DIOS PER­DO­NA HAS­TA A BECK­HAM

GQ (Spain) - - Gqurmet - POR MAR­TA FER­NÁN­DEZ

Al prin­ci­pio, muy al prin­ci­pio, tu­vi­mos la ten­ta­ción de creer que era tan só­lo una co­lec­ción de múscu­los en per­fec­ta co­reo­gra­fía. Da­vid, el ar­te­fac­to di­se­ña­do pa­ra im­pri­mir­le al ba­lón la cur­va ne­ce­sa­ria en el mo­men­to exac­to. El po­see­dor de la fór­mu­la má­gi­ca con la que lo­grar la elip­sis im­po­si­ble. Era di­fí­cil de­cir en qué pen­sa­ba o si pen­sa­ba en al­go cuan­do se plan­ta­ba en el cam­po co­mo re­ve­ren­cian­do aquel tó­tem es­fé­ri­co. El cuer­po con­ge­la­do, los ojos ines­cru­ta­bles. Nos di­je­ron que, tras esa mi­ra­da acuá­ti­ca, ha­bía po­co más; pe­ro no era así.

Creí­mos du­ran­te un tiem­po que su úni­ca vir­tud es­ta­ba en el cam­po. Beck­ham era lo que se veía so­bre el cés­ped. Un mo­nu­men­to a esa ter­que­dad in­fan­til con la que de­ja­ba pa­sar las ho­ras in­ten­tan­do do­mar la pe­lo­ta.te­nía aque­lla pe­ga­da inex­pli­ca­ble, aque­lla pre­ci­sión, aque­lla fa­ci­li­dad pa­ra tra­zar una lí­nea inau­di­ta en el ai­re. Te­nía que triun­far.y triun­fó.

La su­ya pa­re­cía la his­to­ria del pre­mio a la te­na­ci­dad. Beck­ham era la con­fir­ma­ción de la fal­sa mo­ra­le­ja de que se pue­de lo­grar

aque­llo que de­sea­mos de co­ra­zón. El cha­val rubio que se ha­bía echa­do a la es­pal­da ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros pa­ra ver ju­gar al Man­ches­ter Uni­ted ter­mi­nó vis­tien­do la ca­mi­se­ta de su club.

El ni­ño nor­ma­ti­va­men­te in­glés cre­ció y fue más allá. Es­ta­ba lla­ma­do a ser la ima­gen de In­gla­te­rra, su glo­rio­so ca­pi­tán. Pe­ro no hay hé­roe que no se con­vier­ta un día en vi­llano, en res­pon­sa­ble de una ver­güen­za na­cio­nal.y Beck­ham ca­yó en des­gra­cia cuan­do se le fue el pie ju­gan­do con­tra Ar­gen­ti­na en el Mun­dial de Fran­cia. No fa­lló un chut, por­que eso no es­ta­ba en el ar­gu­men­to de su tra­ge­dia. Hi­zo al­go peor. Des­car­gó su fu­ria to­da­vía in­fan­til con­tra Si­meo­ne. Beck­ham se des­pe­día del cam­po con una tar­je­ta ro­ja y los su­yos no ga­na­ban la batalla con­tra el úl­ti­mo ri­val de ul­tra­mar. Le odia­ron has­ta los hom­bres de bue­na vo­lun­tad. Un pas­tor pu­so en la puer­ta de su igle­sia en Not­ting­ham un car­tel que de­cía "Dios per­do­na has­ta a Beck­ham". Y le de­bió per­do­nar. Por­que cua­tro años des­pués vol­vió a ga­nar­se el amor de los in­gle­ses con un gol con­tra Gre­cia. El hé­roe vol­vía a bri­llar.

No es de ex­tra­ñar que Ca­rol Ann Duffy le con­vir­tie­ra en Aqui­les en uno de sus poe­mas. Un dios rubio y mar­mó­reo con una de­bi­li­dad en el ta­lón, una dei­dad po­de­ro­sa­men­te hu­ma­na que se le­sio­na­ba y se echa­ba a llo­rar. Era la fi­gu­ra mí­ti­ca per­fec­ta de la cul­tu­ra po­pu­lar. En­ten­dió la es­cri­to­ra que Beck­ham era más gran­de que su pro­pio fút­bol. Más gran­de que las sie­te le­tras re­ful­gen­tes so­bre la ca­mi­se­ta ga­lác­ti­ca.

Se lo echó en ca­ra Alex Fer­gu­son mu­chos años des­pués. Le ha­bía que­ri­do co­mo a un hi­jo cuan­do le en­tre­na­ba en el Uni­ted. Has­ta que le de­frau­dó: Beck­ham ha­bía ven­di­do su al­ma fut­bo­lís­ti­ca al dia­blo de la ce­le­bri­dad.

Di­cen que el nom­bre que lle­va­mos nos mar­ca la vi­da. Sus pa­dres eli­gie­ron mul­ti­pli­car­lo por tres –Da­vid Jo­seph Ro­bert–, co­mo si sos­pe­cha­ran que ha­bía en aquel ni­ño al­go prin­ci­pes­co, de fun­da­dor de una di­nas­tía lla­ma- da a per­du­rar. Los in­ge­nuos que du­ran­te tan­to tiem­po vi­mos en él tan só­lo al fut­bo­lis­ta le lla­má­ba­mos sim­ple­men­te Beck­ham; o Becks. Pe­ro con el tiem­po, el cha­va­li­to enaje­na­do con la pe­lo­ta nos qui­ta­ría la ra­zón. El su­yo no era el nom­bre de un sim­ple mor­tal, era la mar­ca de un im­pe­rio pla­ne­ta­rio: Da­vid Beck­ham S.A.

Da­vid Beck­ham, ta­tua­do y her­cú­leo, ven­dien­do per­fu­me. Da­vid Beck­ham, apo­teo­sis mas­cu­li­na de la ro­pa in­te­rior. Da­vid Beck­ham es­cue­ta­men­te ves­ti­do por el más ele­gan­te de los ita­lia­nos. Su ros­tro can­tan­do las bon­da­des de la hi­dra­ta­ción. Da­vid Beck­ham y su pro­pia lí­nea de tra­pos. Da­vid ha­cien­do ca­meos con Guy Rit­chie. Da­vid con un re­loj ci­cló­peo. Da­vid, everyw­he­re. Po­só has­ta dor­mi­do y su ho­ra de sue­ño ter­mi­nó ex­pues­ta en la Na­tio­nal Por­trait Ga­llery. Beck­ham ya era ofi­cial­men­te obra de ar­te. Na­da po­día fal­tar.y cru­zó el mar, con­quis­tó Amé­ri­ca y con­si­guió que un país en­te­ro ado­ra­ra un de­por­te que nun­ca ha­bía lle­ga­do a com­pren­der.

En­ton­ces nos di­mos cuen­ta de que Beck­ham no era só­lo el lan­za­dor per­fec­to de fal­tas. Que el cha­va­li­to que pa­re­cía no pen­sar en na­da cuan­do chu­ta­ba al ba­lón era más lis­to que to­dos sus com­pa­ñe­ros. Que aca­ba­ría com­prán­do­se un equi­po de fút­bol en EE UU. Que to­dos los dio­ses le ha­bían per­do­na­do y le ha­bían per­mi­ti­do cons­truir una man­sión en el Elí­seo.

"Los in­ge­nuos le lla­má­ba­mos 'Becks' (…). Pe­ro el su­yo no era el nom­bre de un sim­ple mor­tal, era la mar­ca de un im­pe­rio pla­ne­ta­rio: Da­vid Beck­ham S.A."

Pa­ris Fas­hion Week 2018: Da­vid,vic­to­ria y Brooklyn (¡va­ya tres!) atien­den a la pro­pues­ta mas­cu­li­na O/I de Louis Vuit­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.