El re­vo­lu­cio­na­rio del rock que triun­fa sin dar su bra­zo a tor­cer.

Ha re­vo­lu­cio­na­do el rock & roll y con­ver­ti­do al vi­ni­lo en pie­za de mu­seo. Be­yon­cé y Jay-z lo ado­ran. Es el hom­bre que rei­na sin dar su bra­zo a tor­cer.

GQ (Spain) - - Sumario - MI­KE MC­GRE­GOR

62

• JACK WHI­TE NO ES UNA ES­TRE­LLA AL USO. En reali­dad, lo ex­tra­ño es que sea una es­tre­lla. Sus plan­tea­mien­tos siem­pre han ape­la­do a su ins­tin­to ar­tís­ti­co, más que al co­mer­cial; y, sin em­bar­go, ha triun­fa­do. Lo hi­zo con su pri­mer gru­po, The Whi­te Stri­pes, que en 2004 pa­sa­ron a ser un fe­nó­meno mun­dial gra­cias a Se­ven Na­tion Army. Es­ta can­ción, con­ver­ti­da en himno por hin­chas de­por­ti­vos y asis­ten­tes a mí­ti­nes po­lí­ti­cos, de­be su tí­tu­lo a la ma­la pro­nun­cia­ción que su au­tor ha­cía del con­cep­to Sal­va­tion Army (Ejér­ci­to de Sal­va­ción) cuan­do era un crío y aún se le co­no­cía co­mo John Ant­hony Gi­llis. Ha llo­vi­do des­de en­ton­ces. The Whi­te Stri­pes triun­fa­ron… y en 2011 pu­sie­ron pun­to y fi­nal a la aven­tu­ra. En­tre tan­to, Whi­te se ca­só con la su­per­mo­de­lo y can­tan­te Ka­ren El­son, creó la mar­ca Third Man Re­cords, gra­bó con Ali­cia Keys el te­ma cen­tral (Anot­her Way to Die) de una pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond (Quan­tum of So­la­ce) y se di­vor­ció de El­son. Hoy es el gran mag­na­te de la ori­lla al­ter­na­ti­va del rock, un ti­po que tra­ba­ja pa­ra pre­ser­var la par­te de la mú­si­ca que le im­por­ta tan­to a tra­vés de su pro­pia obra y de la de otros.

Su agenda es­tá lle­na de pro­yec­tos de to­do ti­po, pe­ro se las apa­ña pa­ra no de­jar de lan­zar dis­cos. Su nue­vo tra­ba­jo en so­li­ta­rio, Boar­ding Hou­se Reach (XL / Pops­tock!), se ha abier­to pa­so en­tre pro­duc­cio­nes, co­la­bo­ra­cio­nes, gru­pos pa­ra­le­los y de­más in­cur­sio­nes mu­si­ca­les. Por­que Whi­te lo mis­mo re­su­ci­ta la ca­rre­ra de una da­ma del country co­mo Lo­ret­ta Lynn que se com­pra una ca­sa di­se­ña­da por Geor­ge Nelson pa­ra ayu­dar a pre­ser­var­la. Pa­ra un mú­si­co que siem­pre par­te de las raí­ces, su ter­cer so­lo al­bum es una obra de mar­ca­do tono ex­pe­ri­men­tal. Cla­ro que na­die di­jo nun­ca que las raí­ces es­tu­vie­ran re­ñi­das con los ex­pe­ri­men­tos. Cuan­do ha­bla de ello, Whi­te ha­ce re­fe­ren­cia al Bit­ches Brew de Mi­les Da­vis y a los dis­cos me­nos or­to­do­xos de Fun­ka­de­lic.

"El rock & roll ne­ce­si­ta una bue­na trans­fu­sión de san­gre jo­ven pa­ra vol­ver a de­jar no­quea­do a to­do el mun­do", de­cla­ró Whi­te re­cien­te­men­te. En Boar­ding Hou­se Reach se es­cu­chan ecos de Prin­ce y de Led Zep­pe­lin, so­los de gui­ta­rra ava­sa­lla­do­res, rit­mos funk, ca­den­cias del blues y ba­la­das. Lo gra­bó en­tre Nue­va York y Los Án­ge­les con mú­si­cos di­fe­ren­tes en ca­da se­sión. No ha­bía to­ca­do con nin­guno de ellos an­te­rior­men­te. Si hay al­guien a quien le gus­ta di­na­mi­tar su pro­pia zo­na de con­fort, ese al­guien es Jack Whi­te. Mien­tras ejer­ce, en Third Man Re­cords si­gue gra­ban­do y pren­san­do vi­ni­los con po­ca o nin­gu­na in­ten­ción de ha­cer ne­go­cio, se­gún él di­ce. Só­lo as­pi­ra a di­fun­dir el ta­len­to de unos ar­tis­tas y a sos­te­ner una ma­ne­ra ro­mán­ti­ca de afron­tar es­te ne­go­cio. Es el es­pí­ri­tu re­na­cen­tis­ta que el rock & roll de es­te si­glo ne­ce­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.