L

GQ (Spain) - - TIEMPOS MODERNOS -

a car­ta hu­ma­na. El hom­bre que se en­vió a sí mis­mo por co­rreo. El pro­ver­bial hom­bre-ob­je­to. El em­pe­ra­dor de la ofi­ci­na pos­tal. W. Re­gi­nald Wald (1879-1939) tu­vo mu­chos apo­dos, to­dos ellos re­la­cio­na­dos con su ex­tra­ña afi­ción: bus­car co­sas a las que po­der po­ner­les un se­llo. Sus gran­des éxi­tos in­clu­yen un rá­bano, un som­bre­ro de co­pa, un irish te­rrier y, por su­pues­to, él mis­mo. Ca­si 30 años des­pués de su muer­te, a Wald le sa­lió un alumno aven­ta­ja­do al otro la­do del mun­do. Re­gi­nald Ja­mes Spiers era, sin lu­gar a du­das, un atle­ta na­to. Dos me­tros de al­tu­ra, com­ple­xión ro­co­sa, ha­bi­li­dad ca­si so­bre­na­tu­ral con la ja­ba­li­na: el ti­po en­tró en el equi­po olím­pi­co aus­tra­liano de ado­les­cen­te y, se­gún su fa­mi­lia y ami­gos, nun­ca qui­so ha­cer otra co­sa en es­ta vida. Su plan se tor­ció por pri­me­ra vez du­ran­te el ve­rano de 1963, cuan­do sus re­sul­ta­dos en la pis­ta no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra cla­si­fi­car­se pa­ra los Juegos de la Com­mon­wealth del año si­guien­te. Spiers via­jó has­ta Inglaterra en bus­ca de una se­gun­da opor­tu­ni­dad, pe­ro su apues­ta só­lo lo de­jó per­di­do y sin un du­ro en las ca­lles de Londres. Con el cum­plea­ños de su hi­ja a la vuel­ta de la es­qui­na, el atle­ta no tu­vo más re­me­dio que ca­na­li­zar el es­pí­ri­tu de Wald, cons­truir una ca­ja en la que cu­pie­se un ti­po co­mo él y en­viar­se por avión de vuel­ta a su Ade­lai­de na­tal. Se­gún con­fe­só más ade­lan­te, es­tu­vo a pun­to de des­hi­dra­tar­se du­ran­te una pa­ra­da téc­ni­ca en Bom­bay, pe­ro fi­nal­men­te con­si­guió lle­gar has­ta Perth. Y, su­po­ne­mos, has­ta la fies­ta de su pe­que­ña. Es po­si­ble que, tras vi­vir una ex­pe­rien­cia tan in­ten­sa re­la­cio­na­da con el contrabando, uno lo ten­ga muy di­fí­cil a la hora de sa­ber cuán­do pa­rar. En 1981, Spiers fue con­de­na­do a diez años de cár­cel por in­tro­du­cir un car­ga­men­to de co­caí­na en el país, pe­ro las au­to­ri­da­des no es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra su pró­xi­mo tru­co de ma­gia. Él y su no­via des­apa­re­cie­ron del ma­pa an­tes de pre­sen­tar­se an­te el juez, ma­te­ria­li­zán­do­se un año más tar­de en la In­dia. Fi­nal­men­te, Spiers fue de­te­ni­do en 1984, mien­tras in­ten­ta­ba pa­sar el con­trol de adua­nas del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Sri Lan­ka. De­be­ría ha­ber pro­ba­do a cons­truir otra ca­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.