El MET DE­VUEL­VE AL CAMP TO­DO SU ES­PLEN­DOR

Glamour (Spain) - - Top -

y la cul­tu­ra pop, no es lo mis­mo que kitsch." A pe­sar de que apa­re­ce do­cu­men­ta­do por pri­me­ra vez a prin­ci­pios del si­glo XX, fue la no­ve­lis­ta y fi­ló­so­fa Su­san Son­tag quien po­pu­la­ri­zó el tér­mino al re­co­ger­lo en su obra No­tes on Camp (1964). "La esen­cia de lo camp es su amor por lo an­ti­na­tu­ral: el ar­ti­fi­cio y la exa­ge­ra­ción", es­cri­bió la au­to­ra al res­pec­to. Es a ella a quien le de­be­mos el tra­ta­mien­to del tér­mino co­mo un ele­men­to cul­tu­ral y su pos­te­rior acep­ta­ción.

Ycó­mo se ex­pli­ca es­to en tér­mi­nos de mo­da? Ol­vi­da los pa­tro­nes de­pu­ra­dos, el norm­co­re y el me­nos es más, por­que el camp ce­le­bra los di­se­ños ar­ti­fi­cio­sos, ex­tra­va­gan­tes, an­ti­na­tu­ra­les e iró­ni­cos, la su­per­pro­duc­ción y el bri­lli bri­lli. Ade­más, es­te par­ti­cu­lar ima­gi­na­rio rin­de cul­to a sus pro­pios se­mi­dio­ses ma­te­ria­li­za­dos en ac­tri­ces co­mo Cher, Mae West o Judy Gar­land; mú­si­ca co­mo la de los sue­cos AB­BA, Lady Ga­ga o Car­men Mi­ran­da; pe­lí­cu­las co­mo The Rocky Ho­rror Pic­tu­re Show; y pin­tu­ra co­mo la obra os­cu­ran­tis­ta de Ca­ra­vag­gio. En pa­la­bras de Andrew Bol­ton, co­mi­sa­rio de la ex­po­si­ción: "Es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to muy camp y nos pa­re­ció muy im­por­tan­te mi­rar ha­cia lo que a me­nu­do se ta­cha de fri­vo­li­dad va­cía".

En 2013, la re­vis­ta For­bes se atre­vía a plan­tear la pre­gun­ta del mi­llón, al me­nos por lo que res­pec­ta al po­de­río in­du­men­ta­rio. “¿Pue­do lu­cir es­tam­pa­do de leo­par­do en la ofi­ci­na?”, in­qui­ría la bi­blia es­ta­dou­ni­den­se del di­ne­ro, en ab­so­lu­to aje­na a las cues­tio­nes/fluc­tua­cio­nes del power dres­sing. La res­pues­ta fue la mis­ma que le hu­bie­ran da­do a cual­quier in­ver­sor o ac­cio­nis­ta: sí, pe­ro con cui­da­do. Al fin y al ca­bo, el rey de la jun­gla de la mo­da siem­pre ha si­do (es y se­rá) un va­lor a te­ner en cuen­ta.

Es­te oto­ño-in­vierno ha vuel­to a co­ti­zar (muy) al al­za: bas­ta que Tom Ford, Vic­to­ria Beck­ham y Raf Simons en Cal­vin Klein lo ha­yan subido a la pa­sa­re­la pa­ra oír­lo ru­gir con fuer­za. Pe­ro tam­bién es­tá en las co­lec­cio­nes cru­ce­ro que aho­ra lle­gan a las tien­das y en las de la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra-ve­rano (bueno, la tem­po­ra­da que vie­ne es, en reali­dad, bien bes­tial, un zoo­ló­gi­co de ti­gres, ser­pien­tes, ce­bras, co­co­dri­los...). “El leo­par­do ha pro­por­cio­na­do un me­dio pa­ra el diá­lo­go en­tre la mo­da afri­ca­na, la al­ta cos­tu­ra eu­ro­pea y el street­wear”, ex­po­ne Emi­lie Reg­nier, la fo­tó­gra­fa hai­tia­no­ca­na­dien­se que en 2016 ex­plo­ró la can­den­te cues­tión en Leo­pard, en­sa­yo fo­to­grá­fi­co de ca­la­do so­cio­cul­tu­ral. Por­que, en efec­to, aquí ya no es po­si­ble se­guir pa­san­do por al­to las im­pli­ca­cio­nes ra­cia­les, co­lo­nia­lis­tas y apro­pia­cio­nis­tas –amén de las más evi­den­tes se­xua­les y ani­ma­lis­tas– del es­tam­pa­do fe­lino.

La pri­me­ra de­mos­tra­ción del po­der del leo­par­do en la mo­da sal­ta a la vis­ta en el re­tra­to que Jean-bap­tis­te van Loo hi­zo de un ado­les­cen­te Luis XV, en 1723. Se cuen­ta que el man­gui­to que el jo­ven­cí­si­mo rey fran­cés lu­cía so­bre la ca­sa­ca fue un de­ta­lle pa­ra im­pre­sio­nar a la que iba a ser su es­po­sa, Ma­ría Ca­ro­li­na. A par­tir de en­ton­ces, no hu­bo no­ble ba­rro­co que no lo in­clu­ye­ra en sus atuen­dos, de la Pom­pa­dour a la du Barry. Y así co­men­zó una ca­ce­ría in­dis­cri­mi­na­da en pos de una sim­bo­lo­gía aso­cia­da an­ces­tral y atá­vi­ca­men­te al po­der –pro­pia de los lí­de­res de las so­cie­da­des tri­ba­les afri­ca­nas, re­cuér­de­se que has­ta Nel­son Man­de­la se im­bu­yó reivin­di­ca­ti­vo de ella en no po­cos ac­tos ofi­cia­les–, que ca­si ha ter­mi­na­do con el camuflaje ani­mal más efec­ti­vo y her­mo­so pro­pi­cia­do por la na­tu­ra­le­za.

La ima­gen de los gran­des fe­li­nos aso­cia­da a cier­to ideal de in­de­pen­den­cia y fuer­za fe­me­ni­na es­tá ins­ta­la­do en el ima­gi­na­rio po­pu­lar des­de 1920. “Si eres jus­ta y dul­ce, no lo uses”, di­jo Ch­ris­tian Dior, que uti­li­zó las man­chas de leo­par­do en su co­lec­ción de­but de 1947, la del New Look. El abri­go tres cuar­tos Jungle y el ves­ti­do de chi­fón de se­da Afri­que, a ma­yor glo­ria es­ti­lís­ti­ca de Mit­zah Bri­card, mu­sa del di­se­ña­dor y ejem­plo de ese ti­po de mu­jer fe­roz y re­suel­ta que em­pe­za­ba a co­brar im­por­tan­cia.

“El leo­par­do tie­ne una con­no­ta­ción eró­ti­ca por­que es­tá vin­cu­la­do a Áfri­ca. Ves­ti­do por una mu­jer, sig­ni­fi­ca que es­ta po­see una se­xua­li­dad sal­va­je”, con­ti­núa Emi­lie Reg­nier, que abre así el me­lón del cli­ché se­xual y ra­cia­li­za­do. El ca­so es que, fo­rran­do las pa­re­des de los bou­doirs, em­bu­tien­do a pin-ups co­mo Betty Pa­ge o en plan se­gun­da piel de di­vas ga­tu­nas del al­can­ce de Eart­ha Kitt (la Cat­wo­man se­mi­nal), el es­tam­pa­do de ma­rras aca­bó con­vir­tien­do en ob­je­to a su por­ta­do­ra. “De pron­to, el abri­go de leo­par­do de­vino sím­bo­lo de es­po­sa tro­feo”, ex­pli­ca la es­cri­to­ra y ac­triz de bur­les­que Jo Wel­don en su re­cien­te li­bro Fier­ce: The His­tory of Leo­pard Print (Har­per­co­llins, 2018). A una le vie­ne a la me­mo­ria aque­lla co­lec­ción del ge­nial Az­ze­di­ne Alaïa de 1991, con Nao­mi, Lin­da y Ch­risty ce­ñi­das de pun­to leo­par­des­co, y aún no tie­ne muy cla­ro si tan­to y tan irre­sis­ti­ble mag­ne­tis­mo ani­mal es po­der o su­mi­sión.

No, la con­no­ta­ción fe­ti­chis­ta no es­tá en ab­so­lu­to su­pe­ra­da, por mu­cho que hoy es­te­mos con el em­po­de­ra­mien­to to­do el día en la bo­ca. Aun­que es cier­to que lo que el pop y el rock hi­cie­ron por la cues­tión a par­tir de me­dia­dos de los 60 ayu­da. De re­pen­te, el leo­par­do (y el ani­mal print, en ge­ne­ral) lle­ga­ron en cla­ve re­bel­de, tras­pa­san­do las ba­rre­ras de cla­se y gé­ne­ro y abo­gan­do por su ver­sión sin­té­ti­ca. Las ca­si siem­pre ho­rri­pi­lan­tes in­ter­pre­ta­cio­nes de los es­tam­pa­dos sal­va­jes a las que nos tie­nen tan acos­tum­bra­dos hoy las ca­de­nas de mo­da rá­pi­da vie­nen tam­bién de ahí.

“To­dos aqué­llos a quie­nes he fo­to­gra­fia­do me con­fe­sa­ron que si usan pren­das de leo­par­do es por­que con ellas se sien­ten her­mo­sas, fuer­tes y se­xies”, con­clu­ye Reg­nier. He ahí, se­gu­ra­men­te, el quid de­fi­ni­ti­vo de la cues­tión. Al fin y al ca­bo, no ele­gi­mos la piel con la que na­ce­mos, pe­ro sí con la que que­re­mos mos­trar­nos al mun­do.

Bo­ta con apli­ques de bri­llan­tes, de Angradema (2.340 €); jer­sey de la­na, de Coach (450 €); clutch de piel, de Off-whi­te (465 €); y ves­ti­do, de Gucci Crui­se 2019 (c.p.v.).

He­le­na Chris­ten­sen en un show de Alaïa en 1991. A la dcha, Tom Ford O/I 18

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.