CUL­TU­RA

GQ (Spain) - - CULTURA -

Ta­tia­na Ya­co­vleff (San Pe­ters­bur­go, 1906NY, 1991), que pro­ce­día de una fa­mi­lia de in­te­lec­tua­les (su abue­lo ma­terno ha­bía si­do di­rec­tor del Ba­llet Im­pe­rial Ma­riins­ki), lle­gó a París en 1922, a los 19 años, tras su­frir las pe­nu­rias de la Ru­sia soviética pos­re­vo­lu­cio­na­ria. En­tre los pa­rien­tes que la es­pe­ra­ban en París se en­con­tra­ba su tío, el cé­le­bre pin­tor y ex­plo­ra­dor Ale­xan­dre Ya­co­vleff, cu­ya fa­ma en los años 20 se­ría hoy com­pa­ra­ble a la de una es­tre­lla del rock. La fi­gu­ra más ro­mán­ti­ca de la fa­mi­lia te­nía dos aman­tes: una era la bai­la­ri­na An­na Pá­vlo­va; la otra, una em­pre­sa­ria tea­tral, Hen­riet­te Pas­car, ma­dre de un hi­jo ado­les­cen­te lla­ma­do Ale­xan­dre Li­ber­man, quien, años más tar­de, se con­ver­ti­ría en aman­te de Ta­tia­na y fi­nal­men­te en el pa­dras­tro de la es­cri­to­ra.

En 1928, la nos­tal­gia de Ta­tia­na por las co­sas que ha­bía de­ja­do en su pa­tria se vio ali­via­da gra­cias a un via­je­ro pro­ce­den­te de Ru­sia, el gran amor de su vida: Vla­dí­mir Maia­kovs­ki, el poe­ta más ce­le­bra­do de la Re­vo­lu­ción. En París Ta­tia­na se co­dea­ba con la crè­me de la crè­me de los fran­ce­ses y de los círcu­los de emi­gra­dos ru­sos: Pro­kó­fiev, Cha­gall, El­sa Trio­let. Mien­tras tan­to, era cor­te­ja­da por al­gu­nos de los hom­bres más desea­dos de la ciudad. En 1929 acep­tó la pro­po­si­ción ma­tri­mo­nial de un jo­ven di­plo­má­ti­co fran­cés, Ber­trand du Ples­six, pa­dre de la au­to­ra, pe­ro an­tes del ter­cer año de ca­sa­dos se se­pa­ra­ron. En ese mo­men­to ya ha­bía en­tra­do en es­ce­na Ale­xan­der Li­ber­man (Kiev, 1912-Mia­mi, 1999), quien lle­ga­ría a ser una de las vo­ces más in­flu­yen­tes en la edi­ción de re­vis­tas du­ran­te el si­glo XX.

Al co­mien­zo de la ocu­pa­ción na­zi, y tras no po­cas aven­tu­ras, la ya fa­mi­lia Li­ber­man hu­ye de París y, vía Ni­za, Ma­drid y Lis­boa, re­ca­la en Nue­va York. La tra­yec­to­ria de Alex y Ta­tia­na re­pre­sen­ta una his­to­ria de éxi­to tí­pi­ca­men­te ame­ri­ca­na: em­pe­zan­do, cuan­do lle­gó a EE UU en 1941, con un tra­ba­jo mo­des­to en el de­par­ta­men­to ar­tís­ti­co de la re­vis­ta Vo­gue, en po­cos me­ses Alex ya ha­bía as­cen­di­do a di­rec­tor ar­tís­ti­co. Dos dé­ca­das des­pués era di­rec­tor de pu­bli­ca­cio­nes de to­do el imperio edi­to­rial Con­dé Nast, que ba­jo su di­rec­ción fue cre­cien­do has­ta en­glo­bar GQ, Vo­gue, Va­nity Fair, Con­dé Nast Tra­ve­ller, Ar­chi­tec­tu­ral Di­gest, Gla­mour, Ma­de­moi­se­lle, Hou­se and Gar­den, Bri­de’s, Self, Gour­met, De­tails, Wo­man, Allu­re y Bon Ap­pé­tit. Es­tu­vo vin­cu­la­do a Con­dé Nast has­ta ca­si su muer­te, en 1999, sin de­jar de ali­men­tar, al mis­mo tiem­po, su tra­yec­to­ria co­mo pin­tor, es­cul­tor y fo­tó­gra­fo.

EL AR­TE DEL GLA­MOUR Alex con­du­cía Vo­gue por el ca­mino de las re­vis­tas in­for­ma­ti­vas. Apos­tó por pu­bli­car las imá­ge­nes de Ce­cil Bea­ton del Londres bom­bar­dea­do. Le en­car­gó a la gran fo­tó­gra­fa Lee Mi­ller que cu­brie­ra el con­flic­to de Eu­ro­pa. Fi­nal­men­te, des­cu­brió a un jo­ven fo­tó­gra­fo ame­ri­cano, Ir­ving Penn. Su ins­tin­to pa­ra de­tec­tar el ta­len­to se ma­ni­fies­ta en es­ta anéc­do­ta: en 1943, en una subas­ta be­né­fi­ca se sin­tió ho­rro­ri­za­do al oír al pú­bli­co reír­se cuan­do pre­sen­ta­ron una obra abs­trac­ta de un pin­tor po­co co­no­ci­do. En­fu­re­ci­do por­que el tra­ba­jo de un ar­tis­ta fuese ri­di­cu­li­za­do, Alex com­pró el cua­dro en el ac­to por 150 dó­la­res. Era La lo­ba, de Jack­son Po­llock.

A fi­na­les de los años 40, Alex ini­ció su pro­yec­to de fo­to­gra­fiar los es­tu­dios de los gran­des ar­tis­tas fran­ce­ses del si­glo XX, tra­ba­jo reuni­do en una obra fun­da­men­tal de do­cu­men­ta­ción ar­tís­ti­co-his­tó­ri­ca, The Ar­tist in His Stu­dio. Bra­que, Ma­tis­se, Pi­cas­so, Gia­co­met­ti, Cé­zan­ne, Mo­net, Kan­dins­ki o Lé­ger fue­ron al­gu­nos de los nu­me­ro­sos ar­tis­tas por él do­cu­men­ta­dos. A prin­ci­pios de los 50, la lis­ta de ce­le­bri­da­des reu­ni­das en una de las fies­tas de los Li­ber­man po­día in­cluir a per­so­na­li­da­des co­mo Yul Bryn­ner, Gre­ta Gar­bo, Co­co Cha­nel, Ch­ris­tian Dior, Jean Bal­main o Jean Des­sès. La lis­ta no de­be­ría ex­cluir a Mar­le­ne Die­trich, la ami­ga más ín­ti­ma de Ta­tia­na du­ran­te los 50 y 60, quien sa­tis­fi­zo –y de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar– la pro­fun­da ne­ce­si­dad de los Li­ber­man de ver­se em­pa­pa­dos de fa­ma y gla­mour. Se­gún Fran­ci­ne, pa­ra sus pa­dres la Na­vi­dad "só­lo era otra oca­sión más pa­ra ele­var su es­ta­tus so­cial ce­le­bran­do gran­des y os­ten­to­sas reunio­nes". Os­car de la Ren­ta, que con­si­de­ra­ba que los Li­ber­man te­nían más "mis­te­rio y ma­gia" que na­die, ju­gó al back­gam­mon los fi­nes de se­ma­na con Alex du­ran­te mu­chos años.

En 1967, la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta y su ma­ri­do, el fo­tó­gra­fo Lord Snow­don, pa­sa­ron unos días en la re­si­den­cia de los Li­ber­man, en la ca­lle 70. Allí es­ta­ba to­do el mun­do: Fa­ye Du­na­way, Pe­ne­lo­pe Tree, Ca­te­ri­ne Mi­li­nai­re, Fra­nçoi­se de Lan­gla­de, Sal­va­dor Da­lí y su leo­par­do… To­dos acu­dían a la ca­lle 70 a ren­dir tri­bu­to a la mu­sa de Maia­kovs­ki. Tan­to Ros­tro­pó­vich co­mo Barysh­ni­kov lle­ga­ron a ser bue­nos ami­gos su­yos.

Co­mo cuen­ta la es­cri­to­ra en es­tas memorias, "una ma­ne­ra de traer a nues­tros ama­dos di­fun­tos de nue­vo a la vida es es­cri­bir so­bre ellos, al­go que apor­ta más co­no­ci­mien­to de no­so­tros mis­mos que cual­quier otra for­ma li­te­ra­ria".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.