Un Fe­rra­ri de uso dia­rio.

GQ (Spain) - - Sumario -

El Por­to­fino es el pri­mer co­che de la mar­ca di­ri­gi­do a ese clien­te que quie­re usar su de­por­ti­vo a dia­rio. Así que es el cu­pé-ca­brio más rá­pi­do del mun­do y tam­bién uno de los más có­mo­dos. Lo pro­ba­mos (ba­jo la llu­via) en las ca­rre­te­ras de la Pu­glia ita­lia­na.

la vi­da con­sis­te en ele­gir; y esas elec­cio­nes vi­ta­les con­di­cio­nan el ti­po de co­che que con­du­ces. Si de­ci­des te­ner hi­jos, por ejem­plo, es muy po­si­ble que te veas obli­ga­do a sus­ti­tuir tu bo­ni­to cu­pé por un es­pa­cio­so fa­mi­liar. Si uti­li­zas el co­che a dia­rio en ciu­dad, eres car­ne de pe­que­ño uti­li­ta­rio; y si te gus­ta via­jar o prac­ti­car de­por­tes al ai­re li­bre, por men­cio­nar un úl­ti­mo ca­so, el sen­ti­do co­mún de­ter­mi­na que te com­pres un SUV.

No obs­tan­te, en con­ta­das oca­sio­nes pue­des te­ner­lo to­do sin re­nun­ciar a na­da. No di­re­mos que sea ba­ra­to, pe­ro tal en­ca­je de bo­li­llos exis­te. Lo sa­be­mos por­que lo aca­ba­mos de pro­bar en el sur de Ita­lia. Es un cu­pé, un ca­brio, un su­per­de­por­ti­vo, un fa­mi­liar y un vehícu­lo ver­sá­til pa­ra usar a dia­rio; y se lla­ma Fe­rra­ri Por­to­fino.

Pa­ra en­ten­der es­te vehícu­lo, ha­ce fal­ta sa­ber an­tes que, en­tre los nue­vos clien­tes de la mar­ca ita­lia­na, un al­to por­cen­ta­je uti­li­za su de­por­ti­vo to­dos los días o pa­ra ir­se de va­ca­cio­nes (un 85%); y que has­ta un 30% sue­le ocu­par las pla­zas tra­se­ras (so­bre to­do con sus hi­jos: di­cho­so el cha­val que va ca­da día al co­le­gio en un Fe­rra­ri). Así que, pues­tos a sus­ti­tuir el Ca­li­for­nia, en Ma­ra­ne­llo pen­sa­ron en ha­cer un co­che mu­cho más prác­ti­co, con un di­se­ño lla­ma­ti­vo pe­ro no os­ten­to­so –so­cial­men­te acep­ta­ble, nos di­cen– y que, ya de pa­so, su­pe­rara en pres­ta­cio­nes a su an­te­ce­sor. Dos en uno… o cua­tro en uno, si con­si­de­ra­mos que es un cu­pé-ca­brio de te­cho rí­gi­do. La cua­dra­tu­ra del círcu­lo.

El re­sul­ta­do, sin em­bar­go, pa­ra na­da es un Fran­kens­tein. Por un la­do, su per­fil de dos vo­lú­me­nes es to­do un ha­llaz­go: con el te­cho en su lu­gar –se plie­ga en 14 se­gun­dos, in­clu­so en mo­vi­mien­to a ba­ja ve­lo­ci­dad–, no di­rías que es un des­ca­po­ta­ble. Por otro, cum­ple ca­si a la per­fec­ción con lo

EL FE­RRA­RI POR­TO­FINO ES EL CU­PÉ-CA­BRIO MÁS RÁ­PI­DO DEL MUN­DO, PE­RO ESO NO LE IM­PI­DE SER PRÁC­TI­CO Y VER­SÁ­TIL

que le pe­di­rías a una ber­li­na fa­mi­liar: buen ac­ce­so a to­das las pla­zas, es­pa­cio pa­ra las pier­nas y pa­ra la ca­be­za, un ma­le­te­ro ca­paz de al­ber­gar dos o tres ma­le­tas, au­to­no­mía de has­ta 730 km y un con­fort de mar­cha sor­pren­den­te –con es­te Fe­rra­ri no te de­ja­rás la es­pal­da en los ba­ches ni ju­ra­rás en arameo ca­da vez que veas un guar­dia tum­ba­do gra­cias a la sus­pen­sión elec­tro­mag­né­ti­ca adap­ta­ti­va SCM-E–. In­clu­so dis­po­ne de un sis­te­ma de vál­vu­las que mo­du­la el so­ni­do de los es­ca­pes pa­ra que só­lo true­nen de ver­dad cuan­do quie­ras es­cu­char­los –no ha­ce fal­ta de­cir que, co­mo en to­do Fe­rra­ri, sue­nan a mú­si­ca ce­les­tial–.

Po­dría pa­re­cer por lo di­cho has­ta aho­ra que el Por­to­fino sa­cri­fi­ca la de­por­ti­vi­dad en aras de la versatilidad y el con­fort. Na­da más le­jos de la reali­dad: en el la­do pres­ta­cio­nal, nos en­con­tra­mos un GT de 600 CV (40 más que el Ca­li­for­nia T), que se ali­men­tan del mul­ti­pre­mia­do mo­tor V8 tur­bo de 3,8 li­tros de la mar­ca. To­do ello co­nec­ta­do a una trans­mi­sión de do­ble em­bra­gue y sie­te ve­lo­ci­da­des.

Su ace­le­ra­ción li­neal es bru­tal –ha­ce el 0 a 200 km/h en 10,8 sg–, pe­ro la la­te­ral no se que­da atrás. Es el pri­mer co­che de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas al que Fe­rra­ri equi­pa con el di­fe­ren­cial elec­tró­ni­co Ediff3 y eso mar­ca la di­fe­ren­cia. Ade­más, el cha­sis es un 35% más rí­gi­do, fru­to de me­jo­ras en su cons­truc­ción y de la uti­li­za­ción de ele­men­tos ae­ro­di­ná­mi­cos –co­mo el ca­rro­za­do de los ba­jos– con ca­rác­ter es­truc­tu­ral. Me­jo­ra al Ca­li­for­nia T en rec­ta, en cur­va rá­pi­da y en cur­va len­ta, y es por de­re­cho pro­pio el cu­pé-ca­brio más rá­pi­do del mun­do.

En el in­te­rior des­ta­can los nue­vos asien­tos, más er­go­nó­mi­cos y li­ge­ros, la pan­ta­lla mul­ti­touch de 10,25" –con Ap­ple Car­play y na­ve­ga­dor en 3D– y el re­no­va­do cli­ma­ti­za­dor (que aho­ra es un 25% más rá­pi­do y un 50% más si­len­cio­so). Co­mo no­ve­dad, ofre­ce un dis­play tác­til pa­ra el pa­sa­je­ro de 8,8", en el que el co­pi­lo­to pue­de ope­rar fun­cio­nes del co­che o li­mi­tar­se a con­tem­plar la in­for­ma­ción del via­je.

En con­clu­sión, por unos 215.000 eu­ros Fe­rra­ri te ofre­ce la po­si­bi­li­dad de com­prar un sue­ño del que no te arre­pen­ti­rás cuan­do te des­pier­ten a gri­tos los ni­ños. Un cu­pé-ca­brio pa­ra dis­fru­tar to­dos los días, ha­ga sol o llue­va. Ele­gir nun­ca ha si­do más fá­cil.

La caí­da del te­cho ge­ne­ra un vór­ti­ce ae­ro­di­ná­mi­co jun­to al pe­que­ño spoi­ler del ma­le­te­ro, que aña­de car­ga a al­ta ve­lo­ci­dad sin ne­ce­si­dad de aña­dir un ale­rón apa­ra­to­so.

La tra­se­ra evo­lu­cio­na li­ge­ra­men­te res­pec­to al Ca­li­for­nia T, so­bre to­do en lo to­can­te a la po­si­ción de los fa­ros y el con­jun­to pa­ra­cho­ques-di­fu­sor de ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.