"LA DI­PLO­MA­CIA TRA­DI­CIO­NAL ES­TÁ MUY ME­CA­NI­ZA­DA. YO QUI­SE DAR­LE UN VUEL­CO"

GQ (Spain) - - DJS -

DU­RAN­TE NUES­TRO ENCUENTRO

con el ex em­ba­ja­dor de EE UU en Es­pa­ña, Ja­mes Cos­tos (Lo­well, Mas­sa­chu­setts, 1963), le su­ge­ri­mos rea­li­zar la en­tre­vis­ta en el ma­dri­le­ño Bar To­ma­te. La pro­pues­ta es in­tere­sa­da, da­da la cer­ca­nía del res­tau­ran­te con la redacción de GQ, pe­ro tie­ne otro pro­pó­si­to más re­le­van­te: es el pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to al que acu­dió a co­mer na­da más ate­rri­zar en la em­ba­ja­da en 2013. Lo sa­bía­mos de an­te­mano por­que lo ha­bía­mos leí­do en su re­cién pu­bli­ca­do li­bro, el ya bes­tse­ller El ami­go ame­ri­cano (De­ba­te), don­de re­pa­sa de for­ma por­me­no­ri­za­da sus ca­si tres años y me­dio co­mo re­pre­sen­tan­te de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma en nues­tro país. Y el epi­so­dio fue más allá de la me­ra anéc­do­ta. De he­cho, lo que ex­pe­ri­men­tó allí mar­có su ma­ne­ra de ac­tuar co­mo em­ba­ja­dor. Pe­ro de­je­mos que sea él el que nos lo cuen­te: "Cuan­do lle­ga­mos, éra­mos los úni­cos clien­tes (se re­fie­re a él y a su pa­re­ja, el di­se­ña­dor de in­te­rio­res Mi­chael Smith). Ce­na­mos tan rá­pi­do co­mo pu­di­mos por­que te­nía­mos la sen­sa­ción de co­mer en un ce­men­te­rio. Creía­mos que es­ta­ba va­cío por la cri­sis", des­cri­be Cos­tos. "Pe­ro en reali­dad ha­bía­mos re­ser­va­do a las sie­te y me­dia, por­que a esa hora se ce­na en mi país y no nos ha­bían avi­sa­do de que eso era muy ra­ro en Es­pa­ña. Des­cu­brí en­ton­ces que cuan­do eres em­ba­ja­dor el mun­do se aco­mo­da a ti y que si te des­cui­das pue­des aca­bar vi­vien­do en una bur­bu­ja. Pe­ro eso era pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio de lo que me ha­bía pe­di­do Oba­ma. Mi la­bor era acer­car­me a los es­pa­ño­les, no ais­lar­me de ellos. A par­tir de en­ton­ces, tra­té de ac­tuar co­mo una per­so­na lo más nor­mal po­si­ble y ofre­cer ac­ce­so per­so­nal siem­pre que pudiera".

Cos­tos hi­zo al­go más que eso. De­jó una hue­lla mu­cho más pro­fun­da en la po­lí­ti­ca, la economía y so­cie­dad es­pa­ño­las que cual­quier otro pre­de­ce­sor en su car­go en tiem­pos re­cien­tes. Y lo hi­zo gra­cias a un nue­vo es­ti­lo de di­plo­ma­cia ba­sa­do en abrir las puer­tas de la em­ba­ja­da a per­so­na­li­da­des me­nos ha­bi­tua­les, prin­ci­pal­men­te aque­llas que per­te­ne­cen al mun­do de la cul­tu­ra o de las start-ups, y po­ner­las en con­tac­to con las de otros ám­bi­tos, co­mo el de las gran­des em­pre­sas o in­clu­so el ejér­ci­to. "Te­nía­mos que re­plan­tear­nos el en­fo­que y lle­gar a gen­te dis­tin­ta, de di­fe­ren­tes ni­ve­les, por­que la di­plo­ma­cia tra­di­cio­nal se ha­bía con­ver­ti­do en al­go muy me­ca­ni­za­do, en al­go ba­sa­do en re­pe­tir los mis­mos pro­ce­sos. La elec­ción de Ba­rack Oba­ma co­mo pre­si­den­te fue trans­for­ma­do­ra, no só­lo pa­ra EE UU sino pa­ra el mun­do, y nues­tro deber era re­fle­jar eso", ex­pli­ca el di­plo­má­ti­co.

de ener­gía y de in­ter­cam­bio de per­so­nas de to­dos los ni­ve­les, que de­ja­ra de ser un es­pa­cio re­ser­va­do pa­ra re­ci­bir só­lo a la éli­te po­lí­ti­ca y em­pre­sa­rial. Era una es­tra­te­gia di­se­ña­da pa­ra me­jo­rar la per­cep­ción que se tie­ne de EE UU y pa­ra dar a co­no­cer el fu­tu­ro de Es­pa­ña, pa­ra que los líderes del ma­ña­na se en­con­tra­sen con los líderes del pre­sen­te e in­ter­cam­bia­sen y com­par­tie­sen ideas. Sim­ple­men­te imi­té lo mis­mo que es­ta­ba pro­mo­vien­do Oba­ma. Lo gra­cio­so es que mi ami­go Liam Al­dous (co­rres­pon­sal de Mo­no­cle en Ma­drid) me di­jo que lo que es­ta­ba ha­cien­do era 'di­plo­ma­cia de pis­ta de bai­le', y se que­dó con ese nom­bre", ex­pli­ca Cos­tos.

SUS EVEN­TOS SE MUL­TI­PLI­CA­RON

–la em­ba­ja­da se que­dó pe­que­ña y hu­bo que tras­la­dar al­guno a es­pa­cios co­mo el Cen­tro Cul­tu­ral Con­de Du­que– y, además de fies­tas, em­pe­zó a pro­mo­ver vi­si­tas es­co­la­res guia­das pa­ra que los más jóvenes pu­die­ran en­ri­que­cer­se con la co­lec­ción ar­tís­ti­ca que al­ber­ga­ba el edi­fi­cio (siem­pre ha te­ni­do de­bi­li­dad por el pin­tor Ja­mes Ab­bott Whistler, tam­bién na­tu­ral de Lo­well); además de ce­nas en las que siem­pre se ase­gu­ra­ba de dar pro­ta­go­nis­mo a gen­te del ar­te, del ci­ne o la mo­da. Gen­te co­mo Adrián Las­tra, Amaia Salamanca, Ja­vier Cá­ma­ra, To­pa­cio Fresh, Miguel Bo­sé, Ágat­ha Ruiz de la Pra­da, Alas­ka o Ma­rio Va­que­ri­zo. Su pa­sa­do co­mo eje­cu­ti­vo de HBO tam­bién le per­mi­tió dar­les aún más lus­tre in­vi­tan­do a es­tre­llas de Holly­wood co­mo Sa­rah Jessica Par­ker o Ha­rri­son Ford. Pe­ro ese pa­sa­do ju­gó un pa­pel to­da­vía más fun­da­men­tal pa­ra ci­men­tar uno de sus gran­des lo­gros (aun­que él se res­te mé­ri­tos y no lo con­si­de­re co­mo su­yo): la re­vo­lu­ción del pa­no­ra­ma te­le­vi­si­vo es­pa­ñol con el des­em­bar­co de Net­flix y la pro­pia HBO. "Me de­di­qué úni­ca­men­te a co­nec­tar a gen­te de aquí y allí, a apro­ve­char los con­tac­tos que te­nía. Ve­nía de esa in­dus­tria y sa­bía de la im­por­tan­cia que pue­de te­ner en la crea­ción de em­pleos. Les en­se­ñé a sus responsables lo bo­ni­to que es Es­pa­ña, cu­yos en­tor­nos uti­li­za­ron lue­go pa­ra ro­dar por ejem­plo Jue­go de tro­nos, y ayu­da­mos en lo que pu­di­mos pa­ra que lle­ga­sen ser­vi­cios de strea­ming ase­qui­bles que pro­por­cio­na­sen con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les de ca­li­dad, que es la me­jor for­ma de lu­char con­tra la pi­ra­te­ría".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.