Ale­xan­dria

Ale­xan­dria Oca­sio-cor­tez

Glamour (Spain) - - Content -

Oca­sio-cor­tez.

La nue­va Amé­ri­ca

Se ha con­ver­ti­do en la es­pe­ran­za de la iz­quier­da es­ta­dou­ni­den­se, su dis­cur­so ho­nes­to y sin cor­ta­pi­sas ha cau­ti­va­do a los vo­tan­tes. Ella es la voz de las gran­des mi­no­rías. Je­remy Scahill la en­tre­vis­ta en NY pa­ra GLA­MOUR. Fo­to: Jo­sé Al­va­ra­do Oca­sio-cor­tez es una de las can­di­da­tas más pro­gre­sis­tas e in­tran­si­gen­tes que as­pi­ra a lle­gar a lo más al­to en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les con el Par­ti­do De­mó­cra­ta. El he­cho de que ven­cie­se a uno de los po­lí­ti­cos más arrai­ga­dos, ha im­pul­sa­do su re­co­no­ci­mien­to na­cio­nal ins­tan­tá­neo. Des­pués de gra­duar­se en la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, Oca­sio-cor­tez re­gre­só a su ca­sa en el Bronx y es­tu­vo tra­ba­jan­do mu­cho tiem­po co­mo ca­ma­re­ra pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia tras la muer­te prematura de su pa­dre. El mes pa­sa­do ha­bla­mos con Ale­xan­dria Oca­sio-cor­tez so­bre su po­pu­lar cam­pa­ña, la in­mi­gra­ción, el mo­vi­mien­to #Metoo y la po­lí­ti­ca ex­te­rior. JS: Una de las co­sas que me ha lla­ma­do la aten­ción en tu cuen­ta de Twit­ter es que has es­ta­do es­cri­bien­do so­bre el se­xis­mo y la mi-

so­gi­nia que has ex­pe­ri­men­ta­do al di­ri­gir tu cam­pa­ña pa­ra el Con­gre­so con­tra un hom­bre blan­co con mu­cha ex­pe­rien­cia. Há­bla­me acer­ca de lo que es es­tar en es­ta cam­pa­ña y de lo que sig­ni­fi­ca ser una mu­jer de co­lor que desafía al es­ta­blish­ment de­mó­cra­ta. ALE­XAN­DRIA: Sí, creo que es di­ver­ti­do por­que mu­cha gen­te em­pie­za a po­ner­se muy ner­vio­sa cuan­do ha­blo de ello. "Ella se es­tá cen­tran­do en el te­ma de la iden­ti­dad." Y es real­men­te di­ver­ti­do por­que cuan­do ha­blo so­bre nues­tra co­mu­ni­dad, cuan­do di­go: "Oye, el dis­tri­to 14 de Nue­va York es­tá for­ma­do por un 70% de per­so­nas de co­lor. Un 60% so­mos his­pa­nos y un 40% his­pa­noha­blan­tes. Tam­bién, for­ma­mos par­te de la abru­ma­do­ra cla­se tra­ba­ja­do­ra.” La gen­te de la opo­si­ción di­ce: "Ella es­tá ju­gan­do la ba­za de la ra­za". ¿Y, sa­bes qué? Se tra­ta de la ra­za y de la edu­ca­ción. Se tra­ta de nues­tros in­gre­sos y de la de­sigual­dad de la ri­que­za. Por­que es­ta cam­pa­ña es so­bre nues­tros pro­ble­mas. Y lo que en­fu­re­ce, creo que a mu­cha gen­te en el es­ta­blish­ment po­lí­ti­co de Nue­va York es que no les he pe­di­do per­mi­so. No hay mu­je­res en el po­der en la ciu­dad de Nue­va York. Por tan­to, lo que ves es que la ma­qui­na­ria ha si­do abru­ma­do­ra­men­te mas­cu­li­na du­ran­te tan­to tiem­po que la mi­so­gi­nia se ha con­ver­ti­do en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca de los po­lí­ti­cos de Nue­va York. JS: Har­vey Weins­tein fue arres­ta­do pú­bli­ca­men­te pa­ra que to­dos le vié­ra­mos ro­to, pe­ro la reali­dad es que to­do fue un es­pec­tácu­lo ne­go­cia­do y prees­ta­ble­ci­do, en­tró y sa­lió ca­si ins­tan­tá­nea­men­te de la cár­cel. Ten­go un ami­go que es un abo­ga­do que tra­ba­ja con per­so­nas muy, muy po­bres y que es­ta­ba en la sa­la del juz­ga­do. Re­la­tó có­mo Weins­tein bá­si­ca­men­te en­tró y sa­lió. Jus­to des­pués, otro acu­sa­do que no pu­do pa­gar su fian­za fue en­car­ce­la­do por no te­ner re­cur­sos. Sin em­bar­go, al­guien co­mo Weins­tein, acu­sa­do de vio­lar y abu­sar de mu­chas mu­je­res, pue­de en­trar y sa­lir y so­lo ser impu­tado por un pe­que­ño de­li­to gra­cias a las ne­go­cia­cio­nes. ALE­XAN­DRIA: Sí, ab­so­lu­ta­men­te. Lue­go, tie­nes a al­guien co­mo Ma­na­fort que es­tá li­te­ral­men­te acu­sa­do de ac­tos de trai­ción y ha con­se­gui­do deam­bu­lar por ahí so­lo con una pul­se­ra en su to­bi­llo. Y des­pués, tie­nes a un ni­ño en el sur del Bronx que sal­ta las ba­rre­ras del me­tro por­que no tie­ne 2.75 $ pa­ra una tar­je­ta Me­tro­card y es en­via­do a la pri­sión de Ri­kers por­que no pue­de pa­gar la fian­za de 400 $ pa­ra sa­lir. JS: ¿Qué pien­sas so­bre el mo­vi­mien­to que ha si­do identificado co­mo #Metoo? ¿Cuál es tu aná­li­sis? ¿Cuál es tu po­si­ción so­bre es­tos te­mas? ¿Có­mo de­be­ría­mos no­so­tros, co­mo so­cie­dad, res­pon­der? ALE­XAN­DRIA: Bueno, cuan­do al­guien es­tá acu­sa­do de ca­sos muy gra­ves de agre­sión se­xual, en pri­mer lu­gar, creo que ne­ce­si­ta­mos un cam­bio en nues­tra cul­tu­ra pa­ra que es­tas per­so­nas pue­dan te­ner un jui­cio jus­to. Hay al­gu­nas áreas gri­ses en el mo­vi­mien­to #Metoo: cuan­do una per­so­na ha­ce una acu­sa­ción, siem­pre de­be­mos man­te­ner la pre­sun­ción de inocen­cia del impu­tado. Yo creo en eso. Pe­ro lue­go, tie­nes ca­sos co­mo, por ejem­plo, el de Sch­nei­der­man o el de Weins­tein, que tie­nen que ser acu­sa­dos por 80 mu­je­res, 50 mu­je­res, 10 mu­je­res... pa­ra que se ha­ga real­men­te al­go con­tra ellos. Y eso tam­po­co es jus­to. JS: Ex­pli­ca lo que pa­só con tu fa­mi­lia des­pués del fa­lle­ci­mien­to de tu pa­dre. ALE­XAN­DRIA: Cuan­do los mer­ca­dos ca­ye­ron en 2008, mi pa­dre mu­rió de cán­cer de pul­món, una for­ma muy ra­ra de cán­cer –no era fu­ma­dor ni na­da de eso– en el es­ta­do de Nue­va York. Así que mi pa­dre fa­lle­ció sin un tes­ta­men­to, co­mo ha­cen mu­chas cla­ses tra­ba­ja­do­ras y fa­mi­lias po­bres. En­tra­mos en el Tri­bu­nal Tes­ta­men­ta­rio, co­no­ci­do de for­ma

"Mu­cha gen­te se po­ne ner­vio­sa vio­sa cuan­do ha­blo de la ra­za y de las cla­ses so­cia­les, pe­ro es que es pre­ci­sa­men­te de es­to to de lo que hay que ha­blar"

co­lo­quial co­mo el Tri­bu­nal de viu­das y huér­fa­nos. Lo que mu­cha gen­te no se da cuen­ta es que el pues­to de abo­ga­do del Tri­bu­nal Tes­ta­men­ta­rio es una de las po­si­cio­nes más lu­cra­ti­vas que se pue­den te­ner. Mien­tras es­tá­ba­mos en un con­da­do di­fe­ren­te, los abo­ga­dos que Crow­ley nom­bra­ba en el Tri­bu­nal Tes­ta­men­ta­rio eran sus ami­gos y es­tos abo­ga­dos eran quie­nes lo pro­te­gían po­lí­ti­ca­men­te. Así que, a cam­bio de eso, han ga­na­do más de 30 mi­llo­nes de dó­la­res del Tri­bu­nal Tes­ta­men­ta­rio de Nue­va York. JS: ¿Có­mo con­si­guen ese di­ne­ro? ALE­XAN­DRIA: Al ser nom­bra­do abo­ga­do del Tri­bu­nal Tes­ta­men­ta­rio, tú co­bras los honorarios le­ga­les a to­das las fa­mi­lias que lle­gan, ya sea pa­ra pre­sen­tar una eje­cu­ción hi­po­te­ca­ria o por­que sus fa­mi­lia­res han fa­lle­ci­do sin un pa­tri­mo­nio o tes­ta­men­to. Mi pa­dre mu­rió prác­ti­ca­men­te sin na­da. No nos de­jó ca­si na­da, ex­cep­to la ca­sa que te­nía­mos y otras pe­que­ñas co­sas aquí y allá. En­ton­ces, cuan­do ven­des esa ca­sa y to­do eso su­ce­de, ca­da vez que pa­sas por ese tri­bu­nal, tie­nes que pa­gar honorarios le­ga­les re­du­ci­dos, que van a esos abo­ga­dos per­ma­nen­tes. JS: En el ca­so de tu fa­mi­lia, ¿qui­ta­ron va­lor al ho­gar fa­mi­liar? ALE­XAN­DRIA: Sí, o a cual­quier co­sa que tu­vié­se­mos. En Nue­va York, de­sa­for­tu­na­da­men­te, hay mu­chas per­so­nas que se en­cuen­tran en es­ta si­tua­ción. Es co­mo una es­pe­cie de hu­cha pa­ra ha­cer fren­te a es­tos ca­sos. De to­das for­mas, mi fa­mi­lia ven­dió la ca­sa de mi in­fan­cia. Mi ma­dre se vio obli­ga­da a mu­dar­se a Flo­ri­da por­que ya no po­día per­mi­tir­se el lu­jo de vi­vir aquí. Y me en­con­tré a mí mis­ma, mien­tras es­tá­ba­mos al bor­de del abis­mo, em­pe­zan­do un se­gun­do tra­ba­jo. Y así, co­men­cé con es­ta cam­pa­ña par­tien­do de una bol­sa de la com­pra. Fui a tra­ba­jar y pu­se mis fo­lle­tos de pro­pa­gan­da, el car­tel de mi cam­pa­ña y ro­pa pa­ra cam­biar­me al fi­nal del día en una bol­sa de la com­pra. Lo lle­vé al bar y lo ocul­té de­trás del mos­tra­dor. Tra­ba­jé mi turno de ese día, me cam­bié de ro­pa y fui a even­tos co­mu­ni­ta­rios. Me co­lé en los sa­lo­nes de las ca­sas de la gen­te y les di­je: "Oye, ne­ce­si­ta­mos cam­biar la po­lí­ti­ca en Es­ta­dos Uni­dos". Y así es co­mo co­men­zó es­ta cam­pa­ña. Pa­ra el es­ta­blis­ment era co­mo una bro­ma, esa pa­ta­ta tan pe­que­ña que na­die quie­re pa­gar por ella. Na­die nos vio co­mo una ame­na­za, creo que es un lu­gar fa­bu­lo­so en el que es­tar. JS: Pa­ra ti en es­te mo­men­to, ¿cuál es la ma­yor ame­na­za a la que se en­fren­ta Es­ta­dos Uni­dos en el mun­do ha­blan­do de po­lí­ti­ca ex­te­rior? ALE­XAN­DRIA: Creo que te­ne­mos dos fren­tes. Uno, el reor­de­na­mien­to del po­der glo­bal, im­pul­sa­do por los de­sa­rro­llos eco­nó­mi­cos y tam­bién por los geo­po­lí­ti­cos. Hay dos fo­cos muy im­por­tan­tes. Por un la­do, te­ne­mos el

pa­pel del po­der mul­ti­po­lar en Chi­na, Ru­sia y los Es­ta­dos Uni­dos y por otro, lo que es­tá su­ce­dien­do en Eu­ro­pa y Orien­te Me­dio. Si ob­ser­vas lo que es­tá ocu­rrien­do en el co­mer­cio mun­dial, en pri­mer lu­gar, la con­cen­tra­ción glo­bal de po­der es­tá des­es­ta­bi­li­zan­do a los paí­ses de to­do el mun­do. No so­lo es­tá su­ce­dien­do en los Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na. Es­ta es la con­se­cuen­cia de la ex­tre­ma de­sigual­dad glo­bal, bá­si­ca­men­te la des­es­ta­bi­li­za­ción so­cial ma­si­va. Cuan­do la gen­te di­ce que tie­nes que ele­gir glo­bal, in­ter­na­cio­nal o na­cio­nal­men­te, en­tre cues­tio­nes de ra­za y jus­ti­cia so­cial, o cues­tio­nes de cla­se, lo re­cha­zo com­ple­ta­men­te. Por lo tan­to, te­ne­mos la des­es­ta­bi­li­za­ción de los paí­ses de to­do el mun­do de­bi­do a la de­sigual­dad de ri­que­za que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do im­pul­sa­da por acuer­dos co­mer­cia­les glo­ba­les que con­cen­tran los be­ne­fi­cios del co­mer­cio en cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les en opo­si­ción a los tra­ba­ja­do­res que crean esa ri­que­za. Es uno de los gran­des te­mas. Te­ne­mos lo que vi­mos en Eu­ro­pa an­tes de las elec­cio­nes fran­ce­sas don­de, afor­tu­na­da­men­te, es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra un ci­be­ra­ta­que, pe­ro te­ne­mos mu­cha des­es­ta­bi­li­za­ción de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas. Ve­mos el pa­pel que es­tá ju­gan­do Ru­sia pa­ra 'ayu­dar' al res­pec­to. De­bi­do al pa­pel que desem­pe­ña el go­bierno de Trump con su pro­pues­ta pro­tec­cio­nis­ta, po­de­mos ver có­mo Chi­na va ocu­pan­do ese va­cío de po­der que es­ta­mos de­jan­do. Así que creo que des­de nues­tro pun­to de vis­ta, den­tro de los Es­ta­dos Uni­dos te­ne­mos que abor­dar es­tas dos cues­tio­nes. Por su­pues­to que te­ne­mos que con­ti­nuar con pro­yec­tos de desa­rro­llo en Orien­te Me­dio. Creo que al fi­nal del día, mu­cho de es­to tie­ne que ver con lo que es­tá pa­san­do con la con­cen­tra­ción glo­bal de la ri­que­za. To­das es­tas cues­tio­nes es­tán re­la­cio­na­das con ello. Mi­ra lo que es­tá su­ce­dien­do con las in­ves­ti­ga­cio­nes del FBI y las co­sas que es­ta­mos ave­ri­guan­do co­mo que el oli­gar­ca ru­so del pe­tró­leo es­té vin­cu­la­do di­rec­ta­men­te con lo que su­ce­dió en las elec­cio­nes de 2016 en EE.UU.

"Co­men­cé con una bol­sa de la com­pra don­de me­tí los pan­fle­tos y el car­tel de la cam­pa­ña"

Ale­xan­dria es la con­gre­sis­ta más jo­ven de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos con 28 años. Un año an­tes de ser ele­gi­da, tra­ba­ja­ba de ca­ma­re­ra (fo­to de aba­jo) en un bar de cóc­te­les de Man­hat­tan. La ex ac­triz Cynt­hia Nixon fue uno de sus apo­yos en cam­pa­ña.

Ale­xan­dria na­ció y cre­ció en el dis­tri­to del Bronx, don­de vi­ve en la ac­tua­li­dad con su pa­re­ja. Per­te­ne­ce al par­ti­do so­cia­lis­ta de­mó­cra­ta y es alum­na aven­ta­ja­da de Ber­nie San­ders.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.