INS­PI­RA­CIÓN.

Sé tu pro­pia mu­sa Mick Jag­ger, Ani­ta Pa­llen­berg, Ale­xan­dria Oca­sio-cor­tez, Ja­mes Fox, Ire­ne Es­co­lar, Ma­ría Her­vás, Mar­ti­ño Ri­vas, Álex Gon­zá­lez, Sa­bi­ne Getty, Ca­rey Mu­lli­gan

Glamour (Spain) - - Content -

Ca­rey Mu­lli­gan.

En su pró­xi­ma pe­lí­cu­la Wild­li­fe, Ca­rey Mu­lli­gan rea­li­za una de­vas­ta­do­ra in­ter­pre­ta­ción. Jos­hua Le­vi­ne se en­cuen­tra con la ac­triz bri­tá­ni­ca du­ran­te un me­re­ci­do des­can­so y char­la con al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros. Fo­to: Alas­dair Mcle­llan. Es­ti­lis­mo: Ka­tie Grand Quie­nes se sor­pren­dan, tal y co­mo lo hi­ce yo, con la bru­tal e in­quie­tan­te ac­tua­ción de Ca­rey Mu­lli­gan en su pró­xi­ma pe­lí­cu­la Wild­li­fe, de­ben dar­le las gra­cias a la Sra. Ja­cob­sen. Mu­lli­gan lo ha­ce. De he­cho, re­cien­te­men­te, lle­vó a sus hi­jos a vi­si­tar a la "Sra. J.", que di­ri­gió el co­ro de la igle­sia lo­cal cuan­do Mu­lli­gan era una tí­mi­da ni­ña de 7 años. “Fue la pri­me­ra per­so­na que me hi­zo can­tar un so­lo y dar mi pri­mer pa­so en to­do el mun­do del es­pec­tácu­lo”, re­cuer­da la Mu­lli­gan de 33 años. "Solía es­tar de­trás de mí. Yo can­ta­ba muy ba­ji­to. En­ton­ces, ella me em­pu­ja­ba sua­ve­men­te en la es­pal­da y ele­va­ba mi voz.”

Esa ni­ña aún vi­ve den­tro de la apa­ren­te­men­te in­tré­pi­da ac­triz en la que se ha con­ver­ti­do Mu­lli­gan des­de que cap­tó la aten­ción de to­do el mun­do en la pe­lí­cu­la An Edu­ca­tion, de 2009, in­ter­pre­tan­do a una pro­me­te­do­ra y en­can­ta­do­ra jo­ven que cae pre­sa de un as­tu­to de­pre­da­dor. En Wild­li­fe, Mu­lli­gan y Ja­ke Gy­llen­haal son Jea­net­te y Jerry Brin­son, pa­dres de un ni­ño de 14 años lla­ma­do Joe. A Jerry le des­pi­den de su tra­ba­jo y se ins­cri­be pa­ra lu­char con­tra un in­cen­dio fo­res­tal pró­xi­mo a la ciu­dad. Jea­net­te –frus­tra­da, en­fa­da­da, ne­ce­si­ta­da y do­lo­ro­sa­men­te con­fun­di­da– ini­cia una re­la­ción con un hom­bre ma­yor, tris­te y cí­ni­co. Es­ta es la pri­me­ra pe­lí­cu­la es­cri­ta y di­ri­gi­da por el ac­tor Paul Dano, que pa­só cua­tro años adap­tan­do la no­ve­la Wild­li­fe de Ri­chard Ford con su pa­re­ja Zoe Ka­zan. Es un ma­te­rial muy ri­gu­ro­so, lleno de en­can­to y no es­tá dis­pues­to a ha­cer ex­cep­cio­nes con na­da ni con na­die, in­clui­do el ro­da­je en la ciu­dad de Mon­ta­na don­de se desa­rro­lla la his­to­ria. Con Jerry le­jos en gran par­te de la pe­lí­cu­la, Jea­net­te se ha­ce car­go de la si­tua­ción y es­to le jue­ga una ma­la pa­sa­da a Joe. El po­bre ni­ño no sa­be por qué le ha­ce eso. Mu­lli­gan de al­gu­na ma­ne­ra se las arre­gla pa­ra ha­cer que Jea­net­te sea vi­lla­na y víc­ti­ma, in­ca­paz de con­te­ner sus pro­pios im­pul­sos do­lo­ro­sos o, in­clu­so, de dar­les sen­ti­do. Ten­go un hi­jo ca­si de la mis­ma edad (por no men­cio­nar con el mis­mo nom­bre) y con fre­cuen­cia que­ría gri­tar­le a Mu­lli­gan: "¡No ha­gas eso!" Tal vez, sea por su ac­tua­ción, que tie­ne un gran im­pac­to. "Re­cuer­do que me de­cía a mí mis­mo: 'Dios mío, Ca­rey es tan in­ge­nio­sa…' Su in­ten­ción es muy cla­ra a pe­sar de que el per­so­na­je es com­pli­ca­do. Con un ac­tor más blan­do, es­to se ha­bría de­rrum­ba­do. Tu­ve suer­te”, co­men­ta Dano.

Mu­lli­gan di­ce que no tie­ne un plan maes­tro en men­te cuan­do asu­me un nue­vo rol, ex­cep­to qui­zás, evi­tar las ex­pec­ta­ti­vas de to­dos, in­clui­da la su­ya. "Ha­ces al­go bien y la gen­te quie­re que so­lo re­pi­tas eso una y otra vez", afir­ma. "Des­pués de An Edu­ca­tion, re­ci­bí mu­chas ofer­tas pa­ra in­ter­pre­tar a chi­cas ex­tra­va­gan­tes que es­tán pa­san­do por gran­des cam­bios en la vi­da y yo no que­ría ha­cer eso. Suf­fra­get­te [pe­lí­cu­la que pro­ta­go­ni­zó en 2015] te­nía bas­tan­te men­sa­je, pe­ro ya no quie­ro es­tar en pe­lí­cu­las con un gran men­sa­je. Es sim­ple, no quie­ro asu­mir co­sas que po­dría ha­cer sin mu­cho tra­ba­jo. No va­le la pe­na."

Mu­lli­gan y yo es­ta­mos char­lan­do en un ca­fé den­tro del Ho­lland Park de Lon­dres en una ma­ña­na gris de fi­na­les de ve­rano. Ha­bía llo­vi­do. Me arries­gué y le pre­gun­té si le im­por­ta­ba sen­tar­se fue­ra pa­ra po­der fu­mar mien­tras ha­blá­ba­mos. "En ab­so­lu­to", me res­pon­dió ale­gre­men­te. Pa­re­cía que lo de­cía en se­rio.

Gran par­te de la for­ma­ción de Mu­lli­gan ha es­ta­do en el tra­ba­jo, a lo que ella da cré­di­to de in­me­dia­to. Kei­ra Knightley ha si­do la en­car­ga­da de en­se­ñar a Mu­lli­gan có­mo ser una es­tre­lla sin con­ver­tir­se en una diva. Se co­no­cie­ron cuan­do Knightley ac­tua­ba co­mo Elizabeth Ben­net en la adap­ta­ción de 2005 de Or­gu­llo y Pre­jui­cio de Ja­ne Aus­ten. Mu­lli­gan in­ter­pre­tó a la her­ma­na pe­que­ña de Knightley, Kitty, su pri­mer pa­pel en una se­rie de dra­ma in­glés, en la que se cur­tió (los fans to­da­vía pue­den re­cor­dar su con­mo­ve­do­ra in­ter­pre­ta­ción). “Kei­ra ha­bía es­ta­do en Pi­ra­tas del Ca­ri­be y era in­creí­ble­men­te fa­mo­sa. No tu­ve que po­ner es­to en prác­ti­ca has­ta años des­pués, pe­ro ella era el mo­de­lo de có­mo ser una gran ac­triz en el es­ce­na­rio. Era bri­llan­te y tam­bién era tan ama­ble y tan dul­ce que, en cier­to mo­do, era im­po­si­ble no ver­la co­mo una per­so­na en­can­ta­do­ra. Ob­ser­va­ba a la gen­te no so­lo pa­ra apren­der a ac­tuar, sino tam­bién pa­ra vi­vir. Lo hi­ce du­ran­te años."

No es que Mu­lli­gan no tu­vie­se fuer­tes raí­ces mien­tras cre­cía, sino que se ima­gi­na­ba a sí mis­ma co­mo una ár­bol di­fe­ren­te. Su pa­dre di­ri­gió ho­te­les en Ale­ma­nia y Aus­tria du­ran­te lar­gos pe­río­dos cuan­do Mu­lli­gan era jo­ven. Su her­mano sir­vió en Af­ga­nis­tán y es en gran par­te gra­cias a él por lo que de­di­ca tiem­po a tra­ba­jar con la or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca War Child. Su fa­mi­lia tam­bién era re­li­gio­sa y de ma­ne­ra dis­cre­ta, pe­ro real, Mu­lli­gan lle­va eso con ella. Pe­ro des­de el prin­ci­pio, y pa­ra cons­ter­na­ción de sus pa­dres, la in­ter­pre­ta­ción es­ta­ba en ella de ma­ne­ra po­de­ro­sa y per­sis­ten­te. "So­lo in­ten­ta­ban pro­te­ger­me de una vi­da de de­cep­ción cons­tan­te. Es tan im­pre­de­ci­ble y arriesgado. Aho­ra lo en­tien­do. Si mi hi­ja can­ta una can­ción a tono y afi­nan­do, pien­so: '¡Oh, no!' Y la per­si­go con un es­te­tos­co­pio pa­ra que quie­ra con­ver­tir­se en mé­di­co."

Mu­lli­gan pron­to se lle­vó una amar­ga de­cep­ción. Des­pués de gra­duar­se de Ba­chi­lle­ra­to en In­gla­te­rra, se postuló en se­cre­to pa­ra tres de las me­jo­res es­cue­las de tea­tro del país. No la acep­ta­ron (aho­ra, pien­sa que po­dría ha­ber­se equi­vo­ca­do al ele­gir pre­sen­tar un mo­nó­lo­go de una mu­jer sui­ci­da). Su sue­ño so­bre­vi­vió a la prue­ba, pe­ro de to­dos mo­dos, di­ce: "Me des­tru­yó”.

Ju­lian Fe­llo­wes, el crea­dor de Down­ton Ab­bey, re­sul­tó ser ami­go de la di­rec­to­ra de la es­cue­la de Mu­lli­gan. Él era el úni­co ac­tor que ella co­no­cía y le es­cri­bió. ¿Qué le acon­se­ja­ría? Fe­llo­wes lle­vó a Mu­lli­gan a un ta­ller de tea­tro en Lon­dres y des­de en­ton­ces, ha te­ni­do el vien­to a su fa­vor. "Ne­ce­si­tas un gi­ro com­ple­to del des­tino", di­ce. "Es por eso que tra­to de evi­tar que to­dos los que co­noz­co sean ac­to­res." Al prin­ci­pio, Fe­llo­wes ad­vir­tió a Mu­lli­gan so­bre el pe­li­gro de ob­te­ner lo que que­ría. Ac­tuar, di­jo, es "un la­drón de vi­das". En el ca­so de Mu­lli­gan, se equi­vo­có. En 2012, se ca­só con el mú­si­co Mar­cus Mumford y aho­ra tie­nen dos hi­jos de 1 y 3 años. No, no quie­re ha­blar de eso. Di­vi­den su tiem­po en­tre su ca­sa de Lon­dres y una gran­ja en De­von, lle­na de ani­ma­les. Pe­ro no es­pe­res ver a Mu­lli­gan y a sus hi­jos per­si­guien­do a ga­lli­nas en Ins­ta­gram. Ella no es­tá allí ni en nin­gu­na otra red so­cial pa­ra pu­lir su mar­ca. "Quie­re en­tre­te­ner a la gen­te y se lo to­ma en se­rio, pe­ro al fi­nal del día, es so­lo un tra­ba­jo pa­ra ella", di­ce el ac­tor Ja­mie Dor­nan, que co­no­ció a Mu­lli­gan cuan­do hi­zo Or­gu­llo y Pre­jui­cio y él es­ta­ba sa­lien­do con Knightley. Si­guen sien­do bue­nos ami­gos. “Ella to­mó la de­ci­sión de no mu­dar­se a L.A., don­de al­gu­nas per­so­nas son arra­sa­das. Con­fi­gu­rar una vi­da pa­ra sus hi­jos es lo más im­por­tan­te. Siem­pre su­pe que iría por ese ca­mino.” A prin­ci­pios del año pa­sa­do, Mu­lli­gan dio su pa­so más atre­vi­do co­mo ac­triz has­ta el mo­men­to y eso la asus­tó mu­cho. Fue se­lec­cio­na­da pa­ra ser el per­so­na­je úni­co de la obra Girls & Boys de Den­nis Kelly, que lle­gó a Nue­va York el ve­rano pa­sa­do por un tiem­po li­mi­ta­do, des­pués de es­tre­nar en Lon­dres. "Si al­gu­na vez vas a ha­cer al­go pa­ra po­ner­te a prue­ba es pro­ba­ble que ten­gas que ha­cer un mo­nó­lo­go", de­cla­ra.

No vi la obra, pe­ro es­cu­ché la in­ter­pre­ta­ción de Mu­lli­gan en Au­di­ble, don­de cual­quier per­so­na con una cuen­ta pue­de y de­be es­cu­char­la. So­lo di­ré que Mu­lli­gan tie­ne dos ni­ños in­vi­si­bles con los que ha­bla y que el fi­nal no es alen­ta­dor. Mu­lli­gan es­ta­ba em­ba­ra­za­da de su se­gun­do hi­jo cuan­do hi­zo la au­di­ción. Kelly di­jo que es­ta­ba sor­pren­di­do de que ac­ce­die­ra a leer el pa­pel. "En la pri­me­ra es­ce­na, los ni­ños tie­nen exac­ta­men­te la mis­ma edad que mis hi­jos en es­te mo­men­to", co­men­ta Mu­lli­gan. “Tu­ve que to­mar una de­ci­sión muy cons­cien­te pa­ra se­pa­rar­los, así que nun­ca tu­ve a mis hi­jos en la ca­be­za, so­lo dos hi­jos to­tal­men­te in­ven­ta­dos. El dra­ma no me mo­les­tó, esa es la zo­na en la que me sien­to más có­mo­da. Lo que real­men­te me asus­tó fue tra­tar de ha­cer reír a la gen­te al prin­ci­pio de la obra. No me ofre­cen co­me­dias, así que esa fue una de las

"Mis pa­dres tra­ta­ban de pro­te­ger­me de una vi­da de de­cep­ción cons­tan­te. Aho­ra lo en­tien­do, me pa­sa lo mis­mo con mi hi­ja"

gran­des ra­zo­nes por las que que­ría ha­cer­lo. Te­nía la sen­sa­ción de que po­día ser gra­cio­so, pe­ro no lo sa­bía. Ho­nes­ta­men­te, fue la co­sa más ate­rra­do­ra de mi vi­da."

Los en­sa­yos en Lon­dres pa­re­cían ir bien has­ta que la úl­ti­ma se­ma­na se cam­bia­ron las tor­nas. Cuan­do tra­ba­ja, Mu­lli­gan va­lo­ra el "pe­que­ño mun­do" que Ing­mar Berg­man ce­le­bra en su oda a la vi­da tea­tral al fi­nal de Fanny y Ale­xan­der. "Me pa­re­ce tan ro­mán­ti­co co­mo cuan­do gra­ba­mos Wild­li­fe y to­dos es­tá­ba­mos en Oklaho­ma alo­ja­dos en pe­que­ños bun­ga­lows al­qui­la­dos, co­mien­do en un res­tau­ran­te. Eso es lo bueno y lo echo de me­nos cuan­do no es­toy tra­ba­jan­do." Ella no se nu­tre tan­to de su pú­bli­co, real o ima­gi­na­rio, co­mo lo ha­ce con sus com­pa­ñe­ros ac­to­res y en Girls & Boys es­ta­ba com­ple­ta­men­te so­la. "Lle­ga­ba a la mi­tad de la pri­me­ra pá­gi­na y mi gar­gan­ta se ce­rra­ba y em­pe­za­ba a llo­rar", afir­ma. "Fue ho­rri­ble. Hu­bo reu­nio­nes de cri­sis: ¿De­be­ría­mos can­ce­lar?" Al fi­nal, el es­pí­ri­tu de la Sra. J. pu­so una mano fir­me en su es­pal­da. Lo que Mu­lli­gan lla­ma la "mal­di­ción" se ter­mi­nó cuan­do lle­gó el pú­bli­co la no­che de aper­tu­ra. Y sí, re­sul­ta que pue­de ser muy di­ver­ti­da. No es al­guien que se elo­gie a sí mis­ma, se per­mi­te pe­que­ños re­co­no­ci­mien­tos a re­ga­ña­dien­tes. "Ha­bía al­gu­nas no­ches en las que pen­sa­ba: Eso es­tá bien. Eso fue bas­tan­te bueno. No creo que pu­die­ra ha­ber he­cho eso cuan­do te­nía 20 años.” Mu­lli­gan no es al­guien que per­mi­ta que un triun­fo tan mo­des­to –mo­des­to pa­ra ella– se le suba a la ca­be­za. No es­tá bus­can­do me­dir­se con­tra sus ído­los. "Pa­ra ser ho­nes­ta, he vis­to a mu­cha gen­te ha­cer esos ro­les tan icó­ni­cos de­ma­sia­do bien co­mo pa­ra que­rer ha­cer­los", di­ce. "Ca­te Blan­chett es­tá in­creí­ble in­ter­pre­tan­do a Blan­che Du­bois y no creo que se pue­da ha­cer me­jor.”

Con Wild­li­fe y Girls & Boys a sus es­pal­das, Mu­lli­gan se to­ma­rá un des­can­so. Ol­vi­dar­se del es­ce­na­rio, aun­que sea lo que más la in­vo­lu­cra co­mo ac­triz. "No creo que va­ya a ha­cer otra obra du­ran­te mu­cho tiem­po. Tea­tro sig­ni­fi­ca per­der­se la ho­ra del ba­ño de mis hi­jos y eso es ho­rri­ble.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.