El sue­ño ame­ri­cano de Tom Bu­lleit: un bour­bon legendario.

El sue­ño ame­ri­cano es es­to: TOM BU­LLEIT res­ca­tó una re­ce­ta fa­mi­liar de 1830 para crear uno de los Bour­bons más exi­to­sos del mun­do.

GQ (Spain) - - SUMARIO - ___por J. C. MATOSSIAN

Se su­po­ne que no de­bo ha­blar de nú­me­ros, pe­ro aho­ra es­ta­mos ven­dien­do más de un mi­llón de ca­jas de Bour­bon (ca­da una con­tie­ne 12 bo­te­llas) al año", di­ce Tom Bu­lleit ba­jan­do un po­co la voz y sin di­si­mu­lar su asom­bro al pro­nun­ciar en al­to la ci­fra. No es de ex­tra­ñar que a Bu­lleit le cues­te asi­mi­lar el es­pec­ta­cu­lar cre­ci­mien­to que ha ex­pe­ri­men­ta­do la mar­ca que lle­va su ape­lli­do. Al fin y al ca­bo no ha pa­sa­do tan­to tiem­po des­de que en 1987 de­ci­die­ra de­jar atrás una exi­to­sa ca­rre­ra co­mo abo­ga­do para des­ti­lar ar­te­sa­nal­men­te su pro­pio Bour­bon, ba­sán­do­se en la re­ce­ta ori­gi­nal que desa­rro­lló su ta­ta­ra­bue­lo Au­gus­tus en 1830 en Ken­tucky: "En­ton­ces es­te des­ti­la­do no era tan po­pu­lar co­mo aho­ra y re­cuer­do que cuan­do empecé mi hi­ja me con­tó que to­dos sus ami­gos le de­cían que yo era un cha­la­do. Y mi mu­jer, que es co­rre­do­ra de bol­sa, cal­cu­ló que si tra­ba­ja­ba has­ta los 117 años a lo me­jor lle­ga­ba a pa­gar los prés­ta­mos que de­bía".

EL LE­GA­DO QUE CON­QUIS­TÓ EL MUN­DO Co­rrer ries­gos, es­pe­cial­men­te cuan­do le po­nes todo tu em­pe­ño –"es­ta­ba en jue­go un le­ga­do fa­mi­liar, así que si no le de­di­ca­ba to­das las ho­ras del día te­nía un pe­so en mi con­cien­cia"–, a ve­ces tie­ne pre­mio. Bu­lleit creía fir­me­men­te que la pe­cu­liar re­ce­ta de Au­gus­tus, quien des­ti­la­ba un Bour­bon con al­to con­te­ni­do en cen­teno (re­cor­de­mos, el prin­ci­pal in­gre­dien­te de es­te des­ti­la­do siem­pre es el maíz), po­día con­quis­tar al con­nois­seur mo­derno. Pe­ro lo­gró al­go más que eso: Bu­lleit fue abra­za­do en el si­glo XXI por el gran pú­bli­co nor­te­ame­ri­cano, que que­dó se­du­ci­do por su ca­rác­ter con­tun­den­te y es­pe­cia­do, sus to­ques de vai­ni­lla y miel, y su fi­nal lim­pio y sua­ve. Asis­ti­do lue­go por la red de dis­tri­bu­ción de Sea­gram's y Dia­geo, el pro­duc­to se em­pe­zó a co­mer­cia­li­zar por Asia y Eu­ro­pa has­ta lle­gar a más de 70 paí­ses, in­clui­do Es­pa­ña. "Aho­ra vi­vi­mos una edad de oro del Bour­bon y, sin­ce­ra­men­te, en Ken­tucky nos pre­gun­ta­mos có­mo lo he­mos con­se­gui­do", di­ce Tom. "Te­ne­mos mu­cho que agra­de­cer a la cul­tu­ra del cóc­tel: los cocteleros se fi­ja­ron en Bu­lleit por su al­ta con­cen­tra­ción en cen­teno y por­que mez­cla muy bien, y eso nos ayu­dó mu­chí­si­mo".

UNA DES­TI­LE­RÍA A LA AL­TU­RA El año pa­sa­do Bu­lleit abrió una nue­va des­ti­le­ría en Shelby­vi­lle (Ken­tucky) en la que se han in­ver­ti­do 115 mi­llo­nes de dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.