LI­BROS. Sen­tir es­tá de mo­da

Dé­ja­te se­du­cir por Mor­ga­ne Or­tin y Bego Mar­tín, dos jó­ve­nes es­cri­to­ras que no tie­nen mie­do a ex­pre­sar sus emo­cio­nes ro­deán­do­las de co­lor y crea­ti­vi­dad.

Glamour (Spain) - - CONTENTS - Texto: Lorena Le­gaz­pe y Paula Pérez. Fo­tos: Tho­mas Mat­til

MOR­GA­NE OR­TIN

“La car­ta no es­tá muer­ta, so­lo ha evo­lu­cio­na­do”

Amo­res so­li­ta­rios (Ro­ca Edi­to­rial), una cuen­ta de IG he­cha li­bro don­de des­cu­bri­rás el nue­vo ma­ni­fies­to del amor mo­derno: men­sa­jes anó­ni­mos que te lle­ga­rán al co­ra­zón.

GLAMOUR: ¿Por qué de­ci­dis­te con­ver­tir tu Ins­ta­gram en un li­bro?

MOR­GAN: En Ins­ta­gram me pre­gun­ta­ban: “¿Qué pa­só des­pués?” Me gus­ta ju­gar con es­ta frus­tra­ción por­que de­ja la li­ber­tad pa­ra apro­piar­se de las pa­la­bras e his­to­rias de otros. Pe­ro pen­sé que te­nía­mos que dar­le res­pues­ta de una ma­ne­ra crea­ti­va.

GLAMOUR: ¿Có­mo co­nec­tas­te los men­sa­jes a la ho­ra de crear es­ta his­to­ria?

MOR­GAN: Se­lec­cio­né los tex­tos que más me gus­ta­ban. Di­bu­jé un es­que­ma y lo nu­trí bus­can­do los men­sa­jes que me­jor en­ca­ja­ban, co­mo un rom­pe­ca­be­zas.

GLAMOUR: ¿Por qué em­pe­zas­te a re­co­pi­lar men­sa­jes de amor?

MOR­GAN: Me enamo­ré de un chi­co y te­nía mie­do de ol­vi­dar sus men­sa­jes. Pen­sé que te­nía que crear un lu­gar don­de al­ma­ce­nar­los. Me de­can­té por Ins­ta­gram por­que es el reino de la ima­gen y me pa­re­ció in­tere­san­te dis­tor­sio­nar es­ta pla­ta­for­ma pu­bli­can­do so­lo pa­la­bras.

GLAMOUR: ¿A tra­vés de re­des so­cia­les es más fá­cil ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos?

MOR­GAN: Sí, pe­ro creo que si la tec­no­lo­gía nos per­mi­te ha­blar li­bre­men­te, hay que de­jar que to­das las pa­la­bras flu­yan e in­ten­tar re­cu­pe­rar la poe­sía.

GLAMOUR: ¿La ins­tan­ta­nei­dad pro­du­ce un ma­yor des­gas­te de las re­la­cio­nes?

MOR­GAN: La car­ta no es­tá muer­ta, ha evo­lu­cio­na­do. Lo que la di­fe­ren­cia del SMS es el tiem­po, ya que es­te es más ins­tan­tá­neo. Es­to crea mu­cha in­ter­ac­ti­vi­dad, pe­ro me­nos fan­ta­sía. Siem­pre es­ta­mos “dis­po­ni­bles” y la fan­ta­sía se crea en la au­sen­cia.

BEGO MAR­TÍN “Una ca­la­ve­ra es lo más irre­duc­ti­ble que hay en el ser hu­mano”

Los hue­sos del co­ra­zón (Lun­werg Edi­to­res) un li­bro ilus­tra­do en el que des­cu­bri­rás un re­mo­lino de sen­ti­mien­tos, se­cre­tos y re­cuer­dos.

GLAMOUR: ¿Có­mo ha si­do el pro­ce­so de crea­ción de es­te li­bro?

BEGO: La ver­dad es que es­toy acos­tum­bra­da a ha­cer mis di­bu­jos y guar­dar­los y no en­se­ñár­se­los a na­die. En­ton­ces, me plan­tea­ron es­te pro­yec­to y me dio mu­cho vér­ti­go, pa­sé una eta­pa en la que no que­ría ni ver­lo ni oír­lo.

GLAMOUR: ¿En qué te has ins­pi­ra­do?

BEGO: Cuan­do em­pe­cé a ha­cer un li­bro lo or­de­né por co­lo­res y ca­da co­lor es co­mo un ran­go de emo­cio­nes. Leía una pa­la­bra y es­cri­bía lo que me ins­pi­ra­ba ba­sán­do­me en ex­pe­rien­cias per­so­na­les y pro­pias

GLAMOUR: ¿Por qué ca­la­ve­ras?

BEGO: Creo que en el ca­so de es­te li­bro es lo que me­jor le ve­nía por­que ha­bla de emo­cio­nes que es un po­co lo más bá­si­co que tie­ne el ser hu­mano y la ca­la­ve­ra es lo más irre­duc­ti­ble que hay.

GLAMOUR: ¿Te atre­ve­rás con un se­gun­do li­bro?

BEGO: Cuan­do lo ter­mi­né me que­dé con una sen­sa­ción ra­ra de va­cío. El día que lo en­vié a la edi­to­rial ya te­nía ideas en la ca­be­za y que­ría em­pe­zar otro.

Blu­sa, de The Koo­ples; pan­ta­lón, de Ma­ni­la Gra­ce; y za­pa­tos, de Man­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.