CUES­TIO­NES DE FA­MI­LIA

GQ (Spain) - - CARTA DEL DIRECTOR - DA­NIEL BO­RRÁS

___Es cier­to que los hom­bres ten­de­mos a ha­cer nues­tros to­dos los pro­ble­mas del mun­do. Ca­da pro­ce­so so­cial, ca­da cam­bio, ca­da re­to, pa­sa a ser au­to­má­ti­ca­men­te al­go pro­pio. Po­bre­ci­tos. Por su­pues­to no so­mos los pro­ta­go­nis­tas úni­cos de la his­to­ria, pe­ro es que a ve­ces sí ocu­rre, a ve­ces te­ne­mos que pe­lear con­tra el su­fri­mien­to que ser hom­bre ge­ne­ra en los hom­bres. Te­ne­mos pro­ble­mas, te­ne­mos al­gún que otro mu­ro blan­do que de­rri­bar, dad­nos un res­pi­ro.

___Ser pa­dre es una de esas co­sas com­pli­ca­das. Se nos exi­ge re­nun­ciar a la tris­te­za; no ad­mi­tir las cri­sis; ti­rar ade­lan­te, siem­pre, aun­que no se­pa­mos adón­de nos lle­va la vi­da. Co­mo bar­cos si­guen lu­nas. Pe­ro so­bre todo se es­pe­ra de no­so­tros, al me­nos ya a cier­ta edad, que sea­mos pa­dres y que ade­más sea­mos bue­nos pa­dres.

___Qué mís­ti­ca la de la re­la­ción pa­dre e hi­jo. Es fá­cil re­cor­dar al Um­bral de Mor­tal

y ro­sa ("si al­gún día no es­tu­vie­ra del todo, ni­ño, có­mo se­ría eso"). O aque­lla can­ción de Cat Ste­vens en la que el pa­dre re­cuer­da al hi­jo, a pun­to de vo­lar, que la vi­da es bo­ni­ta pe­ro a ve­ces com­pli­ca­da ("mí­ra­me a mí, es­toy vie­jo, pe­ro fe­liz"). Pe­ro yo no ten­go hi­jos. Ten­go un so­brino, eso sí, y he vis­to có­mo mi her­mano se po­nía una ca­mi­se­ta de pro­pa­gan­da para que el be­bé le vo­mi­ta­ra cuan­to qui­sie­ra (gran mues­tra de amor, ojo). He vis­to có­mo le tem­bla­ba el pul­so al do­blar su ro­pa, tan pe­que­ña, so­bre la cu­na. Ta­ra­rea a la per­fec­ción can­cio­nes so­bre pe­rri­tos y le sir­ve be­sos ca­da desa­yuno.

___Es­te mes he­mos que­ri­do re­fle­xio­nar so­bre qué sig­ni­fi­ca ser pa­dre hoy. Por­que sí, por­que es al­go que afec­ta al hom­bre que que­re­mos ser, una de esas co­sas que im­por­tan y que no son ab­so­lu­tas, sur­gen du­das. Una de esas co­sas que nos preo­cu­pan y de las que, a ve­ces, muchas ve­ces, no ha­bla­mos. Lo ha­ce­mos des­de di­ver­sas pers­pec­ti­vas, ade­más. Jus­tin O’shea nos pre­sen­ta a su be­bé, Wal­ter, para rom­per cual­quier tó­pi­co (qué suer­te quien no los po­see) que pu­dié­ra­mos te­ner so­bre la pa­ter­ni­dad. Tam­bién el bo­xea­dor Ant­hony Jos­hua, que nos ofre­ce su vi­sión par­ti­cu­lar so­bre có­mo de­be ser una fa­mi­lia y el pa­pel que tie­ne un pa­dre den­tro de ese nú­cleo.

___Tam­bién abor­da­mos que la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos pue­de no ser siem­pre de le­che ca­lien­te y uni­cor­nios. La au­sen­cia del pa­dre (re­pre­sen­ta­da en la his­to­ria del Pre­mio On­das Pa­blo Ro­me­ro); la pe­que­ña lu­cha, tal vez or­gu­llo­sa y dul­ce, del hi­jo por se­pa­rar­se de la es­tre­lla de su pa­dre (Chino Da­rín); la edu­ca­ción vis­ta con sen­ti­do del hu­mor (¿por qué de­mo­nios les gus­ta tan­to el re­gue­tón a los ni­ños y a no­so­tros me­nos?); o el aná­li­sis pau­sa­do so­bre có­mo ha cam­bia­do esa re­la­ción a car­go de nom­bres au­to­ri­za­dos co­mo Manuel Vi­las o Gre­go­rio Lu­ri.

___Ten­go un ami­go que le re­cor­da­ba a su hi­jo, aho­ra ya un ni­ño cons­cien­te, que si bien su ma­dre hi­zo todo el tra­ba­jo du­ro (lo ex­pli­ca­ba con hu­mor, co­mo se ex­pli­can las co­sas im­por­tan­tes), él tam­bién es­tu­vo allí des­de el prin­ci­pio. Su­je­tan­do su mano, api­lan­do pa­ña­les, apre­tan­do fuer­te una ven­to­sa que el mé­di­co pu­so en la tri­pa de ella, po­nién­do­le una ti­ri­ta qui­zá. Que ahí es­ta­mos no­so­tros tam­bién, va­ya. Ha­ce­mos lo que po­de­mos.

___No hay una for­ma úni­ca de ser pa­dre. De he­cho, ni si­quie­ra te­ne­mos la obli­ga­ción de ser­lo. No te­ne­mos el de­re­cho tam­po­co. Pe­ro la vi­da se abre pa­so. Siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.