L

GQ (Spain) - - LA BUENA VIDA -

___­por JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

a pro­mo­ción for­ma par­te del tra­ba­jo de un ac­tor, pe­ro no siem­pre re­sul­ta sen­ci­llo ce­rrar una en­tre­vis­ta con una es­tre­lla co­mo Ja­mie Dor­nan (Holy­wood, Ir­lan­da del Nor­te, 1982), so­bre to­do si le pi­llas con al­gún ro­da­je en­tre ma­nos. Sea co­mo fue­re, tras el per­ti­nen­te ti­ra y aflo­ja bu­ro­crá­ti­co, una per­so­na de con­fian­za del ac­tor agen­dó la an­sia­da en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca un do­min­go de sep­tiem­bre a las 18.00 hora es­pa­ño­la. Me­dio des­pis­ta­do, el te­le­fo­na­zo del ac­tor pi­lló al re­dac­tor de GQ que es­to fir­ma re­vi­sio­nan­do –a mo­do de preparación– el úl­ti­mo epi­so­dio de La ca­za, la se­rie emi­ti­da por la BBC (dis­po­ni­ble en Net­flix) en la que Dor­nan da vida a un pa­dre de fa­mi­lia que por las no­ches (oh, oh) de­vie­ne en ase­sino en se­rie. "Es un pa­pel que me cam­bió la vida", nos di­ce en cuan­to le men­cio­na­mos al per­so­na­je. Re­sul­ta curioso que ha­ble así de Paul Spec­tor –el nom­bre del cri­mi­nal que po­ne Bel­fast en es­ta­do de aler­ta– y que ape­nas ha­ga re­fe­ren­cia a Ch­ris­tian Grey, el rol que real­men­te sí pu­so su exis­ten­cia pa­tas arri­ba co­lo­cán­do­le en el ojo del hu­ra­cán me­diá­ti­co. Es evi­den­te que Dor­nan in­ten­ta pa­sar esa pá­gi­na. Lle­va de­ma­sia­dos años in­ter­pre­tan­do al mul­ti­mi­llo­na­rio adic­to al sa­do y no quie­re que el per­so­na­je de­vo­re a la per­so­na. Tal vez por eso ha idea­do un plan de fu­ga –o de des­ape­go– en dos di­rec­cio­nes.

Por un la­do, Ja­mie le ha da­do la es­pal­da al bri­llo de la fa­ma y se ha es­ta­ble­ci­do con su fa­mi­lia (tie­ne dos hi­jos con su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.