TAG Heuer y el bió­lo­go Ma­nu San Fé­lix lu­chan en fa­vor de la po­si­do­nia.

TAG Heuer y el bió­lo­go MA­NU SAN FÉ­LIX li­de­ran la lu­cha por la con­ser­va­ción de la po­si­do­nia, una plan­ta esen­cial para el mar.

GQ (Spain) - - SUMARIO - ___por J. C. MATOSSIAN

Al Me­di­te­rrá­neo le de­be­mos gran par­te de nues­tra cul­tu­ra, de nues­tro cli­ma, de nues­tra gas­tro­no­mía, de nues­tra per­so­na­li­dad. El Me­di­te­rrá­neo co­rre sin em­bar­go gra­ve pe­li­gro de per­der una par­te im­por­tan­te de su ca­rác­ter y no­so­tros so­mos los res­pon­sa­bles: la su­per­fi­cie ma­ri­na cu­bier­ta por po­si­do­nia se ha vis­to re­du­ci­da en más de un 30% en los úl­ti­mos 40 años por la ac­ción hu­ma­na. Es un ele­men­to fun­da­men­tal para el eco­sis­te­ma, para el oxí­geno, para la sos­te­ni­bi­li­dad de las pla­yas blan­cas, para las cos­tas, para las es­pe­cies y para la trans­pa­ren­cia y pu­re­za de las aguas. Es, en de­fi­ni­ti­va, una de las cla­ves para que el Me­di­te­rrá­neo man­ten­ga su esen­cia. Por­que es una plan­ta en­dé­mi­ca, ex­clu­si­va del Ma­re Nos­trum, para el que ha si­do su ver­da­de­ro pul­món du­ran­te mi­le­nios (una hec­tá­rea de pradera de po­si­do­nia pro­vee has­ta cin­co ve­ces más oxí­geno que el equi­va­len­te en una po­bla­da sel­va en tie­rra fir­me). Ade­más ayu­da a pro­te­ger las pla­yas de la ero­sión, ya que ejer­ce de ba­rre­ra con­tra la ac­ción de las olas y evi­ta la pér­di­da de are­na, al tiem­po que ofre­ce re­fu­gio y ali­men­ta­ción esen­cial para un eco­sis­te­ma de un mi­llar de es­pe­cies ma­ri­nas.

La con­ta­mi­na­ción de las aguas por una ma­la de­pu­ra­ción de los re­si­duos, la pes­ca de arras­tre y las anclas de las em­bar­ca­cio­nes pro­fe­sio­na­les y de re­creo han aca­ba­do sin em­bar­go con mi­les de hec­tá­reas de pra­de­ras de po­si­do­nia, y una de las áreas más afec­ta­das ha si­do la que ro­dea a las Is­las Ba­lea­res, so­bre todo en torno a For­men­te­ra, don­de hay una con­cen­tra­ción al­tí­si­ma de es­ta plan­ta (más de 76 mi­llo­nes de m2, de ahí la pu­re­za y be­lle­za del agua, los fon­dos y la are­na de sus pla­yas). Du­ran­te años se hi­zo muy po­co para evi­tar­lo, a pe­sar de que vo­ces au­to­ri­za­das co­mo el bió­lo­go ma­rino y sub­ma­ri­nis­ta Ma­nu San Fé­lix (Ma­drid, 1964) lle­van po­nien­do el gri­to en el cie­lo du­ran­te dé­ca­das. "La primera vez que me su­mer­gí en las aguas de For­men­te­ra me que­dé sin alien­to: des­cu­brí pra­de­ras y pra­de­ras de un te­so­ro ma­ra­vi­llo­so, úni­co, irrem­pla­za­ble. El pro­ble­ma es que cuan­do nues­tra vi­da es ca­si to­tal­men­te te­rres­tre, es muy di­fí­cil trans­mi­tir la im­por­tan­cia de lo que te­ne­mos en el fon­do del mar", di­ce San Fé­lix. "Has­ta que co­gí la cá­ma­ra y sa­qué una ima­gen de un an­cla enor­me des­tro­zan­do una pradera de po­si­do­nia, no me em­pe­za­ron a ha­cer ca­so".

La lu­cha in­can­sa­ble del bió­lo­go por evi­tar la des­apa­ri­ción de es­ta plan­ta ma­ri­na lla­mó la aten­ción de la ma­nu­fac­tu­ra TAG Heuer, que le nom­bró em­ba­ja­dor de los re­lo­jes su­mer­gi­bles de la co­lec­ción Aqua­ra­cer y de la cam­pa­ña #Dont­crac­kun­der­pres­su­re, lo que le ha otor­ga­do una pla­ta­for­ma más am­plia para que su men­sa­je lle­gue a las ad­mi­nis­tra­cio­nes y a la po­bla­ción: "Te­ne­mos que con­se­guir que re­nue­ven las de­pu­ra­do­ras para ver­ter me­nos re­si­duos, des­de lue­go, pe­ro las so­lu­cio­nes re­si­den en la edu­ca­ción y la con­cien­cia­ción, en el cam­bio de men­ta­li­dad en el ser hu­mano". Con la ayu­da de TAG Heuer, la Aso­cia­ción Vell­ma­rí que él pre­si­de y otros pa­tro­ci­na­do­res, Ma­nu San Fé­lix car­to­gra­fió las pra­de­ras de Po­si­do­nia que ro­dean For­men­te­ra e in­te­gró sus ma­pas en una app para mó­vi­les. El ob­je­ti­vo es que los na­ve­gan­tes se­pan en todo mo­men­to el fon­do ma­rino que tie­nen de­ba­jo, para te­ner­lo en cuen­ta a la ho­ra de fon­dear.

Po­si­do­nia Maps, una 'app' para sal­var el mar - La con­ser­va­ción ma­ri­na em­pie­za por co­no­cer dón­de echas el an­cla.

PRA­DE­RAS BA­JO EL AGUA Los fon­dos marinos de For­men­te­ra son tan es­pec­ta­cu­la­res gra­cias a la po­si­do­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.