/ So­bre la au­sen­cia de un ma­nual que nos di­ga có­mo ser un pa­dre res­pon­sa­ble.

OC­TA­VIO SA­LA­ZAR

GQ (Spain) - - SUMARIO - OC­TA­VIO SA­LA­ZAR

___Nun­ca ne­ga­ré que ser pa­dre es una de las ex­pe­rien­cias que más ha in­flui­do en que cues­tio­ne mi iden­ti­dad masculina, aun­que só­lo ha­ya si­do por­que te­nía muy cla­ro lo que no que­ría ser. Co­sa dis­tin­ta es que lo ha­ya con­se­gui­do. Ca­da día, y mu­cho más aho­ra que mi hi­jo es ado­les­cen­te, me doy cuen­ta de los erro­res que re­pi­to, de las in­cer­ti­dum­bres y de la pe­no­sa au­sen­cia de un ma­nual que me di­ga có­mo ser un pa­dre pre­sen­te, res­pon­sa­ble y cui­da­do­so. Qui­zá sea una de las lu­chas que con más fre­cuen­cia pro­vo­can que me si­túe de­lan­te del es­pe­jo y me en­fren­te a mis im­po­ten­cias. En­ton­ces des­cu­bro que tal vez alum­brar una nue­va mas­cu­li­ni­dad sea jus­ta­men­te eso, asu­mir la vul­ne­ra­bi­li­dad, re­nun­ciar al he­roís­mo, dar­te cuen­ta de que no ha­ce fal­ta con­tro­lar­lo todo y de que la vi­da no es otra co­sa que ir bus­can­do un te­so­ro con fre­cuen­cia sin ma­pa que nos guíe.

___En los úl­ti­mos tiem­pos se ha pues­to de mo­da ha­blar de las pa­ter­ni­da­des, de las nue­vas pa­ter­ni­da­des, de esos nue­vos mo­de­los de hom­bres que lu­cen ni­ños en los par­ques, o a los que ya no les res­ta vi­ri­li­dad mos­trar­se ca­ri­ño­sos con ellos en pú­bli­co. Se ha ido crean­do in­clu­so una mís­ti­ca en torno a es­tos va­ro­nes que, una vez más, y con el pre­tex­to de mos­trar al mun­do lo bue­nos que son, ocu­pan por­ta­das y apa­re­cen co­mo pro­ta­go­nis­tas he­roi­cos. Todo ello mien­tras que en pa­ra­le­lo la ma­ter­ni­dad con­ti­núa sin te­ner la cen­tra­li­dad que de­bie­ra en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y mien­tras que para las mu­je­res te­ner hi­jos con­ti­núa sien­do un obs­tácu­lo para su rea­li­za­ción per­so­nal y pro­fe­sio­nal, al tiem­po que por de­ter­mi­na­dos sec­to­res no de­ja de ali­men­tar­se una vi­sión esen­cia­lis­ta que las ha­ce sier­vas de su pa­pel de re­pro­duc­to­ras. En es­te com­ple­jo con­tex­to, al que ha­bría que su­mar la in­tere­sa­da reivin­di­ca­ción co­mo un de­re­cho de lo que es só­lo un deseo, el de ser pa­dre o ma­dre, con­ti­nua­mos sin dar res­pues­tas ade­cua­das al que es el gran re­to del si­glo XXI: el re­co­no­ci­mien­to so­cial y eco­nó­mi­co de los tra­ba­jos de cui­da­dos, la efec­ti­va ga­ran­tía de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad co­mo un de­re­cho/ de­ber y, en de­fi­ni­ti­va, la fir­ma de un nue­vo pac­to de con­vi­ven­cia en­tre mu­je­res y hom­bres en el que su­pe­re­mos la di­vi­sión je­rár­qui­ca en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do.

___Es de­cir, mu­cho me te­mo que de nue­vo los hom­bres, o al me­nos una par­te de no­so­tros, es­te­mos usan­do el dis­cur­so de la pa­ter­ni­dad para ele­var nues­tro pres­ti­gio so­cial y para, ba­jo esa co­ber­tu­ra de aman­tes pro­ge­ni­to­res, ape­nas re­nun­ciar a nues­tro lu­gar pri­vi­le­gia­do. El mer­ca­do, que siem­pre se alía con quie­nes tie­nen po­der, en se­gui­da se ha lan­za­do a apro­ve­char es­te nue­vo ni­cho de ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas y ha en­con­tra­do los es­ló­ga­nes per­fec­tos para ven­der lavadoras, ca­rri­tos o pren­das de ves­tir que ha­gan que pa­dres e hi­jos es­te­mos a la úl­ti­ma. Todo ello mien­tras que ca­si na­die re­fle­xio­na so­bre lo com­pli­ca­do que es ejer­cer una pa­ter­ni­dad res­pon­sa­ble, so­bre las grie­tas ma­chis­tas que se po­nen al des­cu­bier­to cuan­do las pa­re­jas se rom­pen o so­bre la dureza que su­po­ne cui­dar a una per­so­na de­pen­dien­te, lo cual no se li­mi­ta a la son­ri­sa cá­li­da que re­ci­bi­mos cuan­do ba­ña­mos a un be­bé o a la sen­sa­ción de vi­da que nos lle­ga cuan­do com­pro­ba­mos que a nues­tro hi­jo se le han que­da­do pe­que­ños los za­pa­tos.

___Su­pon­go que ser pa­dre a mí me ha he­cho me­jor hom­bre, aun­que no sé si efec­ti­va­men­te me ha he­cho más igua­li­ta­rio. A es­tas al­tu­ras, en las que mi hi­jo ya me mi­ra por en­ci­ma del hom­bro, só­lo sé que no sé na­da. Y que mis ago­bios, pe­sa­res e in­cohe­ren­cias son la me­jor prue­ba de que te­ner un hi­jo o una hi­ja na­da tie­ne que ver con el cuen­to de ha­das que los es­ca­pa­ra­tes y sus cómplices nos quie­ren ha­cer creer.

"Su­pon­go que ser pa­dre a mí me ha he­cho me­jor hom­bre, aun­que no sé si efec­ti­va­men­te me ha he­cho más igua­li­ta­rio"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.