RE­TOS WORLD CLASS

“Lo más im­por­tan­te es co­nec­tar con el ju­ra­do. La hos­pi­ta­li­dad es ha­cer al­go para otros. No es mi be­bi­da, es mi be­bi­da para ti" – Or­lan­do Mar­zo, ga­na­dor World Class 2018 Ber­lín.

GQ (Spain) - - LA BUENA VIDA -

Si no has es­ta­do nun­ca, no pue­des sa­ber­lo. Las fi­na­les glo­ba­les del World Class no se pa­re­cen a na­da. Una mez­cla de ga­la de la MTV y fi­nal de la Cham­pions en don­de el al­cohol es el prin­ci­pio, no el fin. Ga­nar es­te con­cur­so, el más co­lo­sal de la coctelería mun­dial –y ya hay unos cuan­tos con­cur­sos–, su­po­ne con­ver­tir­se en el me­jor bar­ten­der del mun­do. No es exac­ta­men­te así, lo sa­be­mos, pe­ro al­zar­se con es­te tro­feo, una es­pe­cie de co­pa mar­ti­ni den­tro de una gran coc­te­le­ra de bron­ce, per­mi­te for­mar par­te de un gru­po de ele­gi­dos, al­go así co­mo el sa­lón de la fa­ma del cóc­tel al que es­te año, el dé­ci­mo aniver­sa­rio del World Class, se ha uni­do un aus­tra­liano de raí­ces ita­lia­nas. Su nom­bre es Or­lan­do Mar­zo y su vi­da ha cam­bia­do para siem­pre.

Lo ha he­cho en Ber­lín, ciu­dad an­fi­trio­na de es­ta fi­nal World Class 2018 y ca­pi­tal eu­ro­pea de la cul­tu­ra coc­te­le­ra más un­der­ground. Su se­de, una vie­ja sub­es­ta­ción eléc­tri­ca que en los años 90 se trans­for­mó en el legendario club de techno E-werk, no de­frau­dó con su pe­ga­da in­dus­trial y su ver­sa­ti­li­dad es­pa­cial. World Class Com­pe­ti­tion, mar­ca con­so­li­da­da por el res­pal­do de la mul­ti­na­cio­nal de be­bi­das Dia­geo, nun­ca es­ca­ti­ma en des­ti­nos (Ciu­dad de Mé­xi­co, Mia­mi, Ciu­dad del Ca­bo, Londres…) y tar­de o tem­prano te­nía que re­ca­lar en Ber­lín. De día, de vier­nes a lu­nes, tu­vie­ron lu­gar las prue­bas; de no­che, nos to­có aden­trar­nos en el ma­pa de los ba­res lo­ca­les, tan es­ti­mu­lan­tes co­mo Zentral, Green Door, Stag­ger Lee o Vel­vet. Cons­ta­ta­mos que es­ta ciu­dad es mun­do apar­te. So­bre todo a os­cu­ras y con una co­pa en la mano.

EL DESAFÍO DE LA PRUE­BA FI­NAL La com­pe­ti­ción, en reali­dad, du­ra seis me­ses que cul­mi­nan en un fin de se­ma­na desata­do. Cien­tos de cha­llen­ges des­pués, de los más de 10.000 bar­ten­ders pro­ce­den­tes de cin­co con­ti­nen­tes que em­pe­za­ron con el pri­mer cóc­tel de la tem­po­ra­da, al­can­zan la fi­na­lí­si­ma úni­ca­men­te 56, a los que Or­lan­do Mar­zo pro­ce­dió a ma­cha­car. El úl­ti­mo pa­so con­sis­tió en en­fren­tar­se en un cha­llen­ge de­fi­ni­ti­vo a otros tres fi­na­lis­tas (Lau­ra New­man, de EE UU; Da­niel Wa­rren, de Gran Bre­ta­ña, y Gök­han Ku­so­glu, de Tur­quía). To­dos jo­ven­cí­si­mos, pe­ro con am­plia ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal, y las es­tre­llas de una no­che mar­ca­da por los ví­to­res y la mú­si­ca ener­gi­zan­te. Un due­lo a cua­tro ba­ta­lla­do en sen­das ba­rras sus­pen­di­das so­bre el es­ce­na­rio prin­ci­pal. Ca­da cual con un dis­cur­so, una son­ri­sa, un nú­me­ro fi­nal y un úl­ti­mo cóc­tel ga­na­dor.

Mar­zo, con ba­ga­je en el Milk & Ho­ney de Londres y ac­tual bar ma­na­ger del res­tau­ran­te Lû­mé de Mel­bour­ne, no tu­vo pie­dad a pe­sar de su dis­cre­ción. "To­dos los fi­na­lis­tas lo die­ron todo", co­men­tó Lau­ren Mo­te, Dia­geo Glo­bal Cock­tai­lian y juez de World Class, "pe­ro Or­lan­do es­tu­vo a otro ni­vel. El ape­ri­ti­vo de Za­ca­pa que hi­zo para el desafío Be­fo­re and After fue de los me­jo­res que he pro­ba­do y la ma­ne­ra en que man­tu­vo la cal­ma en el Cock­tail Clash fi­nal es la mar­ca de un ver­da­de­ro bar­ten­der World Class". An­tes ya ha­bía sor­pren­di­do al ju­ra­do, for­ma­do por más mu­je­res que nun­ca, con su desa­rro­llo de coctelería sos­te­ni­ble en el desafío Bet­ter Drin­king de Ke­tel One y ha­bía triun­fa­do en la ron­da Fla­vors of a Na­tion con una ver­sión in­no­va­do­ra de un high­ball de John­nie Wal­ker Black La­bel.

SÓ­LO PUE­DE QUE­DAR UNO "Ha­ces los cóc­te­les en un lu­gar que no es el tu­yo y de­lan­te de gen­te que no co­no­ces. Muchas co­sas pue­den ir mal", nos con­tó el ga­na­dor tras su vic­to­ria. "¿Aho­ra? Me voy a un bar por­que es­toy se­dien­to". Aun­que na­ci­do en un pue­ble­ci­to del sur de Ita­lia, Or­lan­do brin­dó para Aus­tra­lia su segunda co­ro­na, ya que en 2002 hi­zo lo pro­pio Tim Phi­lips. Es­te pró­xi­mo año re­co­rre­rá el mun­do en­te­ro co­mo em­ba­ja­dor de Dia­geo y se­rá juez de otras com­pe­ti­cio­nes. Al­go que po­dría ha­ber­le pa­sa­do a Da­nie­le Cor­do­ni, re­pre­sen­tan­te es­pa­ñol a pe­sar de sus orí­ge­nes tam­bién ita­lia­nos. Pro­ce­den­te del Gran Ho­tel Atlan­tis Bahía Real de Fuer­te­ven­tu­ra, Cor­do­ni no pa­só el pri­mer cor­te an­te la de­cep­ción de la de­le­ga­ción es­pa­ño­la, que ob­je­ti­va­men­te le veía con op­cio­nes. Por­que en World Class todo el mun­do tie­ne su equi­po y su fa­vo­ri­to. La del cóc­tel es una gran fa­mi­lia, pe­ro has­ta el cro­nis­ta más neó­fi­to aca­ba ani­man­do co­mo si fue­ra una fi­nal de fút­bol en la que el sha­king es el re­ma­te so­ña­do por la es­cua­dra. Se jun­tan gu­rús de vuel­ta de todo con apren­di­ces que com­bi­nan tatuajes con pa­ja­ri­tas, que de­mues­tran tan­ta ti­mi­dez co­mo ca­ma­ra­de­ría. Fu­tu­ras ce­le­bri­da­des de un sec­tor en ple­na for­ma que lu­chan por re­cor­tar dis­tan­cia con sus pri­mos, los co­ci­ne­ros.

'SHAKE IT!' Arri­ba, Gök­han Ku­so­glu y Da­niel Wa­rren; aba­jo, Lau­ra New­man y el ga­na­dor, Or­lan­do Mar­zo, ba­tién­do­se el co­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.