que­ñas co­sas y ser ex­ce­len­te en ellas”, ex­pli­ca. An­tes, Ran­di pu­bli­có Dot Com­pli­ca­ted, un li­bro que aler­ta­ba so­bre el ries­go de es­tar pe­ga­do a una pan­ta­lla y ani­ma­ba a los lec­to­res a vi­vir más la vi­da real. No su­po­ne dar­le la es­pal­da a sus años en Fa­ce­book, pe­ro sí una re­fle­xión so­bre có­mo vi­vir la tec­no­lo­gía. Pue­des re­vi­sar los emails de for­ma más es­pa­cia­da o aun­que ten­gas la po­si­bi­li­dad de com­par­tir ca­da ins­tan­te de tu vi­da, no tie­nes la obli­ga­ción de ha­cer­lo... ALI­CIA: ¿Crees que real­men­te las chi­cas ne­ce­si­tan más apo­yo en es­te te­ma?

RAN­DI: Es­cri­bí ese li­bro en 2012, y em­pe­za­ba a ver un mun­do que abría puer­tas a la tec­no­lo­gía y crea­ba nue­vas opor­tu­ni­da­des. Ca­da vez que creas una opor­tu­ni­dad, tam­bién creas nue­vos re­tos. Veía a gen­te que te­nía bue­nas co­sas que de­cir y a gen­te que no, y em­pe­cé a es­cri­bir so­bre eso. Te plan­teas cuál es el sig­ni­fi­ca­do de la li­ber­tad de ex­pre­sión o qué le es­tá per­mi­ti­do

ex­pre­sar a la gen­te; al mis­mo tiem­po es­ta­mos via­jan­do, de­jan­do nues­tros te­lé­fo­nos… Aho­ra Dot Com­pli­ca­ted no es so­lo un li­bro, es una se­rie emi­ti­da en Es­ta­dos Uni­dos –pro­ta­go­ni­za­da por una ni­ña–, y ca­da se­ma­na ha­bla­mos de nue­vas tec­no­lo­gías .

ALI­CIA: En Si­li­con Va­lley eras una mu­jer ro­dea­da de hom­bres, ¿có­mo te ani­ma­bas pa­ra ha­blar con con­fian­za?

RAN­DI: Pue­de ser muy di­fí­cil, las mu­je­res evi­ta­mos de­cir que es­ta­mos pre­pa­ra­das, que so­mos ex­per­tas, que te­ne­mos in­for­ma­ción y ex­pe­rien­cia. Du­ran­te mi ca­rre­ra mu­chas ve­ces, cuan­do sen­tía que no de­be­ría pe­dir un as­cen­so, o que no de­be­ría le­van­tar la mano por­que creía que no es­ta­ba cualificada, te­nía que re­cor­dar­me a mí mis­ma: “¿ Ran­di, qué hom­bre no le­van­ta la mano pa­ra un pro­yec­to im­por­tan­te?”. Hay que ha­cer un re­cor­da­to­rio cons­tan­te que me­jo­re la se­gu­ri­dad de las mu­je­res y re­cor­dar que so­mos in­te­li­gen­tes, crea­ti­vas…

ALI­CIA: Res­pec­to al desa­rro­llo di­gi­tal, ¿cuál es el cam­bio que más ha im­pac­ta­do nues­tras vi­das?

RAN­DI: Ha ha­bi­do mu­chos cam­bios pe­ro el más gran­de es có­mo ve­mos una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. An­tes, te­nía­mos otro ti­po de he­rra­mien­tas, tra­ba­já­ba­mos en la ofi­ci­na con nues­tro or­de­na­dor. Aho­ra hay em­pre­sas en las que se pue­de tra­ba­jar des­de ca­sa, no hay ofi­ci­nas, ca­da em­plea­do vi­ve en una ciu­dad di­fe­ren­te y ha­blan por vi­deo­con­fe­ren­cia. Los equi­pos de tra­ba­jo no se pa­re­cen en na­da a los de ha­ce diez años, y te­ne­mos que pre­pa­rar­nos por­que es­to va a se­guir así. ALI­CIA: ¿Cuál se­rá el pró­xi­mo gran pa­so en el desa­rro­llo di­gi­tal? RAN­DI: En USA y tam­bién en Eu­ro­pa,

“NUES­TROS HI­JOS TEN­DRÁN TRA­BA­JOS QUE HOY NO EXIS­TEN”

ca­da vez más gen­te quie­re tra­ba­jar por su cuen­ta en vez de en gran­des com­pa­ñías, más del 50% de los ame­ri­ca­nos son free­lan­ces. Te­ne­mos que pen­sar en có­mo ve­mos una com­pa­ñía con au­tó­no­mos tra­ba­jan­do des­de ca­sa y co­mu­ni­cán­do­se por pan­ta­lla de ví­deo. Y re­fle­xio­nar so­bre có­mo po­de­mos sen­tir­nos exi­to­sos en ese am­bien­te y có­mo sen­tir­nos par­te del equi­po. ALI­CIA: Hay gen­te preo­cu­pa­da por In­ter­net of Things, por­que pien­san que qui­zá van a per­der sus tra­ba­jos por fu­tu­ros ro­bots. ¿Qué opi­nas?

RAN­DI: Es­toy de acuer­do y en desacuer­do, a la vez. Mi­ro ha­cia de­lan­te, den­tro de vein­te años, y creo que cuan­do re­sol­va­mos có­mo in­cor­po­rar ro­bots e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial al tra­ba­jo y se en­se­ñe a los tra­ba­ja­do­res có­mo uti­li­zar es­tos ro­bots, to­do irá bien. Sin em­bar­go, a cor­to pla­zo no sig­ni­fi­ca­rá na­da, va­mos a te­ner al­gu­nos tra­ba­jos per­di­dos an­tes de te­ner la opor­tu­ni­dad de re­en­tre­nar a es­tas per­so­nas. Al­go que te­ne­mos que pen­sar es có­mo va­mos a sos­te­ner esos cin­co o diez años de tran­si­ción cuan­do se va­yan per­dien­do tra­ba­jos y ha­ya otros nue­vos. Ha­brá mu­chí­si­mos pues­tos de tra­ba­jo crea­dos por IA o ro­bó­ti­ca, pe­ro no se­rá fá­cil lle­gar has­ta ahí.

So­bre te­mas de sa­lud, Ran­di cree que se pue­de avan­zar mu­cho gra­cias a la re­co­pi­la­ción de mi­llo­nes de da­tos, por ejem­plo, so­bre ge­né­ti­ca. Sin em­bar­go, es­te avan­ce se pue­de ver las­tra­do por el mie­do de la gen­te a có­mo se uti­li­zan es­tos da­tos. Eso le ha de­mos­tra­do la im­por­tan­cia del fac­tor hu­mano en es­ta era de trans­for­ma­ción di­gi­tal. ALI­CIA: ¿Qué ca­rre­ra po­drías su­ge­rir a mis hi­jos?

RAN­DI: Es po­si­ble que las ca­rre­ras que pue­dan ha­cer nues­tros hi­jos no exis­tan aho­ra mis­mo. La me­jor guía pa­ra los ni­ños es que sean crea­ti­vos y re­so­lu­ti­vos fren­te a los pro­ble­mas, que sean ca­pa­ces de afron­tar nue­vos re­tos y apro­ve­chen ca­da nue­va opor­tu­ni­dad. Nues­tros hi­jos tra­ba­ja­rán en em­pleos que hoy no exis­ten. ALI­CIA: ¿ Po­drías dar­nos un con­se­jo en la to­ma de de­ci­sio­nes?

RAN­DI: No creo que pue­da de­ci­dir una so­la per­so­na; en las respuestas se ne­ce­si­ta di­ver­si­dad. Las em­pre­sas to­man ma­las de­ci­sio­nes cuan­do hay una so­la per­so­na de­trás o siem­pre el mis­mo gru­po de per­so­nas. Yo, fren­te a una gran de­ci­sión, in­ten­to con­sul­tar con to­da la gen­te que pue­do pa­ra con­tar con va­rie­dad de opi­nio­nes.

gra­cias a la ayu­da de Blan­ca Ruiz, en la jor­na­da de con­fe­ren­cias del WOBI, ten­go la oca­sión de ha­blar con Ran­di en per­so­na e in­clu­so de ha­cer­nos una fo­to jun­tas, jus­to an­tes de sa­lir al es­ce­na­rio. Es sim­pá­ti­ca y dis­pues­ta a ayu­dar en to­do pa­ra que pre­gun­tas y fo­to se ha­gan en tiem­po ré­cord. ALI­CIA: ¿ Pue­des dar­me el nom­bre de una mu­jer que ad­mi­res en tec­no­lo­gía?

RAN­DI: Una mu­jer que ad­mi­ro mu­cho, y que ha si­do por­ta­da de al­gu­nas re­vis­tas en USA, es Au­ré­lie Ha­mil­ton. Era una va­ga­bun­da que dor­mía en el ae­ro­puer­to y de­ci­dió re­cau­dar fon­dos pa­ra ayu­dar a mu­je­res de co­lor y

LGBTQ. Pa­só de ser una va­ga­bun­da a con­se­guir fi­nan­cia­cio­nes mi­llo­na­rias pa­ra otras mu­je­res. ALI­CIA: ¿Qué po­de­mos ha­cer cuan­do re­ci­bi­mos una ma­la opi­nión de un ha­ter en las re­des so­cia­les?

RAN­DI: La gen­te ha­bla de ti en las re­des, es­tés den­tro o no. Lo me­jor es for­mar par­te de la con­ver­sa­ción, des­pués que­dar al mar­gen y de­jar que la gen­te ha­ble. Pue­des res­pon­der a es­tas per­so­nas y cam­biar su men­te, pe­ro al mis­mo tiem­po, hay ve­ces que no me­re­ce la pe­na es­ta­ble­cer una con­ver­sa­ción, y de­bes pre­pa­rar a tu equi­po pa­ra sa­ber que esas men­ta­li­da­des no van a cam­biar y van a se­guir odian­do. ALI­CIA: ¿ La trans­for­ma­ción di­gi­tal mar­ca­rá el li­de­raz­go en el mun­do?

RAN­DI: Sí y no. Es­ta­mos vi­vien­do una era de trans­for­ma­ción di­gi­tal en cual­quier in­dus­tria, pe­ro pien­so que no de­be­mos per­der el fac­tor hu­mano. Los me­jo­res lí­de­res del mun­do de­be­rían com­pren­der el ba­lan­ce en­tre có­mo in­te­grar la tec­no­lo­gía y có­mo man­te­ner el sen­ti­do de la hu­ma­ni­dad en los ne­go­cios.

Cuan­do le pre­gun­to có­mo se en­cuen­tra, me di­ce que no ha dor­mi­do y que aguan­ta con to­ne­la­das de ca­fé. ¿ Al­gún tru­co pa­ra pre­pa­rar la sa­li­da a es­ce­na?, le pi­do. “Sa­lir y ha­cer­lo, ya es­tá pre­pa­ra­do”, di­ce son­rien­do y co­rrien­do ha­cia la puer­ta. Aca­bó la char­la can­tan­do– su ca­rre­ra frus­ta­da– una ver­sión de Par­te de tu mun­do, de La Si­re­ni

ta, an­te un au­di­to­rio que la des­pi­dió en­tre aplau­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.