/ Mods de to­da Es­pa­ña se re­uni­rán en una nue­va edi­ción del Pur­ple Wee­kend.

Mods de to­da Es­pa­ña com­ba­ti­rán el cli­ma leo­nés a rit­mo de R&B en una nue­va edi­ción (y ya van 30) del mí­ti­co PUR­PLE WEE­KEND.

GQ (Spain) - - SUMARIO - ___por JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

Yo no quie­ro ser co­mo nin­gún otro, por eso soy un mod. ¿Te en­te­ras?", be­rrea­ba el ja­ra­ne­ro de Jimmy (Phil Da­niels) en el pun­to cli­má­ti­co de Qua­drop­he­nia (Franc Rod­dam, 1979). Lo que na­die le di­jo al pro­ta­go­nis­ta de es­ta cin­ta de re­fe­ren­cia pop es que un mod de ver­dad, uno de los que se vis­te por los pies a rit­mo de los Small Fa­ces, no só­lo se li­mi­ta a fan­fa­rro­near a lo­mos de una Lam­bret­ta. Un mod au­tén­ti­co, uno de los que ha­ce del pa­seo ma­rí­ti­mo de Brigh­ton su se­gun­do ho­gar, tam­bién de­be­ría peregrinar a León es­te (se­gu­ra­men­te gé­li­do) puen­te de di­ciem­bre. ¿Y eso por qué? Por­que co­mo ca­da año des­de ha­ce ya 30, la ciu­dad cas­te­lla­na aco­ge una nue­va edi­ción del legendario Pur­ple Wee­kend, una ce­le­bra­ción de la es­ce­na y la es­té­ti­ca bri­tá­ni­ca de los años 60 (y, en con­se­cuen­cia, de las sub­cul­tu­ras que han ido sur­gien­do con el tiem­po en torno a és­tas). Du­ran­te cua­tro días (del 5 al 8), las ca­lles de la ciu­dad se lle­nan de ti­pos ata­via­dos bien con tra­jes de cor­te clá­si­co y za­pa­tos bro­gues o bien con po­los de pun­to, va­que­ros ce­ñi­dos y de­sert boots. Cu­brien­do el mo­de­li­to de unos y otros –por su­pues­to–, una par­ka fish­tail sal­pi­ca­da por par­ches co­mo és­tos que ves aquí.

¿PARA TO­DOS LOS PÚ­BLI­COS? Por su pro­pia idio­sin­cra­sia, un even­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas no pue­de –ni se­gu­ra­men­te quie­re– com­pe­tir con otros fes­ti­va­les de mú­si­ca o va­rie­da­des con abru­ma­dor múscu­lo fi­nan­cie­ro y pro­mo­cio­nal. Sin em­bar­go –o pre­ci­sa­men­te por es­ta ra­zón–, nos pa­re­ce pre­cep­ti­vo dar­le can­cha aquí a una pro­pues­ta pe­que­ña pe­ro cui­da­da, ele­gan­te y ex­clu­si­va. Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, la mú­si­ca ocu­pa un lu­gar de pri­vi­le­gio en la pro­gra­ma­ción. Ha­brá de­ce­nas de con­cier­tos en di­fe­ren­tes lo­ca­li­za­cio­nes (Stu­dio 54, Es­pa­cio Vías y Pa­be­llón del CHF) a car­go de ar­tis­tas y ban­das des­ta­ca­das co­mo Matt­hew Sweet, The Ki­ne­tics, The Re­so­nars, La Gran­ja o Sto­ne Foun­da­tion. Pe­ro hay más, mu­cho más: all­nigh­ters (fa­rras para aque­llos que gus­tan de que­mar sue­las de pi­saca­cas a ba­se de so­ni­dos rhythm and blues, nort­hern soul, mod jazz, bu­ga­lú o bri­tish in­va­sion), mer­ca­di­llos, ca­rre­ras de es­cú­te­res, ex­po­si­cio­nes y desfiles de mo­da. Sue­na bien, ¿ver­dad? Pues no ol­vi­des la par­ka… por­que ha­rá frío.

PO­COS PE­RO VA­LIEN­TES El Pur­ple Wee­kend es el fes­ti­val mod más em­ble­má­ti­co de Es­pa­ña, pe­ro no el úni­co: Ebro­club Six­ties (Mi­ran­da del Ebro) y Eu­ro­ye­yé (Gi­jón) com­ple­tan la ofer­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.