LA BUE­NA VIDA

GQ (Spain) - - LA BUENA VIDA -

mu­jer, la mú­si­co Ame­lia War­ner) en el cam­po: "In­ten­to lle­var una exis­ten­cia que me proteja del es­tre­lla­to. Vi­vi­mos a unas dos horas de Londres en una zo­na que no tie­ne na­da que ver con lo que ofre­ce un lu­gar co­mo Holly­wood. Nues­tros ve­ci­nos son agri­cul­to­res y ga­na­de­ros. Mi mu­jer y yo que­ría­mos criar a nues­tros hi­jos en un am­bien­te sano, un lu­gar en el que no fué­ra­mos úni­ca­men­te dos ros­tros re­co­no­ci­bles".

Por otro la­do, el no­rir­lan­dés se ha man­te­ni­do ac­ti­vo du­ran­te es­tos úl­ti­mos años tra­ba­jan­do mu­cho y bien en pro­yec­tos pa­ra­le­los a la sa­ga ba­sa­da en las no­ve­las eró­ti­cas de E. L. Ja­mes. Así a vue­la­plu­ma nos sa­le una cin­ta bé­li­ca (El ase­dio de Ja­dot­vi­lle), otra his­tó­ri­ca (Operación Anth­ro­poid) y un th­ri­ller (La re­su­rrec­ción de Louis Drax). Su ob­je­ti­vo era des­li­gar­se pau­la­ti­na­men­te del se­duc­tor block­bus­ter, al que quie­re dar car­pe­ta­zo de­fi­ni­ti­vo du­ran­te es­te úl­ti­mo tra­mo de 2018.

La idea es ha­cer­lo a tra­vés de tres am­bi­cio­sos pro­yec­tos. Va­ya­mos por par­tes. En oc­tu­bre, Ja­mie ha es­tre­na­do jun­to a Pe­ter Din­kla­ge My Din­ner with Hervé, un bio­pic so­bre el ac­tor fran­cés Hervé Vi­lle­chai­ze que pue­des ver en HBO: "Es una his­to­ria real lo­quí­si­ma. La gen­te pen­sa­rá que lo que se cuen­ta es fal­so, pe­ro lo cier­to es que to­do ocu­rrió tal y co­mo se ve. Y eso es ge­nial". En no­viem­bre (en EE UU; aún sin fe­cha en Es­pa­ña), el bri­tá­ni­co co­pro­ta­go­ni­za A Pri­va­te War, otro relato bio­grá­fi­co en­fo­ca­do en la fi­gu­ra de la ma­lo­gra­da co­rres­pon­sal de gue­rra es­ta­dou­ni­den­se Ma­rie Col­vin, a quien da vida Ro­sa­mund Pi­ke: "Es, de al­gún mo­do, un ho­me­na­je a to­dos aque­llos pe­rio­dis­tas he­roi­cos que arries­gan su vida pa­ra con­tar­nos la ver­dad de lo que le es­tá su­ce­dien­do a la po­bla­ción ci­vil en zo­nas del pla­ne­ta de­vas­ta­das por la gue­rra". Y, por úl­ti­mo, en di­ciem­bre, Dor­nan co­lo­ca en la taquilla na­vi­de­ña Ro­bin Hood, una nue­va vuel­ta de tuer­ca al ima­gi­na­rio me­die­val del fo­ra­ji­do de Not­ting­ham: "Me gus­ta es­ta ver­sión [Ja­mie en­car­na a Will Scar­let, hermano ile­gí­ti­mo de Hood]. Cuen­ta con un re­par­to sen­sa­cio­nal [Ta­ron Eger­ton y Ja­mie Foxx, en­tre otros] y es­toy con­ven­ci­do de que va a apor­tar un re­fres­can­te pun­to de vis­ta al uni­ver­so del per­so­na­je".

AC­TOR, MO­DE­LO… E ICONO Co­mo es evi­den­te, Dor­nan es una fi­gu­ra mag­né­ti­ca, un fi­lón pu­bli­ci­ta­rio de pri­mer ni­vel. Cual­quier fir­ma desea­ría con­tra­tar­le, aun­que a él su po­si­ción pri­vi­le­gia­da le da la op­ción de po­der ele­gir bien con quién tra­ba­jar. En es­te sen­ti­do, el ac­tor ha de­ci­di­do for­mar par­te –jun­to a la mo­de­lo ho­lan­de­sa Bir­git Kos– del re­lan­za­mien­to de la fra­gan­cia Boss The Scent: "Lo mío con Hu­go Boss vie­ne de le­jos, de cuan­do tra­ba­ja­ba co­mo mo­de­lo. Me ilu­sio­na­ba la idea de se­guir vin­cu­la­do a la mar­ca tan­tos años des­pués, de ser su em­ba­ja­dor en es­ta nue­va eta­pa. Creo que es una mar­ca muy mas­cu­li­na y sen­sual, y al­guien en Boss ha te­ni­do la ocu­rren­cia de pen­sar que yo re­pre­sen­to esas vir­tu­des".

Pe­se a te­ner la agen­da al ro­jo vi­vo –en­tre ro­da­jes, es­tre­nos, com­pro­mi­sos pu­bli­ci­ta­rios y las par­ti­cu­la­ri­da­des de la vida en el cam­po–, Dor­nan ya tie­ne la ca­be­za pues­ta en el me­dio pla­zo. El rit­mo, que no pa­re. Eso sí, la fa­mi­lia –por su­pues­to– si­gue sien­do lo pri­me­ro: "Quie­ro se­guir tra­ba­jan­do y quie­ro se­guir com­par­tien­do mi tiem­po con mi mu­jer y mis hi­jos. Es­toy en una bue­na po­si­ción y me sien­to afor­tu­na­do, es­pe­cial­men­te por to­do lo bueno que he vi­vi­do en los úl­ti­mos cin­co o seis años. La idea es se­guir disfrutando de mi tra­ba­jo. Cuan­do de­je de ha­cer­lo, cam­bia­ré el rum­bo. Lo que sí ten­go cla­ro es que mi prio­ri­dad es criar a mis hi­jos co­rrec­ta­men­te".

Por lo vis­to, hay es­tre­llas que sí tie­nen los pies en el sue­lo. Aun­que, co­mo de­mues­tra Dor­nan, no es ta­rea fá­cil con­se­guir­lo.

ir­gil Abloh mi­ra a los pe­rio­dis­tas mien­tras con­tes­ta, pe­ro lo que más pa­re­ce in­tere­sar­le es el con­ta­dor de la app de gra­ba­ción de au­dio. Ahí ve los mi­nu­tos que que­dan de en­tre­vis­ta y que mi­den lo que se­gu­ra­men­te sea lo que más va­lo­ra en el mun­do: el tiem­po. No le que­da otra, por­que es­te es­ta­dou­ni­den­se de 38 años, me­sías del street­wear, tie­ne la agen­da más ocu­pa­da del mun­do de la mo­da: tra­ba­ja pa­ra Louis Vuit­ton (co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de la lí­nea mas­cu­li­na), Ni­ke (di­se­ñan­do las zapatillas más desea­das del mun­do) y pa­ra Off-whi­te (su pro­pia mar­ca). Su pe­núl­ti­ma ocu­pa­ción es una co­la­bo­ra­ción con Ikea. Jun­to con la mar­ca sue­ca ha crea­do la co­lec­ción Still Loa­ding, re­ple­ta de al­fom­bras con men­sa­je, es­pe­jos-tram­pa y bol­sas iró­ni­cas, que es­ta­rá dis­po­ni­ble en las tien­das en 2019, pe­ro que es­tá pre­sen­tan­do es­te año en di­ver­sas pop-up. Un con­jun­to que ha si­do crea­do "tras un diá­lo­go con un mon­tón de jóvenes", se­gún nos cuen­ta. "He­mos vi­si­ta­do sus ca­sas, las he­mos fo­to­gra­fia­do y he­mos ha­bla­do con ellos. El resultado son es­tas pie­zas".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.