E

GQ (Spain) - - TIEMPOS MODERNOS -

___­por VÍC­TOR M. GON­ZÁ­LEZ

n plena re­vo­lu­ción, ne­ce­si­ta­mos hom­bres tran­qui­los. Si pres­tas aten­ción a los ex­per­tos, ha­brás leí­do o es­cu­cha­do que la te­le­vi­sión se en­cuen­tra en un mo­men­to de trans­for­ma­ción: la pan­ta­lla ge­ne­ra­lis­ta, la de to­da la vida, es­tá en su le­cho de muer­te, te ha­brán di­cho, y la lle­ga­da de pla­ta­for­mas co­mo Net­flix ha alum­bra­do un cam­bio sin igual. Na­da de es­to es del to­do men­ti­ra, pe­ro, co­mo afir­ma Ma­nuel Gil, la cla­ve pa­ra sur­fear las olas ra­di­ca en ver­las co­mo enemi­gas o co­mo alia­das. Y me­jor siem­pre co­mo alia­das. Él es el di­rec­tor ge­ne­ral en Es­pa­ña de Via­com, un gru­po de co­mu­ni­ca­ción que ac­túa co­mo pa­ra­guas en nues­tro país de va­rios co­no­ci­dos ca­na­les, en­tre ellos el icó­ni­co MTV, con una vi­sión úni­ca. ¿Quién pue­de sa­ber más de te­le­vi­sión que un ti­po que emi­te en el mer­ca­do en abier­to y en el de pa­go a la vez?

Pe­ro an­tes de me­ter­nos en ha­ri­na con el fu­tu­ro, em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio. MTV ce­le­bra el 4 de no­viem­bre la 25ª edi­ción de los Eu­ro­pean Mu­sic Awards, una ci­ta im­pres­cin­di­ble no só­lo por tan re­don­da ci­fra, sino por­que en es­ta oca­sión re­ca­la en Es­pa­ña. Con­cre­ta­men­te, en Bil­bao. ¿Por qué es­te en­cla­ve? "Bil­bao tie­ne to­do lo que tie­ne que te­ner una ciudad pa­ra or­ga­ni­zar unos pre­mios co­mo és­tos. Y la re­cep­ción ha si­do en­tu­sias­ta".

No es la pri­me­ra vez que los EMAS se ce­le­bran en nues­tro país (re­cuer­das los de 2010 en Ma­drid, ¿ver­dad?), pe­ro pa­ra las bo­das de pla­ta el des­plie­gue se­rá es­pec­ta­cu­lar. La ga­la del do­min­go es la guin­da del pas­tel de la Mu­sic Week, que tam­bién pa­ra en Ba­ra­kal­do, Du­ran­go y Getxo, con ac­tua­cio­nes de ar­tis­tas que van de La pe­ga­ti­na a La Ma­la Ro­drí­guez pa­san­do por Wolf Ali­ce y Los Pla­ne­tas. "Va a ser una fies­ta de la mú­si­ca du­ran­te una se­ma­na", ase­gu­ra Ma­nuel Gil: "Arran­ca­mos el lu­nes 29 de oc­tu­bre y clau­su­ra­mos el 3 de no­viem­bre en San Ma­més, con un con­cier­to pa­ra unas 40.000 per­so­nas con Mu­se y Crys­tal Figh­ters co­mo cabezas de car­tel".

MÁS ALLÁ DE MTV Los EMAS se­rán uno de los even­tos im­pres­cin­di­bles de 2018 pa­ra MTV Es­pa­ña, que sin de­jar de la­do su con­te­ni­do mí­ti­co y ger­mi­nal –la mú­si­ca– se ha rein­ven­ta­do mil ve­ces pa­ra adap­tar­se a la au­dien­cia jo­ven. De he­cho, el reality show, con pro­gra­mas es­tre­lla co­mo Alas­ka y Ma­rio, Gan­día Sho­re y Aca­pul­co Sho­re, es un gé­ne­ro muy su­yo. Pe­ro no es el úni­co em­ble­ma de Via­com: "Te­ne­mos la am­bi­ción de se­guir li­de­ran­do con nues­tras mar­cas los pú­bli­cos pa­ra los que tra­ba­ja­mos: el in­fan­til con Nic­ke­lo­deon, el mi­llen­nial con MTV, la co­me­dia con Co­medy Cen­tral y el ci­ne con Paramount Net­work", se­ña­la Gil. "Te­ne­mos te­le­vi­sión en abier­to y de pa­go, y eso nos da ca­pa­ci­dad pa­ra vi­vir los di­fe­ren­tes mo­men­tos de la in­dus­tria".

Ma­nuel Gil, que se con­fie­sa fan de Bob Es­pon­ja cuan­do le in­te­rro­ga­mos so­bre sus pro­gra­mas fa­vo­ri­tos ("Es un per­so­na­je que me en­can­ta, y no siem­pre es­tá bien de­fen­di­do. El hu­mor es un po­co ab­sur­do, pe­ro tie­ne gran­des va­lo­res de amis­tad"), ade­lan­ta nue­vos for­ma­tos pa­ra la tem­po­ra­da ac­tual. Uno de ellos es Roast Battle, una vuel­ta de tuer­ca al clá­si­co roast ame­ri­cano (un fa­mo­so se rin­de al es­car­nio pú­bli­co por par­te de sus me­jo­res ami­gos) que aquí han pro­ta­go­ni­za­do San­tia­go Se­gu­ra y El Gran Wyo­ming. Y no po­de­mos de­jar de pre­gun­tar­le si se van a ani­mar con las se­ries pro­pias: "La res­pues­ta es sí. Es­ta­mos bus­can­do pro­yec­tos pa­ra ha­cer fic­ción lo­cal aquí en Es­pa­ña".

UNA APUES­TA DE FU­TU­RO Ha­ce­mos ba­lan­ce tam­bién de la tra­yec­to­ria de Gil en Via­com, don­de ate­rri­zó en 2013. Él vi­vió un mo­men­to cla­ve pa­ra MTV Es­pa­ña, su pa­so del abier­to al pa­go en 2014, cuan­do pro­gra­mas co­mo Alas­ka y Ma­rio y Gan­día Sho­re ya ha­bían ca­la­do en el gran pú­bli­co. "El te­rreno na­tu­ral de MTV, por su na­tu­ra­le­za, por su au­dien­cia, es el pa­go. Nos ha cos­ta­do más sa­car ade­lan­te pro­gra­mas de pro­duc­ción pro­pia que cuan­do es­tá­ba­mos en abier­to, pe­ro eso en un ca­nal de mú­si­ca y de for­ma­tos in­no­va­do­res tie­ne mu­chí­si­mo mé­ri­to", aña­de ro­tun­do.

Ter­mi­na­mos con la pre­gun­ta de ri­gor. ¿Ha ma­ta­do Net­flix a la es­tre­lla de la te­le­vi­sión?: "Es cier­to que es­tá más com­pe­ti­da que nun­ca, pe­ro tam­bién eso son opor­tu­ni­da­des. Hay una co­sa que nos di­fe­ren­cia de otras com­pa­ñías del sec­tor y es que crea­mos pa­ra ca­na­les muy dis­tin­tos", ex­pli­ca Gil. Y con­clu­ye con un buen au­gu­rio: "Si el con­te­ni­do es re­le­van­te da lo mis­mo lo que cam­bie la in­dus­tria, por­que la gen­te se­gui­rá de­man­dán­do­lo. Si te­ne­mos pro­gra­mas y mar­cas fuer­tes que se re­la­cio­nen con sus fans de for­ma di­rec­ta, nos irá bien".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.