Sue­de, 25 años de la se­mi­lla de la que bro­tó el brit­pop.

GQ (Spain) - - Sumario -

Has­ta que Sue­de apa­re­ció en es­ce­na, el pop bri­tá­ni­co de fi­na­les de los 80 y prin­ci­pios de los 90 es­ta­ba eclip­sa­do por el efec­to mun­dial del grun­ge nor­te­ame­ri­cano: mú­si­ca de gui­ta­rras agre­si­vas he­cha por ti­pos me­le­nu­dos con ca­mi­sa de le­ña­dor. Los gus­tos in­gle­ses, sin em­bar­go, nun­ca han ido pre­ci­sa­men­te en esa di­rec­ción. Al fin y al ca­bo, In­gla­te­rra es el país que ha alum­bra­do a los Beatles, a los Ro­lling Sto­nes, a Bo­wie, a los Sex Pis­tols y a The Smiths. No obs­tan­te, los nue­vos gru­pos bri­tá­ni­cos mi­li­ta­ban por aque­lla épo­ca ba­jo una eti­que­ta de du­do­so fu­tu­ro co­mer­cial (que no crea­ti­vo, vis­to el efec­to que dé­ca­das des­pués si­gue te­nien­do) co­no­ci­da co­mo shoe­ga­ze (pop cu­bier­to por una den­sa nie­bla de dis­tor­sión). Ése era el pa­no­ra­ma… has­ta que sur­gió Sue­de.

El gru­po na­ció el día de 1989 en que Brett An­der­son, can­tan­te y lí­der del gru­po, co­no­ció a Jus­ti­ne Frisch­mann en el Uni­ver­sity Co­lle­ge de Londres. Pla­nea­ron mon­tar una ban­da… y ter­mi­na­ron enamo­rán­do­se. Un año des­pués, la for­ma­ción ya se ha­bía com­ple­ta­do: la sec­ción rít­mi­ca co­rría a car­go de Mat Os­man –ba­jo– y Si­mon Gil­bert –ba­te­ría–; Ber­nard Butler apor­ta­ba una ma­ne­ra de to­car la gui­ta­rra que de­vino en una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más des­ta­ca­das de los pri­me­ros años de Sue­de; An­der­son, por su par­te, can­ta­ba co­mo si es­tu­vie­se po­seí­do por Bo­wie, Bo­lan y Mo­rris­sey. Frisch­mann to­có la gui­ta­rra en el ori­gen de la for­ma­ción, pe­ro ter­mi­nó sien­do ex­pul­sa­da de és­ta tras rom­per con An­der­son y em­pe­zar a sa­lir con Da­mon Al­barn, de Blur, que en 1990 ya te­nía con­tra­to con EMI.

En 1992, Sue­de, que se lla­mó así en homenaje a la can­ción Sue­dehead de Mo­rris­sey, co­mien­za a lla­mar la aten­ción de la siem­pre ham­brien­ta pren­sa mu­si­cal bri­tá­ni­ca. En po­co tiem­po pa­só de ser un gru­po del que na­die es­cri­bía y del que to­dos los ca­za­ta­len­tos pa­sa­ban a con­ver­tir­se en un co­di­cia­do ob­je­ti­vo. El se­llo in­de­pen­dien­te Nu­de Re­cords se lle­vó el ga­to al agua. An­tes in­clu­so de te­ner pu­bli­ca­do su pri­mer sin­gle, ya fue por­ta­da del des­apa­re­ci­do se­ma­na­rio Me­lody Ma­ker. Ese mis­mo año lan­zó The Drow­ners, uno de esos sen­ci­llos que pro­cla­ma a los cua­tro vien­tos que sus res­pon­sa­bles ya es­tán per­fec­ta­men­te ro­da­dos y lis­tos pa­ra in­ter­pre­tar su pa­pel pro­ta­go­nis­ta.

Aquel lan­za­mien­to fue só­lo el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da. Me­tal Mic­key y Ani­mal Ni­tra­te si­guie­ron fo­men­tan­do la po­pu­la­ri­dad del gru­po. De Sue­de ya se ha­bla­ba sin pa­rar por­que Mo­rris­sey ha­bía in­clui­do uno de sus te­mas en el re­per­to­rio de su gi­ra ame­ri­ca­na, por­que Bo­wie ha­bía ac­ce­di­do a char­lar con An­der­son pa­ra una re­vis­ta y por­que, so­bre to­do, era el gru­po que vol­vía a dar voz a los jó­ve­nes in­gle­ses con can­cio­nes que ha­bla­ban de de­ses­pe­ra­ción sub­ur­ba­na, de se­xo y de dro­gas. Mú­si­ca fie­ra y am­bi­gua que ver­sa­ba, al fin, so­bre los an­he­los y las mi­se­rias de la In­gla­te­rra de prin­ci­pios de los 90.

To­do es­to que­dó ex­pues­to en Sue­de, el pri­mer ál­bum del gru­po, un de­but que a prin­ci­pios de 1993 hi­zo jus­ti­cia co­mer­cial y ar­tís­ti­ca a sus ta­len­to­sos crea­do­res. El dis­co pro­yec­ta­ba ma­gia, una ener­gía exu­be­ran­te. Gui­ta­rras que res­tau­ra­ban la tra­di­ción del me­jor rock in­glés, me­lo­días pop, mú­si­ca con gla­mour que no era glam, aun­que An­der­son ju­ga­se has­ta ex­tre­mos pe­li­gro­sos con aque­lla am­bi­güe­dad. La som­bra del Ziggy Star­dust de Bo­wie se de­ja­ba ver en can­cio­nes co­mo So Young, don­de la quí­mi­ca hor­mo­nal y la de la­bo­ra­to­rio crea­ban una glo­rio­sa sim­bio­sis. Las le­tras ju­ga­ban al equí­vo­co se­xual (al­gu­nas, co­mo las de Pan­to­mi­me Hor­se, tam­bién ha­bla­ban de la rup­tu­ra con Frisch­mann).

Sue­de, que aho­ra cum­ple un cuar­to de si­glo, se con­vir­tió en el ál­bum de de­but más ven­di­do de la his­to­ria de la mú­si­ca in­gle­sa. Se lle­vó el an­sia­do Mercury Pri­ze y dio pa­so a eso que dos años más tar­de co­no­ci­mos co­mo Brit­pop. Su éxi­to tam­bién des­ve­ló que los dos miem­bros prin­ci­pa­les del gru­po se de­tes­ta­ban (fie­les ellos a otra tra­di­ción muy bri­tá­ni­ca). Esa ten­sión da­ría for­ma, só­lo un año des­pués, a Dog Man Star, obra maes­tra del cuar­te­to y úl­ti­mo dis­co con Butler en la for­ma­ción. En me­nos de dos años, Sue­de ha­bía he­cho his­to­ria.

GQUOTES

• "Soy un hom­bre bi­se­xual que nun­ca ha te­ni­do una ex­pe­rien­cia ho­mo­se­xual" (Brett An­der­son). • "Fou­cault es­ta­ba en lo cier­to. To­do gi­ra en torno al se­xo. Y al po­der. Y a los fle­qui­llos. El que tie­ne el me­jor fle­qui­llo ga­na. So­bre to­do si sa­be mo­ver el cu­lo de un mo­do que vuel­va lo­cas a las chi­cas" (Brett An­der­son). • "Brett An­der­son ja­más le per­do­na­rá a Dios que no le con­vir­tie­ra en An­gie Bo­wie" (Mo­rris­sey, des­pués de en­fa­dar­se con Sue­de por unas de­cla­ra­cio­nes po­co afor­tu­na­das de és­tos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.