/ Lo­ri Me­yers ce­le­bra 20 años de vi­da con un con­cier­to en Ma­drid.

El día 29, LO­RI ME­YERS ce­le­bran dos dé­ca­das de vi­da dan­do un con­cier­to –el úl­ti­mo has­ta 2020– en un au­di­to­rio re­ser­va­do para unos po­cos pri­vi­le­gia­dos: el Wi­zink Cen­ter.

GQ (Spain) - - SUMARIO - ___por JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

Son 20 años… pe­ro pa­re­cen 100. Ha cam­bia­do el ne­go­cio, el mo­de­lo de dis­tri­bu­ción, el for­ma­to y el con­su­mo. El la­va­do de ca­ra –o re­vol­cón– que se le ha da­do a la in­dus­tria mu­si­cal en las úl­ti­mas dos dé­ca­das ha si­do tal que el chi­rin­gui­to es­tá hoy ca­si irre­co­no­ci­ble. Los gra­na­di­nos Lo­ri Me­yers han si­do tes­ti­gos ex­cep­cio­na­les de tan­to tra­sie­go. De al­gún mo­do, son su­per­vi­vien­tes. "So­mos afor­tu­na­dos por­que vi­vi­mos de com­po­ner y to­car, aun­que lo cier­to es que has­ta el ter­cer dis­co no nos lle­ga­ba y te­nía­mos que com­pa­gi­nar la mú­si­ca con otros tra­ba­jos", nos cuen­ta Ale­jan­dro Mén­dez, gui­ta­rris­ta de la ban­da des­de sus ini­cios.

Lo­ri Me­yers arran­ca­ron en 1998, pe­ro no fue has­ta 2004 cuan­do por fin lo­gra­ron pu­bli­car su ópe­ra pri­ma: Via­je de es­tu­dios. Ha­bía tan­to ta­len­to y tan­ta ener­gía en aquel dis­co que no tar­da­ron en lla­mar la aten­ción. "Los nue­vos Pla­ne­tas", era la co­le­ti­lla que les acom­pa­ña­ba en cual­quier cró­ni­ca. Hoy, con seis ál­bu­mes de es­tu­dio y mi­les de con­cier­tos a sus es­pal­das, ya na­die les bus­ca com­pa­ra­ción por­que, sim­ple y lla­na­men­te, son in­com­pa­ra­bles. Y pe­se a que siem­pre ha­brá al­guien que les ins­te a re­pe­tir la fór­mu­la de aquel de­but, lo cier­to es que a ellos les ob­se­sio­na evo­lu­cio­nar: "Un ar­tis­ta de­be es­tar vi­vo y no es­tan­car­se. Explorar en­ri­que­ce. No­so­tros siem­pre he­mos que­ri­do avan­zar… y ahí es­tán nues­tros dis­cos para co­rro­bo­rar­lo".

Tan­tos en­sa­yos, tan­tos ra­tos muer­tos, tan­tos ki­ló­me­tros con el cuer­po del re­vés y tan­tas ho­ras ale­ja­dos de su gen­te ha­brán va­li­do la pe­na cuan­do el pró­xi­mo 29 de di­ciem­bre ac­túen en un Wi­zink Cen­ter lleno a re­bo­sar: "Se­rá una ve­la­da para dis­fru­tar de lo que he­mos si­do ca­pa­ces de crear, para enor­gu­lle­cer­nos con nues­tra fa­mi­lia y ami­gos y para en­tre­gar­nos al pú­bli­co".

És­tas han si­do dos dé­ca­das de sa­cri­fi­cios, pe­ro tam­bién de éxi­tos. Si hoy fue­ran de nue­vo ado­les­cen­tes y tu­vie­ran que ele­gir por qué ca­mino ti­rar, es­ta­mos con­ven­ci­dos de que vol­ve­rían a to­mar exac­ta­men­te el mis­mo: "Hay mo­men­tos en los que te sien­tes que­ma­do, pe­ro son sen­ti­mien­tos a corto pla­zo ge­ne­ra­dos por el es­trés. So­mos cons­cien­tes de que ga­nar­te la vi­da ha­cien­do lo que te apa­sio­na es un sue­ño. Eso sí, hay que te­ner pa­cien­cia: a no­so­tros nos cos­tó cin­co años, cin­co ma­que­tas y mil con­cier­tos que nos ofre­cie­ran un con­tra­to dis­co­grá­fi­co. Hay que per­se­ve­rar, te­ner suer­te y ta­len­to y, so­bre todo, res­pe­tar la mú­si­ca".

TRES SON MUL­TI­TUD Des­de la iz­quier­da: Ale­jan­dro Mén­dez, Antonio Ló­pez y Al­fre­do Nú­ñez, los tres miem­bros fun­da­do­res de la ban­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.