/ El mú­si­co ja­po­nés Dai­su­ke Inoue in­ven­tó uno de los me­jo­res tras­tos del si­glo XX: el ka­rao­ke.

AÑO: 1971

GQ (Spain) - - SUMARIO - NOEL CE­BA­LLOS

En 1952, una fa­mo­sa trou­pe tea­tral de Osa­ka ac­tua­ba ca­da no­che acom­pa­ña­da de una or­ques­ta en di­rec­to. Cuan­do los mú­si­cos se pu­sie­ron en huel­ga, la úni­ca so­lu­ción que en­con­tra­ron fue con­tra­tar a una em­pre­sa, Mat­su­da Elec­tro­nics, para que les ce­die­se una má­qui­na ca­paz de si­mu­lar el so­ni­do de una gran or­ques­ta. Cuen­tan que al­guien de la com­pa­ñía se aso­mó al fo­so de la or­ques­ta y ex­cla­mó: "¡La mú­si­ca es­tá so­nan­do, pe­ro la or­ques­ta es­tá va­cía!". En ja­po­nés, "or­ques­ta va­cía" se di­ce "ka­ra oke­su­tu­ra". Con es­ta anéc­do­ta en men­te, el mú­si­co lo­cal Dai­su­ke Inoue bau­ti­za­ría la pe­que­ña ca­ja que iba a in­ven­tar, por ca­sua­li­dad, dos dé­ca­das des­pués. A los ja­po­ne­ses les gus­ta can­tar tras ce­le­brar cual­quier reunión, y na­die en Osa­ka to­ca­ba el piano co­mo Inoue. "¡Tie­nes que acom­pa­ñar­me!", le su­pli­có un ami­go en una oca­sión. "Es una ce­na de ne­go­cios im­por­tan­tí­si­ma. Los clien­tes me van a pe­dir que can­te al fi­nal, pe­ro sa­bes que só­lo pue­do can­tar con­ti­go a los te­cla­dos". Inoue no po­día ir, por lo que in­ves­ti­gó aque­lla má­qui­na de Mat­su­da y se gra­bó in­ter­pre­tan­do las me­lo­días del pri­mer ka­rao­ke de la his­to­ria. Se tra­ta­ba, en esen­cia, de un ra­dio­cas­set­te glo­ri­fi­ca­do, pe­ro la de­man­da pron­to ex­ce­dió el círcu­lo de ami­gos de su crea­dor. To­dos en la re­gión (y, más tar­de, to­dos en Ja­pón) que­rían ter­mi­nar sus ve­la­das con el ka­rao­ke de Inoue, que muy pron­to em­pe­zó a apa­re­cer tam­bién en ba­res y clu­bes noc­tur­nos. Tan ocu­pa­do es­ta­ba nues­tro hom­bre ex­pan­dien­do su ne­go­cio a ni­vel na­cio­nal que nun­ca pen­só en pa­ten­tar­lo, por lo que no tu­vo más re­me­dio que ver có­mo al­guien en Fi­li­pi­nas lo ha­cía por él. El jue­go de Inoue era ex­clu­si­va­men­te analó­gi­co: a prin­ci­pios de los 90, su sis­te­ma de cin­tas in­ter­cam­bia­bles y ocho pis­tas fue ba­rri­do en ple­na re­vo­lu­ción di­gi­tal. La em­pre­sa lí­der en el sec­tor, Daii­chi­kos­ho, le ofre­ció un pues­to de di­rec­ti­vo co­mo mues­tra de res­pe­to, pe­ro Inoue aca­bó pre­ju­bi­lán­do­se por de­pre­sión. Por eso, hoy can­ta­mos la le­yen­da de es­te pionero de las or­ques­tas va­cías. Re­cuer­da su nom­bre cuan­do, al aca­bar la ce­na de Na­vi­dad y con tres co­pas de por me­dio, in­ter­pre­tes Aman­te ban­di­do an­te tus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.