L

GQ (Spain) - - LA BUENA VIDA - 3.

as ciu­da­des emer­gen­tes más im­por­tan­tes de Ma­rrue­cos se abren al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co lle­nan­do sus ho­ri­zon­tes de grúas y nue­vos edi­fi­cios que ur­ba­ni­zan las áreas más ale­ja­das de las pol­vo­rien­tas y bu­lli­cio­sas me­di­nas an­ti­guas (mdi­na qdi­ma). Las ciu­da­des han que­da­do di­vi­di­das en dos: me­di­na nue­va y me­di­na an­ti­gua, y mien­tras las fa­mi­lias más pu­dien­tes se mu­dan a nue­vos ba­rrios pa­ra po­der dis­fru­tar de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, los bohe­mios de la kas­bah se que­dan pa­ra vi­vir sus días en las es­tre­chas ca­lle­jue­las sin sa­li­da de es­tos ba­rrios, don­de pue­den pa­sar tar­des en­te­ras ju­gan­do al aje­drez o to­can­do el guem­bri en des­tar­ta­la­dos riads o ca­fe­te­rías. Pe­ro es­ta di­co­to­mía que pa­re­ce es­tar dán­do­se en to­do el país po­co afec­ta a la re­gión más des­es­ti­ma­da de Ma­rrue­cos: el Atlas, la cor­di­lle­ra que se­ca el de­sier­to del Sáha­ra y lo se­pa­ra de las azu­les cos­tas ma­rro­quíes que dan al mar Me­di­te­rrá­neo y al océano Atlán­ti­co.

El Atlas ha si­do siem­pre el oa­sis de Ma­rrue­cos, el re­fu­gio del país en el que sus gen­tes vi­ven a es­pal­das de lo que ocu­rre en el mun­do. Si He­ró­do­to y Ho­me­ro veían en el Atlas la fron­te­ra oc­ci­den­tal del mun­do co­no­ci­do, los be­re­be­res ven en es­ta lí­nea geo­grá­fi­ca lo úni­co co­no­ci­do: una tie­rra li­bre en la que dar vida y en la que mo­rir, por­que co­mo el pro­ver­bio en ta­ma­zigh di­ce: "El lu­gar cu­yas pie­dras te co­noz­can va­le más que el lu­gar cu­ya gen­te te co­noz­ca". Sin du­da al­gu­na, tan­to las pie­dras del Al­to Atlas co­mo la mi­le­na­ria cul­tu­ra be­re­ber que se ha ido for­jan­do so­bre ellas son dig­nas de vi­si­tar y co­no­cer a tra­vés de la cul­tu­ra Amazigh (los be­re­be­res se lla­man a sí mis­mos ima­zig­hen: hom­bres li­bres), una de las et­nias preis­lá­mi­cas más fas­ci­nan­tes de Áfri­ca.

Pro­ba­ble­men­te la me­jor ru­ta pa­ra co­no­cer las la­de­ras del Atlas, sus ksars y a sus hom­bres li­bres sea recorrer las pro­vin­cias de Ting­hir y Ouar­za­za­te en pri­ma­ve­ra, la úni­ca es­ta­ción en la que el clima de­ja de ser hos­til y nos per­mi­te ver có­mo el pai­sa­je reac­cio­na a es­ta tre­gua pin­tan­do de ver­de el ári­do pai­sa­je de lu­ga­res tan be­llos co­mo Te­louet y lle­nan­do de agua los va­lles y ríos de la zo­na. Un mo­men­to ideal pa­ra ce­le­brar la su­per­vi­ven­cia a la as­pe­re­za del in­vierno y pre­lu­dio del so­fo­can­te ve­rano. Via­jar al Atlas es pa­rar el tiem­po pa­ra con­tem­plar la aus­te­ri­dad de la vida. IM­PRES­CIN­DI­BLES 1. As­cen­sión al pi­co de Jbel Toub­kal. Con 4.167 m de al­ti­tud, Touk­bal es la mon­ta­ña más al­ta del nor­te de Áfri­ca. 2. Escapada de ci­ne al ksar de Aït Ben­had­dou. Es­te ksar (for­ta­le­za o ciudad amu­ra­lla­da) for­ti­fi­ca­do es uno de los más im­pre­sio­nan­tes de Ma­rrue­cos por el con­tras­te del co­lor ado­be de las ca­sas con los ver­des de los pal­me­ra­les y el azul del río que abra­za la ciudad (¡Aten­ción se­gui­do­res de Jue­go de Tro­nos!: Aït Ben­had­dou fue la ciudad que ins­pi­ró la fic­ti­cia Yun­kai).

Vi­si­ta al Fes­ti­val de las Ro­sas en Va­lle del Da­des. Ca­da pri­ma­ve­ra, las coope­ra­ti­vas de ro­sas y ha­bi­tan­tes del va­lle ce­le­bran la co­se­cha anual de ro­sas en Ke­laa M'gou­na, lle­nan­do la ciudad con ro­sas da­mas­ce­nas, bai­les be­re­be­res y pe­que­ños con­cier­tos. 4. Excursión en 4x4 (o ca­me­llo si se dis­po­ne de más tiem­po) por Erg Cheb­bi, el de­sier­to de du­nas más gran­de de Ma­rrue­cos. Im­pres­cin­di­ble pa­sar no­che y con­tem­plar los cie­los pla­tea­dos que el de­sier­to brin­da. 5. Acam­pa­da en el Atlas Elec­tro­nic pa­ra dis­fru­tar, a fi­na­les del mes de agos­to, de mú­si­ca elec­tró­ni­ca, ar­te, cul­tu­ra y crea­ti­vi­dad ro­dea­do de pal­me­ras y are­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.