Louis Vuit­ton, es­pí­ri­tu tro­ta­mun­dos.

Louis Vuit­ton reúne si­glo y me­dio de via­jes, mo­da y ar­tícu­los de lu­jo en una ex­po­si­ción que con­ver­ti­rá el mu­seo Thys­sen-bor­ne­mis­za de Ma­drid en el sa­té­li­te más ex­clu­si­vo del mun­do.

GQ (Spain) - - Sumario -

Del mis­mo mo­do que en el mun­do de El prin­ci­pi­to un som­bre­ro ocul­ta­ba un ele­fan­te de­vo­ra­do por una boa cons­tric­tor, en el de Louis Vuit­ton un sim­ple com­ple­men­to nun­ca es lo que pa­re­ce. Con más de 160 años de his­to­ria, la mai­son de ar­tícu­los de lu­jo más fa­mo­sa de Fran­cia acu­mu­la un pa­tri­mo­nio fí­si­co e in­ma­te­rial que desafía lo ob­vio. En ese mi­cro­cos­mos no ri­gen le­yes te­rre­na­les –allí New­ton o Max­well sue­nan a nom­bres de bu­fe­te de abogados–, sino nor­mas re­dac­ta­das por ciu­da­da­nos tan ilus­tres co­mo Au­drey Hep­burn, Cat­he­ri­ne De­neu­ve, Alain De­lon o Ja­ne Fon­da. An­tes de la glo­ba­li­za­ción, los clien­tes de es­ta ca­sa pa­ri­si­na ya co­no­cían el len­gua­je uni­ver­sal del ar­te de via­jar, la glo­ria de­por­ti­va o la ma­te­ria­li­za­ción de la be­lle­za. A tra­vés de sus cé­le­bres baú­les, ma­le­tas y otros pro­duc­tos de piel –y con su pre­sen­cia en los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de la his­to­ria re­cien­te, de Holly­wood a Ro­land Ga­rros–, es­te cuer­po ce­les­te ac­túa hoy co­mo una di­na­mo in­can­sa­ble.

En el as­te­roi­de pro­yec­ta­do por An­toi­ne de Sain­te­xu­péry ha­bía "hier­bas bue­nas y hier­bas ma­las y, por lo tan­to, se­mi­llas de unas y otras", pe­ro en el de Louis Vuit­ton, más lu­mi­no­so que aquél, só­lo hay de las primeras. Ese ver­gel es el que bro­ta­rá es­ta primavera en el mu­seo Thys­sen-bor­ne­mis­za de Ma­drid. La fir­ma de lu­jo ha se­lec­cio­na­do lo me­jor de su le­ga­do ma­te­rial y lo ha dis­pues­to en un re­co­rri­do his­tó­ri­co que re­ci­be el nom­bre de Ti­me Cap­su­le. La ex­po­si­ción, que ya ha pa­sa­do por otras ca­pi­ta­les, lle­ga por fin a nues­tro país pa­ra ofre­cer­nos un via­je con bi­lle­te de vuel­ta. Di­vi­di­da en va­rias sa­las, mos­tra­rá, en­tre otras co­sas, el sa­ber ha­cer ar­te­sano que per­ma­ne­ce vi­gen­te des­de 1854. Sin ol­vi­dar, có­mo no, el com­pro­mi­so de Louis Vuit­ton con el de­por­te –mun­dia­les de fút­bol y rugby in­clui­dos– por me­dio del pa­tro­ci­nio de tor­neos o el di­se­ño de tro­feos, es­tu­ches e in­clu­so ba­lo­nes –a la iz­quier­da, el que crea­ron pa­ra la FIFA World Cup de 1998–. ¿Quién di­jo que es­tu­vié­ra­mos so­los en el uni­ver­so? Es­ta cáp­su­la del tiem­po es la prue­ba de­fi­ni­ti­va de que exis­ten otros pla­ne­tas. Y al­gu­nos son in­fi­ni­tos.

ES­PÍ­RI­TU TRO­TA­MUN­DOS Así de ele­gan­te via­ja­ba en 1966 el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Da­vid Bai­ley y Cat­he­ri­ne De­neu­ve.

EN­CAR­GOS ES­PE­CIA­LES La mai­son ga­la ha co­la­bo­ra­do en la rea­li­za­ción de los co­fres que guar­dan los tro­feos más pre­cia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.