El co­che es el men­sa­je

Ha­bla­mos con Way­ne Grif­fiths, vi­ce­pre­si­den­te co­mer­cial de SEAT, de CU­PRA, la nue­va mar­ca 'ma­de in Mar­to­rell'.

GQ (Spain) - - ESPECIAL MOTOR -

"Cu­pra es para el clien­te que no tie­ne na­da que de­mos­trar y que no se preo­cu­pa por el con­cep­to tra­di­cio­nal de es­ta­tus"

Pre­gún­ta­me por mi co­che fa­vo­ri­to. Te pro­me­to que no es un SEAT…". Se no­ta que Way­ne Ant­hony Grif­fiths es­tá desean­do ha­blar del de­por­ti­vo que se aca­ba de com­prar, lo que de­ja a la res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va de la mar­ca al bor­de de un so­pon­cio. Le mi­ra con un di­ver­ti­do ges­to de re­pro­ba­ción y el que es des­de 2016 vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo Co­mer­cial de SEAT –aun­que ha es­ta­do to­da su vi­da vin­cu­la­do al gru­po VW– se ríe con ga­nas. Es un in­glés ex­tro­ver­ti­do, con un sen­ti­do bri­tá­ni­co del hu­mor y el pun­to jus­to de excentricidad; pe­ro, so­bre todo, es un ti­po que ama los co­ches (pa­sión que le vie­ne de su pa­dre, que te­nía un con­ce­sio­na­rio). Por ello ha si­do uno de los má­xi­mos im­pul­so­res de la nue­va mar­ca de Mar­to­rell, Cu­pra, mo­ti­vo por el que nos he­mos sen­ta­do a con­ver­sar con él. La primera pre­gun­ta es obli­ga­da: ¿Por qué se lan­za SEAT a es­ta aven­tu­ra jus­to aho­ra que es­tá en nú­me­ros ré­cord? "Por­que creo que es el mo­men­to co­rrec­to para rea­li­zar un mo­vi­mien­to tan am­bi­cio­so. Po­dría­mos ha­ber crea­do una sub­mar­ca de SEAT. La ver­sión Cu­pra del León fun­cio­na muy bien, con unas 10.000 uni­da­des ven­di­das al año, pe­ro pen­sa­mos que su po­ten­cial era mu­cho ma­yor y que po­dría atraer a mu­chos clien­tes que no se com­pra­rían un SEAT".

A lo lar­go de nues­tra char­la, Grif­fiths re­pi­te has­ta la ex­te­nua­ción lo que bus­ca ese pú­bli­co que com­pra­rá un Cu­pra: un pro­duc­to úni­co, es­pe­cial, so­fis­ti­ca­do, con un di­se­ño di­fe­ren­cia­dor y de al­to ren­di­mien­to. "Ha­bla­mos de un nue­vo tar­get de clien­te que es­tá mu­cho me­nos preo­cu­pa­do por el con­cep­to de es­ta­tus tra­di­cio­nal que sus pa­dres. Es gen­te que no tie­ne na­da que de­mos­trar y lo que le in­tere­sa de una mar­ca es su con­te­ni­do, lo que de­fien­de, si ex­pre­sa su per­so­na­li­dad. No tie­ne na­da que ver con el di­ne­ro". De he­cho, Cu­pra, nos ex­pli­ca, as­pi­ra a si­tuar­se en ese pun­to in­ter­me­dio en­tre las mar­cas ge­ne­ra­lis­tas y las pre­mium, con un con­cep­to de ex­clu­si­vi­dad que tie­ne más que ver con el ap­peal del pro­duc­to que con su pre­cio. "Mi­ra lo que pa­sa con las mar­cas de mo­da. Mi­ra a Su­pre­me. Ape­la a una ge­ne­ra­ción que no quie­re Pra­da o Dol­ce & Gab­ba­na pe­ro sí al­go más ca­ro que Za­ra o H&M; bus­can al­go que sea úni­co y so­fis­ti­ca­do con lo que se pue­dan iden­ti­fi­car. En nues­tra in­dus­tria exis­te ese es­pa­cio tam­bién, es­pe­cial­men­te para la gen­te jo­ven que no bus­ca sím­bo­los de es­ta­tus".

¿Es en­ton­ces Cu­pra el Su­pre­me de la au­to­mo­ción? "No, no ha­ría esa com­pa­ra­ción. Pe­ro la ofer­ta para las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes sí que tie­ne que ser emo­cio­nan­te y ge­nui­na. Si in­vier­tes mu­cho di­ne­ro en mar­ke­ting pe­ro el pro­duc­to no es au­tén­ti­co, no te lo van a com­prar".

"Por cier­to, ¿de ver­dad no quie­res sa­ber cuál es mi co­che pre­fe­ri­do?", me vuelve a pre­gun­tar al fi­nal de nues­tra en­tre­vis­ta. Tras nue­vas car­ca­ja­das y unos mo­men­tos de ten­sión, me lo suel­ta: "Es un Ja­guar E-ty­pe del mis­mo año en que na­cí, de 1966. Pro­ba­ble­men­te el co­che más bo­ni­to que se ha fa­bri­ca­do nun­ca". Con per­mi­so de los nue­vos Cu­pra, de­be­ría­mos aña­dir…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.