Ilan Ché­tri­te, di­rec­tor crea­ti­vo de San­dro Hom­me.

El as­tu­to li­ber­ta­dor del 'chic' pa­ri­sino

GQ (Spain) - - Sumario -

Ha­ce diez años, Ilan Ché­tri­te con­ven­ció a sus pa­dres, Évely­ne y Di­dier, pa­ra que le con­fia­ran la am­plia­ción del ne­go­cio fa­mi­liar. Al­go es­cép­ti­co, el ma­tri­mo­nio de­ci­dió acep­tar el re­to de su hi­jo y pu­so en sus ma­nos el lan­za­mien­to de San­dro Hom­me, la di­vi­sión mas­cu­li­na de un im­pe­rio que hoy cuen­ta con cer­ca de 400 pun­tos de ven­ta en to­do el mun­do. Ya ha pa­sa­do una dé­ca­da y el ba­lan­ce de la aven­tu­ra no pue­de ser más fa­vo­ra­ble. For­ma­do en la uni­ver­si­dad Pa­ris-daup­hi­ne, el pri­mo­gé­ni­to de los Ché­tri­te es hoy uno de los di­rec­to­res crea­ti­vos más res­pe­ta­dos (y jó­ve­nes) de Pa­rís. El es­ti­lo de­pu­ra­do de sus di­se­ños y la ra­cio­na­li­dad de sus pro­pues­tas cons­ti­tu­yen una ver­sión re­no­va­da y ase­qui­ble del chic fran­cés. Ade­más, a di­fe­ren­cia de otros co­le­gas, pa­sa de ador­nar su tra­ba­jo con va­cuos con­cep­tos: "No me gus­ta in­te­lec­tua­li­zar lo que ex­pre­sa­mos, sim­ple­men­te tra­ta­mos de ha­cer mo­da cool que des­pier­te el in­te­rés de la gente. To­da co­lec­ción par­te de una emo­ción que lue­go desa­rro­lla­mos en un mood­board. Mi equi­po es mi ma­yor or­gu­llo, y sin él no po­dría ha­cer lo que ha­go", ex­pli­ca. Tra­ba­jar en fa­mi­lia y con la gente que con­si­de­ra par­te de su fa­mi­lia le man­tie­ne le­jos de la ten­ta­ción de dar­se ín­fu­las. Y no pa­re­ce una po­se. "La ele­gan­cia es ge­ne­ro­si­dad", re­ma­ta.

"Creo que las re­des so­cia­les han pro­vo­ca­do que la gente ha­ya per­di­do su iden­ti­dad. Me asus­ta pen­sar que to­dos quie­ran ves­tir igual. En nues­tro ca­so, in­ten­ta­re­mos se­guir tra­ba­jan­do pa­ra que la ro­pa pro­por­cio­ne pla­cer", di­ce. TIEM­POS MO­DER­NOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.