E

GQ (Spain) - - MODA -

n plena fas­hion week pa­ri­si­na, en un im­po­nen­te pa­la­ce­te si­tua­do en el Jar­dín de las Tu­lle­rías, Ta­das­hi Ya­nai (69 años, Ya­ma­gu­chi, Ja­pón) com­prue­ba has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle de la ex­po­si­ción tem­po­ral que ha or­ga­ni­za­do pa­ra ani­mar el co­ta­rro. Uniq­lo no des­fi­la, pe­ro es­tá. Siem­pre es­tá. No par­ti­ci­pa del es­pec­tácu­lo, pe­ro for­ma par­te de él. Nun­ca or­ga­ni­za front rows, pe­ro su si­tio es la pri­me­ra fi­la. Es pu­ro es­ta­blish­ment aun­que a ve­ces se com­por­te co­mo un an­ti­sis­te­ma. Ésa es la fi­lo­so­fía del ideó­lo­go de la doc­tri­na li­fe­wear, un neo­lo­gis­mo que acu­ñó el pro­pio Ya­nai pa­ra de­fi­nir su ma­ne­ra de ver la mo­da. Ni un rui­do, ni un pa­so en fal­so. Co­mo el tí­pi­co usua­rio de What­sapp que nun­ca se pro­nun­cia en los gru­pos pe­ro siem­pre res­pon­de si le es­cri­bes.

Con mo­ti­vo de la inau­gu­ra­ción de la mues­tra Los nue­vos es­tán­da­res del pun­to, un au­to­ho­me­na­je que glo­sa las bon­da­des del knit­wear de la fir­ma, Ya­nai re­ci­be a GQ Es­pa­ña en una enor­me sa­la des­nu­da de ador­nos: cua­tro pa­re­des blan­cas, unas si­llas en for­ma de me­dia­lu­na y una tra­duc­to­ra que no se se­pa­ra de él. To­do ello an­ti­ci­pa la en­re­ve­sa­da sim­pli­ci­dad que pre­di­ca. "Mu­chas ve­ces se nos se­ña­la erró­nea­men­te co­mo una com­pa­ñía de fast fas­hion, pe­ro Uniq­lo no ven­de mo­da", ex­pli­ca sin in­mu­tar­se. El ma­tiz vie­ne des­pués: "A pe­sar de la ma­la prensa que tie­ne la pro­duc­ción ma­si­va, si em­pleas la úl­ti­ma tec­no­lo­gía pue­des ob­te­ner pro­duc­tos de gran ca­li­dad a pre­cios com­pe­ti­ti­vos. Eso es lo que no­so­tros lla­ma­mos li­fe­wear. Ro­pa he­cha des­de la mi­ra­da del con­su­mi­dor, no des­de la in­di­vi­dua­li­dad del di­se­ña­dor. Nues­tros di­se­ños me­jo­ran el día a día de la gen­te".

Mo­da que no si­gue mo­das, en de­fi­ni­ti­va. Una afir­ma­ción ro­tun­da que en reali­dad es una ver­dad a me­dias. Uniq­lo ofre­ce to­das las pren­das que pue­den ca­ber en el ves­ti­dor, así co­mo un ca­tá­lo­go adi­cio­nal que com­pen­sa su ADN an­ti­fas­hion. Por ejem­plo, las co­lec­cio­nes di­ri­gi­das por J.W. An­der­son, Ch­ris­top­he Le­mai­re o Inès de La Fres­san­ge, así co­mo va­rias lí­neas es­pe­cia­li­za­das en de­nim, ro­pa in­te­rior, cash­me­re, acol­cha­dos (Ul­tra Light Down) o ca­mi­se­tas gráficas (UT).

¿MA­DRID 2019? La in­me­dia­ta ex­pan­sión de la fir­ma en Es­pa­ña es un se­cre­to a vo­ces. Ya­nai por fin lo con­fir­ma: "Bar­ce­lo­na y Ma­drid for­man par­te de los pla­nes de Uniq­lo". (Hel­mut Lang, Com­ptoir des Co­ton­niers, Theory, etc.). Su CEO y pre­si­den­te es, se­gún For­bes, el se­gun­do hom­bre más ri­co de Ja­pón.

UN FU­TU­RO SIN LÍ­MI­TES Ha­ce un año, Ya­nai pre­sen­tó su plan pa­ra 2020. Su ob­je­ti­vo es su­pe­rar en ven­tas a H&M y al gru­po de Ortega. "As­pi­ra­mos a ese ob­je­ti­vo, pe­ro to­do de­pen­de del fa­vor de los clien­tes. Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra con­se­guir­lo. Nues­tros pla­nes in­me­dia­tos son me­jo­rar los pro­duc­tos ca­da día y abrir tien­das en Eu­ro­pa, Asia y EE UU, así co­mo desa­rro­llar el e-com­mer­ce", ase­gu­ra.

A pun­to de cum­plir 70 años, el em­pre­sa­rio se en­cuen­tra en plena for­ma. Lle­var a Uniq­lo has­ta don­de es­tá no ha si­do un ca­mino fá­cil: ha abier­to y ce­rra­do tien­das, y ha to­ma­do mu­chas de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das. Le­jos de omi­tir o ma­qui­llar sus pun­tos dé­bi­les, Ya­nai los reivin­di­ca. Los erro­res son, a su juicio, fuer­zas re­den­to­ras que ayu­dan a avan­zar y rec­ti­fi­car vie­jas creen­cias. In­clu­so ha pu­bli­ca­do un li­bro ti­tu­la­do Una vic­to­ria, nue­ve de­rro­tas. Pa­ra que nun­ca se le ol­vi­de. Ni a él ni a sus dos hi­jos. El fra­ca­so es, a ve­ces, más fruc­tí­fe­ro que el éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.