E

YOHJI YAMAMOTO

GQ (Spain) - - SPIKE LEE -

"El ne­gro sig­ni­fi­ca no me mo­les­tes, no te mo­les­to", es­gri­me el in­tere­sa­do, en reali­dad lo­co por in­cor­diar (re­cuér­de­se que la con­tra­cul­tu­ra ju­ve­nil de los 60 es par­te de su edu­ca­ción sen­ti­men­tal). El an­ti­co­lor re­su­me así una ac­ti­tud an­te la vida que re­sul­ta pu­ro punk. No es ex­tra­ño con­tem­plar sus co­lec­cio­nes/des­fi­les co­mo el que es­cu­cha a los Dam­ned o a los pri­me­ros Bans­hees: una an­da­na­da ra­bio­sa, que arro­lla en su de­sa­rro­llo y con­clu­ye en pleno cres­cen­do, jus­to cuan­do el in­cen­dio ha pren­di­do por den­tro y no hay ma­ne­ra de con­te­ner­lo. Mal­colm Mcla­ren ase­gu­ra­ba re­cor­dar a Yamamoto en los días de Sex, la bou­ti­que de la di­si­den­cia –in­du­men­ta­ria, mu­si­cal, exis­ten­cial–, cuan­do to­da­vía an­da­ba en­no­via­do con Rei Ka­wa­ku­bo, em­pa­pán­do­se de lá­tex ne­gro, tartán y es­ló­ga­nes anar­quis­tas en el Londres del 'no fu­tu­re': "Eran un par de clien­tes es­tu­pen­dos, y con mu­cho es­ti­lo".

_______"A prin­ci­pios de los 80, cuan­do él y Ka­wa­ku­bo in­fil­tra­ron las no­cio­nes orien­ta­les en la mo­da eu­ro­pea, na­die hu­bie­ra ima­gi­na­do que un día to­da la in­dus­tria abra­za­ría el ne­gro. El ne­gro de­vino pro­gre­si­va­men­te en si­nó­ni­mo de chic, for­zán­do­nos a pa­sar por en­ci­ma de su ex­tre­ma uni­for­mi­dad y de­rri­bar fa­cha­das. La po­lí­ti­ca del ne­gro hi­zo ne­ce­sa­rio observar más aten­ta­men­te pa­ra apre­ciar la di­fe­ren­cia", es­cri­bió el pe­rio­dis­ta y edi­tor bri­tá­ni­co Terry Jo­nes, lar­go tiem­po ami­go per­so­nal del di­se­ña­dor. El que fue­ra fun­da­dor de la re­vis­ta i-d –otro­ra fa­ro de mo­der­ni­dad– asu­me que por ahí vino la olea­da si­nies­tro-con­cep­tual que ins­pi­ró a to­da una ge­ne­ra­ción de (en­ton­ces jóvenes) crea­do­res y es­ti­lis­tas, fo­tó­gra­fos y pu­bli­cis­tas. La su­po­si­ción, pa­ra el ca­so, no de­ja de ser re­duc­cio­nis­ta, fru­to de un error con­tu­maz: in­ten­tar que la narración encaje en unos pa­tro­nes cul­tu­ra­les que le son aje­nos. Qué inuti­li­dad tra­du­cir a Yamamoto al len­gua­je oc­ci­den­tal. Aun­que hay al­go de re­van­cha cós­mi­ca en observar ese tono dis­tin­ti­vo del uni­for­me de tra­ba­jo de obreros y pes­ca­do­res ja­po­ne­ses co­mo sín­to­ma de ele­gan­cia y so­fis­ti­ca­ción a es­te la­do del mun­do. La ne­gru­ra del pro­le­ta­ria­do allá, sím­bo­lo de cier­to re­fi­na­mien­to so­cial aquí. "Re­be­lar­se con­tra las au­to­ri­da­des, sis­te­mas y re­gí­me­nes es asu­mir la po­si­ción de una mi­no­ría. Y mis sim­pa­tías siem­pre han es­ta­do del la­do de esas mi­no­rías, con quie­nes for­man la re­sis­ten­cia in­di­vi­duos mar­gi­na­dos que no han ele­gi­do las con­di­cio­nes en las que han na­ci­do, que vi­ven atra­pa­dos en la de­sigual­dad y se enfrentan a in­jus­ti­cias que no se pue­den ra­cio­na­li­zar", ex­pre­sa el di­se­ña­dor en My Dear Bomb. "Si ol­vi­da­mos que hay gen­te que existe en ta­les cir­cuns­tan­cias, se­re­mos in­ca­pa­ces de to­car el al­ma de los de­más en nues­tro in­ten­to por crear al­go nue­vo y úni­co. Y có­mo vas a con­mo­ver a la gen­te en­ton­ces".

_______Es­te Yamamoto que ape­la a la emo­ción (a la emo­ti­vi­dad, si se pre­fie­re) es el que ha­ce im­po­si­ble in­te­lec­tua­li­zar su tra­ba­jo, otro lu­gar co­mún al que­rer ex­pli­car­lo. Lo de ha­cer y pen­sar ro­pa a la vez hay que de­jár­se­lo a Ka­wa­ku­bo y a los bel­gas que lle­ga­ron a re­bu­fo des­pués, por­que su pro­ce­so crea­ti­vo no res­pon­de sino al ins­tin­to. "Soy el hi­jo úni­co de una vida de gue­rra", nun­ca se can­sa de re­pe­tir. "Cre­cí observando la so­cie­dad a tra­vés de los ojos de mi ma­dre y des­cu­brí que los adul­tos (o el mun­do adul­to) es su­cio y la vida, in­jus­ta". Tan una­mu­niano sen­ti­mien­to trágico de la exis­ten­cia ali­men­tó una ra­bia que ter­mi­nó ca­na­li­zan­do a tra­vés de la mo­da. Pu­do ha­ber si­do la pin­tu­ra o la mú­si­ca –ex­pre­sio­nes a las que vuel­ve de vez en cuan­do en bus­ca de otra paz, ká­ra­te apar­te–, pe­ro tu­vo que ser la ro­pa por­que era lo que le acer­ca­ba a lo que más ha ama­do siem­pre: las mu­je­res.

"A la ma­ña­na si­guien­te, tras pa­sar la no­che jun­tos, la mu­jer le di­ce al hom­bre: 'Voy a dar­me una du­cha, de­ja que te co­ja es­to un mi­nu­to, ¿va­le?'. En­ton­ces ella se des­li­za en una ca­mi­sa de po­pe­lín de él, y aun­que le vie­ne gran­de, se aco­mo­da a su si­lue­ta. La cla­ri­dad de la ca­mi­sa flu­ye has­ta la cum­bre de sus pe­chos, los plie­gues se arre­mo­li­nan en sus co­dos, las som­bras se ex­pan­den por su tó­rax. Siem­pre he he­cho ro­pa con la úni­ca es­pe­ran­za de re­crear tan he­chi­zan­te vi­sión, to­tal­men­te ines­pe­ra­da. El po­ten­cial de la in­du­men­ta­ria fe­me­ni­na es in­fi­ni­to". Sir­va es­ta en­so­ña­ción, re­co­gi­da tam­bién en sus lí­ri­cas memorias, co­mo ca­pi­tu­la­ción del im­pul­so crea­ti­vo de un di­se­ña­dor de­ter­mi­na­do a pro­te­ger a la mu­jer a to­da cos­ta, "de un in­vierno frío, de la mi­ra­da de un hom­bre". Cier­to que su re­la­ción con las mu­je­res es com­ple­ja, mar­ca­da por una ma­dre tra­ba­ja­do­ra y las pros­ti­tu­tas del ba­rrio de Ka­bu­chi­ko de su ni­ñez,

don­de Fu­mi Yamamoto te­nía la tien­da de con­fec­ción en la que su hi­jo apren­dió a cor­tar con pe­ri­cia sar­to­rial. Pe­ro esas si­lue­tas exa­ge­ra­das que es­ta­ble­cen una con­ver­sa­ción amis­to­sa con la ana­to­mía fe­me­ni­na, esos con­tor­nos adus­tos que re­vo­lo­tean a su al­re­de­dor, esos tras­va­ses del ar­ma­rio mas­cu­lino a mo­do de co­ra­za, esas asi­me­trías li­be­ra­do­ras son una de­cla­ra­ción de amor. Por eso sus co­lec­cio­nes nun­ca re­sul­ta­rán ame­na­zan­tes, a ex­cep­ción de pa­ra quie­nes no res­pe­tan a la mu­jer. Y por eso su hom­bre, más allá de la an­dro­gi­nia, ja­más ha te­mi­do la fra­gi­li­dad. "Esas no­cio­nes de mas­cu­li­ni­dad y fe­mi­ni­dad só­lo sir­ven pa­ra que el mun­do re­sul­te más fá­cil de ca­te­go­ri­zar y con­tro­lar", ex­po­ne. "La ta­rea que me he im­pues­to es la de di­se­ñar pren­das que no res­pon­dan a se­me­jan­te au­to­ri­dad".

_______Hoy que es tan ha­bi­tual en­con­trar­se ti­pos des­fi­lan­do con atuen­dos fe­me­ni­nos/fe­mi­ni­za­dos, con­vie­ne re­cor­dar aque­lla vez que Yamamoto es­ce­ni­fi­có una co­lec­ción mas­cu­li­na en­te­ra­men­te con mu­je­res. La ase­xua­li­dad, la de­cons­truc­ción, la tra­di­ción asu­mi­da co­mo van­guar­dia, el chan­da­lis­mo (Y-3, su en­ten­te con Adi­das, da­ta de 2002), cual­quier co­sa en la que se pien­se en reali­dad él ya la hi­zo an­tes. A los 75 años, na­da que­da por de­mos­trar, si no es pa­sar cual api­so­na­do­ra por en­ci­ma de los Yeezy y los Off-whi­te de nues­tros días. Y, aca­so, se­guir in­cor­dian­do: "Con mi tra­ba­jo, con las pren­das que creo, lo que en ver­dad ha­go es afir­mar que es­toy aquí. Así que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, su­pon­go que sí mo­les­to. Quie­ro ver ci­ca­tri­ces, fra­ca­so, des­or­den y dis­tor­sión pa­ra po­der re­co­no­cer­me en los de­más. La per­fec­ción es una es­pe­cie de or­den; co­mo la ar­mo­nía to­tal, res­pon­de a la vo­lun­tad de al­guien. Un ser hu­mano li­bre no desea eso. La per­fec­ción es una co­sa muy fea". Aho­ra ya sa­ben por qué los tem­plos ja­po­ne­ses siem­pre se que­dan sin aca­bar.

El Cel­ta es uno de los po­cos clu­bes de pri­me­ra que cuen­ta con un psi­có­lo­go de­por­ti­vo den­tro del staff téc­ni­co. Joa­quín Do­sil sal­ta al cam­po de en­tre­na­mien­to de A Ma­droa ves­ti­do co­mo uno más, co­mo el téc­ni­co, An­to­nio Moha­med, co­mo el se­gun­do en­tre­na­dor, o co­mo el en­tre­na­dor de por­te­ros. Su la­bor co­mo psi­có­lo­go de­por­ti­vo es la de op­ti­mi­zar las con­di­cio­nes de los ju­ga­do­res pa­ra au­men­tar su po­ten­cial fí­si­co, téc­ni­co y tác­ti­co. Es de­cir, tra­ba­ja pa­ra agran­dar su ren­di­mien­to des­de el pri­mer es­ca­lón, des­de don­de se mue­ven los pies: la ca­be­za. "Cuan­do ha­bla­mos de an­sie­dad del de­por­tis­ta hay dos ti­pos, la an­sie­dad es­ta­do y la an­sie­dad ras­go. La an­sie­dad es­ta­do es la que se pro­vo­ca en mo­men­tos pun­tua­les, por ejem­plo en una com­pe­ti­ción, y se mues­tra en ese mo­men­to pun­tual. La an­sie­dad es un ras­go de la per­so­na­li­dad, hay mu­chos de­por­tis­tas que la tie­nen y es muy fá­cil que se pue­da observar en cual­quier ti­po de en­tre­na­mien­to o en cual­quier si­tua­ción de la vida. Hay que tra­ba­jar con am­bas".

El fút­bol lo con­quis­ta to­do en un ju­ga­dor des­de pe­que­ño. Hay ni­ños de 13 años que ga­nan a esa edad más di­ne­ro que sus pa­dres. Pre­ben­ja­mi­nes que vi­ven las 24 horas del día ro­dea­dos de gen­te, pe­ro que se sien­ten so­los. "Cuan­do el de­por­tis­ta sa­le de su ca­sa muy jo­ven, sa­le tam­bién de su zo­na de se­gu­ri­dad y con­fort. Y es­te el mo­men­to de em­pe­zar a ofre­cer­le es­tra­te­gias pa­ra ha­cer fren­te a to­do es­te mun­do con el que se enfrentan", re­la­ta Do­sil. Iván Cam­po cree que es im­por­tan­te que los ju­ga­do­res de pri­mer ni­vel cuen­ten lo que han sen­ti­do "pa­ra po­der ayu­dar a la gen­te que vie­ne de­trás, gen­te que vi­ve tan­tas co­sas y tan rá­pi­do que no sa­ben có­mo asi­mi­lar­las. Cuan­do al­guien fa­mo­so di­ce 'mi­ra, a ve­ces ten­go mie­do a ju­gar', pue­de ayu­dar, por­que mu­chos chi­cos de­ja­rán de te­ner te­mor a co­men­tar­lo. In­clu­so pa­ra que esos chi­cos sien­tan que pue-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.