Qué­da­te con su nom­bre (no es muy lar­go): la nue­va prin­ce­sa del R&B se lla­ma SZA.

Cal­vin Ha­rris, So­lan­ge o Chance The Rap­per dan la ca­ra por es­ta vir­tuo­sa ar­tis­ta li­be­ra­da de cor­sés es­ti­lís­ti­cos. Cin­co no­mi­na­cio­nes a los Grammy la ava­lan, pe­ro hay mu­cho más…

GQ (Spain) - - Sumario - NATHANIEL GOLD­BERG

• EN LA VA­RIE­DAD ES­TÁ EL GUS­TO. Una rá­pi­da bús­que­da en in­ter­net te di­rá que SZA (nom­bre ar­tís­ti­co de So­lá­na Ima­ni Ro­we, na­ci­da en Mi­su­ri, EE UU, en 1990) ha­ce R&B al­ter­na­ti­vo o con­tem­po­rá­neo, pe­ro lo cier­to es que la eti­que­ta de ma­rras sim­pli­fi­ca en ex­ce­so a una vir­tuo­sa que no co­no­ce lí­mi­tes. Del jazz van­guar­dis­ta de John Col­tra­ne al pop ex­pe­ri­men­tal de Björk, pa­san­do por el rap de Met­hod Man o el trip hop de Ja­mi­ro­quai. To­do un ra­mi­lle­te de in­fluen­cias que ha plas­ma­do en sus pri­me­ros tra­ba­jos, los EP SEE.SZA.RUN (2012), S (2013) y Z (2014), y el lar­ga du­ra­ción Ctrl (2017). Su aplau­di­dí­si­mo ál­bum de­but no ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do pa­ra la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da. Tam­po­co pa­ra los mú­si­cos, pro­duc­to­res, in­ge­nie­ros de gra­ba­ción, mez­cla­do­res y otros téc­ni­cos ads­cri­tos a la Na­tio­nal Aca­demy of Re­cor­ding Arts and Scien­ces, or­ga­ni­za­ción res­pon­sa­ble de otor­gar ca­da año los pre­mios Grammy: en la edi­ción de 2017 (la ga­la de en­tre­ga se ce­le­bró el pa­sa­do 28 de enero), SZA tu­vo pre­sen­cia has­ta en cin­co ca­te­go­rías: Me­jor ar­tis­ta no­vel, Me­jor in­ter­pre­ta­ción R&B, Me­jor can­ción R&B (por Su­per­mo­del), Me­jor ál­bum de mú­si­ca ur­ba­na contemporánea y Me­jor co­la­bo­ra­ción de rap/ can­ta­da (por Lo­ve Ga­lo­re; fea­tu­ring Tra­vis Scott).

Por des­gra­cia –al me­nos pa­ra ella–, SZA no se lle­vó nin­gún gra­mó­fono do­ra­do a ca­sa. Sin em­bar­go, tan­to la in­ter­pre­ta­ción de su Bro­ken Clocks du­ran­te el ac­to fi­nal de la ga­la, co­mo el rui­do que ya ha­bían pro­vo­ca­do las ci­ta­das no­mi­na­cio­nes pa­ra los pre­mios más pres­ti­gio­sos de la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca [es­ta­mos abier­tos a ob­je­cio­nes a es­ta afir­ma­ción], le han da­do el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo a una ca­rre­ra que va di­rec­ta al es­tre­lla­to. Pa­ra que te ha­gas una idea, só­lo Bruno Mars (con seis), Ken­drick La­mar (con sie­te) y Jay-z (con ocho) op­ta­ban a más ga­lar­do­nes que SZA aque­lla no­che del 28 de enero. Pe­se a las evi­den­cias, ella to­da­vía no se ve a sí mis­ma ju­gan­do en la mis­ma li­ga que el men­cio­na­do trío de titanes. Tam­po­co pa­re­ce atraer­le de­ma­sia­do el re­to, al me­nos en lo que a pre­sen­cia pú­bli­ca se re­fie­re. "Só­lo soy una per­so­na nor­mal tra­tan­do de ges­tio­nar es­ta si­tua­ción. To­do lo que pue­do ha­cer, a de­cir ver­dad, es se­guir sien­do yo mis­ma; de es­ta ma­ne­ra di­fí­cil­men­te me ter­mi­na­ré con­vir­tien­do en una ce­le­brity", ex­pli­ca So­lá­na a GQ.

Sus le­tras to­can te­mas per­so­na­les (co­no­cer a la fa­mi­lia de un li­gue, te­ner ce­los de la nue­va no­via de un ex…) pa­ra re­fle­xio­nar so­bre sen­ti­mien­tos uni­ver­sa­les (vul­ne­ra­bi­li­dad, an­he­los, se­xo…). Tal es su mag­ne­tis­mo, su ca­pa­ci­dad pa­ra trans­mi­tir emo­cio­nes, que a su puer­ta ya han lla­ma­do mú­si­cos de re­nom­bre (se apre­su­ra­ron a ha­cer­lo en cuan­to hi­zo ac­to de apa­ri­ción). Bá­si­ca­men­te, la idea de és­tos era y es sa­lir en la foto con una mu­jer lla­ma­da a per­pe­trar gran­des ges­tas. La lis­ta de sus­cri­tos a la cau­sa im­pre­sio­na: Cal­vin Ha­rris, Tra­vis Scott, So­lan­ge, Chance The Rap­per… SZA tam­bién ha co­la­bo­ra­do con Ken­drick La­mar en uno de los cor­tes de la es­pec­ta­cu­lar ban­da so­no­ra de la afro­fu­tu­ris­ta Black Pant­her, el sen­ci­llo All The Stars. Es­ta sim­bio­sis con La­mar ba­jo el abri­go de Mar­vel ha de­ve­ni­do, no obs­tan­te, en el pri­mer que­bra­de­ro de ca­be­za de su ful­gu­ran­te ca­rre­ra: la ar­tis­ta Li­na Iris Vik­tor ha de­nun­cia­do a la una y al otro por ha­ber uti­li­za­do sin su per­mi­so obras plás­ti­cas de su co­lec­ción en el vi­deo­clip del sin­gle. Con 50 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en You­tu­be des­de la pu­bli­ca­ción de la pie­za el pa­sa­do 6 de fe­bre­ro, la de­man­da de Vik­tor po­dría con­lle­var la prohi­bi­ción de emi­tir la can­ción en cual­quier me­dio au­dio­vi­sual. El ta­chón no en­su­cia, sin em­bar­go, un ex­pe­dien­te has­ta aho­ra im­pe­ca­ble.

De­le­trea con no­so­tros: S-Z-A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.