BE­LLE­ZA Char­li­ze The­ron. Gol­den Girl

Ase­gu­ra que su bue­na for­tu­na le ha ser­vi­do pa­ra ser li­bre. Char­li­ze The­ron, em­ba­ja­do­ra de J’ado­re de Dior, vi­ve co­mo quie­re y ha­bla sin ta­pu­jos so­bre la ma­ter­ni­dad, la be­lle­za o la fe­mi­ni­dad.

Glamour (Spain) - - Content - Tex­to: Ma­ría Es­té­vez

Char­li­ze The­ron (Su­dá­fri­ca, 1975), un ca­so atí­pi­co en la me­ca del ci­ne, una ac­triz que de­jó atrás su ca­rre­ra de mo­de­lo y sa­lió in­tac­ta en su in­te­gri­dad ar­tís­ti­ca, una be­lle­za de cuen­to que ade­más tie­ne los pies en la tie­rra y sa­be lla­mar a las co­sas por su nom­bre. Ga­nar el Os­car fue, se­gún ella, una gran opor­tu­ni­dad, pe­ro tam­bién un te­rre­mo­to en su vi­da del que se qui­so des­in­to­xi­car: “Mu­chas puer­tas se abrie­ron, pe­ro no quie­ro que na­die de­ci­da mi ca­mino por mí. Soy el pi­lo­to de mi pro­pia vi­da. Pien­so ca­da pa­so que doy y no qui­se di­ri­gir mi ca­rre­ra en fun­ción de un pre­mio o una no­mi­na­ción.” La fa­ma y el gla­mour son si­nó­ni­mos de po­der que, sin em­bar­go, no atraen a es­ta mu­jer que pa­re­ce te­ner­lo to­do. Sus pri­me­ros años de vi­da los vi­vió ha­blan­do afri­káans con sus com­pa­ñe­ros de co­le­gio, co­rrien­do de un la­do a otro en la gran­ja de sus pa­dres y dis­fru­tan­do de los ani­ma­les que cui­da­ba en su ran­cho de Su­dá­fri­ca. Pe­ro a los 15 años su cuen­to de ha­das ter­mi­nó cuan­do su ma­dre, que su­frió cons­tan­tes abu­sos do­més­ti­cos, dis­pa­ró en de­fen­sa pro­pia con­tra su ma­ri­do, ma­tán­do­lo. “Mi ma­dre es mi con­fi­den­te, te­ne­mos una re­la­ción muy sa­na por­que no la de­jo ser so­lo mi ami­ga, quie­ro que sea mi ma­dre. En­tre las dos hay un res­pe­to enor­me.” Tras aquel in­ci­den­te, Char­li­ze y su ma­dre su­frie­ron pa­ra sa­lir ade­lan­te, has­ta que la ac­triz ga­nó a los 16 años una com­pe­ti­ción co­mo mo­de­lo que la tras­la­da­ría de su uni­ver­so ru­ral has­ta las pa­sa­re­las de Mi­lán. La le­yen­da de su ca­rre­ra de ac­triz em­pe­za­ría cuan­do un agen­te la des­cu­brió pe­lean­do en una su­cur­sal de Holly­wood Blvd. “Por eso creo en el des­tino, por­que mi ca­rre­ra de ac­triz em­pe­zó en un ban­co.” Un mes más tar­de ate­rri­za­ba en su pri­mer tra­ba­jo co­mo pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Dos días en el va­lle ( John Herz­feld, 1996) y, des­de en­ton­ces, no ha de­ja­do de es­ca­lar has­ta la ci­ma de la fa­ma. Su es­pec­ta­cu­lar be­lle­za y su ta­len­to, no por ese or­den, la han con­ver­ti­do en la ima­gen del per­fu­me J’ado­re de Dior des­de 2004 y en to­da una he­roí­na en su país. “Es bo­ni­to sa­ber que se sien­ten or­gu­llo­sos de mí. Tra­to de uti­li­zar la fa­ma pa­ra me­jo­rar la vi­da de las mu­je­res y los jó­ve­nes de Su­dá­fri­ca.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.