Law­ren­ce Levy, el bra­zo fi­nan­cie­ro de Ste­ve Jobs en Pi­xar.

GQ (Spain) - - Sumario -

Law­ren­ce Levy y el buen ol­fa­to de Ste­ve Jobs lo­gra­ron que una em­pre­sa de ani­ma­ción en cri­sis de­vi­nie­se en re­fe­ren­te mun­dial.

En 1994, Law­ren­ce Levy ejer­cía co­mo eje­cu­ti­vo de fi­nan­zas en una com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca de Si­li­con Va­lley (Ca­li­for­nia, EE UU). Aquel año, en no­viem­bre, re­ci­bió una lla­ma­da. Al otro la­do del ca­ble es­ta­ba Ste­ve Jobs, un em­pre­sa­rio que aún no era la fi­gu­ra glo­bal que co­no­ci­mos tiem­po des­pués. "Quie­ro ofre­cer­te un pues­to en mi em­pre­sa. ¿Co­no­ces Pi­xar?", le di­jo Jobs. Por en­ton­ces, el es­tu­dio era un agu­je­ro ne­gro de di­ne­ro sin un mo­de­lo de ne­go­cio cla­ro (de­sa­rro­llo de soft­wa­re de ani­ma­ción, rea­li­za­ción de co­mer­cia­les te­le­vi­si­vos y cor­po­ra­ti­vos…). Levy acep­tó, ju­ró car­go co­mo di­rec­tor fi­nan­cie­ro e hi­zo equi­po con el co­fun­da­dor de Ap­ple, con quien re­de­fi­nió los ob­je­ti­vos de Pi­xar: rea­li­zar y pro­du­cir pe­lí­cu­las ani­ma­das. Jun­tos se en­car­ga­ron tam­bién de di­se­ñar la es­tra­te­gia co­mer­cial y la sa­li­da a bol­sa de la en­ti­dad. "Jobs fue un gran com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo y un gran ami­go", nos ex­pli­ca Levy. "Man­tu­vi­mos siem­pre una re­la­ción muy co­la­bo­ra­ti­va, gra­ti­fi­can­te y es­ti­mu­lan­te".

Na­ci­do en Londres, li­cen­cia­do en la es­cue­la de ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de In­dia­na y en la Fa­cul­tad de De­re­cho de Har­vard, Levy cuen­ta aho­ra su pa­so por el (hoy mi­llo­na­rio) es­tu­dio en el li­bro De Pi­xar al cie­lo: Mis años con Ste­ve Jobs y có­mo rein­ven­ta­mos la in­dus­tria del ci­ne (Deus­to). En es­ta suer­te de me­mo­rias pro­fe­sio­na­les mues­tra las bam­ba­li­nas de una de las em­pre­sas más in­no­va­do­ras de fi­na­les del si­glo XX, una com­pa­ñía que lle­va dos dé­ca­das po­nien­do pa­tas arri­ba la

in­dus­tria del ocio: "Pi­xar mar­có el co­mien­zo de una era. Mu­chos ni­ños [¡y adul­tos!] han cre­ci­do con nues­tras pe­lí­cu­las. Es un pro­yec­to de Si­li­con Va­lley que se ha he­cho un hue­co en Holly­wood, lo cual no es na­da ha­bi­tual. Su éxi­to se de­be a la ca­pa­ci­dad de jun­tar y ha­cer tra­ba­jar en armonía a mu­chos ta­len­tos en áreas de de­sa­rro­llo, pro­duc­ción y ne­go­cios. Sin em­bar­go, to­da luz pro­yec­ta som­bras: "La gente ve Pi­xar co­mo un lu­gar utó­pi­co del que sur­gen gran­des his­to­rias, pe­ro lo cier­to es que tam­bién fue una aven­tu­ra de al­to ries­go que du­ran­te un tiem­po es­tu­vo muy cer­ca de fra­ca­sar".

LA ERA DIS­NEY

En 2006, tras re­ven­tar el mer­ca­do con cin­tas de bri­llan­tí­si­ma fac­tu­ra –Toy Story, Mons­truos, S.A., Bus­can­do a Ne­mo o Los in­creí­bles–, Levy y Jobs de­ci­die­ron ven­der la com­pa­ñía a Walt Dis­ney. El pez gor­do se co­mió al pe­que­ño y ta­len­to­so a gol­pe de ta­lo­na­rio. "El pro­ce­so arran­có en 2005, cuan­do las ac­cio­nes de Pi­xar es­ta­ban por las nu­bes. Tu­vi­mos du­das por­que no sa­bía­mos có­mo iba a en­ca­jar el en­tre­te­ni­mien­to ani­ma­do en Dis­ney que, por aquel tiem­po, es­ta­ba muy cen­tra­da en sus par­ques te­má­ti­cos. Bob Iger, que aca­ba­ba de ser nom­bra­do CEO de la com­pa­ñía, nos pro­me­tió que los di­bu­jos se­gui­rían sien­do el al­ma de la ca­sa. Y así ha si­do".

Po­co des­pués de aque­lla ne­go­cia­ción, con la ca­sa re­for­ma­da y fe­liz­men­te ha­bi­ta­da por al­gu­nos de los per­so­na­jes ani­ma­dos más ce­le­bres de la his­to­ria re­cien­te, Levy hi­zo las ma­le­tas y se mar­chó: "Tu­ve una ca­rre­ra ma­ra­vi­llo­sa en Si­li­con Va­lley, pe­ro em­pe­cé a ver pro­ble­mas en lo que yo lla­mo la cul­tu­ra del ren­di­mien­to, un mo­do de tra­ba­jo ob­se­si­vo en­fo­ca­do en te­ner éxi­to y re­co­no­ci­mien­to a to­da cos­ta. Es­to con­lle­va es­trés, an­sie­dad, de­sigual­dad e in­clu­so so­le­dad. Por eso, al ce­rrar aque­lla eta­pa fun­dé Ju­ni­per, una fun­da­ción que tra­ta de po­ten­ciar nues­tras cua­li­da­des in­ter­nas –ale­gría, paz y com­pa­sión– a tra­vés de la me­di­ta­ción y de las fi­lo­so­fías orien­ta­les".

Hoy, no obs­tan­te, Levy vuel­ve a re­cor­dar sus días en Pi­xar –los bue­nos y los ma­los– en un li­bro que evi­den­cia que to­do equi­po crea­ti­vo tie­ne una con­tra­par­te ad­mi­nis­tra­ti­va que po­ne lí­mi­tes a su ima­gi­na­ción des­bo­ca­da. "Las gran­des his­to­rias, ya sean en for­ma de pe­lí­cu­la, se­rie o cual­quier otro me­dio, son ex­tre­ma­da­men­te di­fí­ci­les y cos­to­sas de lle­var a ca­bo. Re­quie­ren mu­cha co­la­bo­ra­ción, pa­cien­cia y dis­po­si­ción pa­ra asu­mir ries­gos. Eso sí, tam­bién son un desafío de lo más emo­cio­nan­te".

EL ÉXI­TO DE PI­XAR SE DE­BE A LA CA­PA­CI­DAD DE HA­CER TRA­BA­JAR EN ARMONÍA A MU­CHOS TA­LEN­TOS

CON 'TOY STORY' (1995) EM­PE­ZÓ TO­DO Fue un pa­so ade­lan­te en tér­mi­nos de ani­ma­ción por or­de­na­dor. Tam­bién por la enor­me po­pu­la­ri­dad que lo­gró la his­to­ria y sus per­so­na­jes.aún hoy si­gue sien­do una pe­lí­cu­la muy in­no­va­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.