TAL­GO A MA­DRID A 20 EU­ROS, LOS GES­TOS IM­POR­TAN

Granada Hoy - - Opinión - MAG­DA­LE­NA TRILLO @mag­da­tri­llo

LA ma­yor ver­te­bra­ción que se ha rea­li­za­do nun­ca en An­da­lu­cía ha si­do la A-92 –ya en su día fue to­do un que­bra­de­ro de ca­be­za por las di­fi­cul­ta­des oro­grá­fi­cas y pre­su­pues­ta­rias pa­ra aco­me­ter­la– y po­co he­mos avan­za­do des­de en­ton­ces. Ca­si al con­tra­rio. Des­pués de tres años co­gien­do au­to­bu­ses has­ta An­te­que­ra pa­ra via­jar en AVE has­ta Ma­drid sor­tean­do el ais­la­mien­to fe­rro­via­rio de Gra­na­da, Ren­fe ha te­ni­do que im­pro­vi­sar un in­trin­ca­do ma­pa del te­so­ro de com­bi­na­cio­nes pa­ra man­te­ner la fic­ción de un trans­por­te fe­rro­via­rio que no exis­te.

“Dos au­to­bu­ses pa­ra lle­gar en tren a Al­ge­ci­ras”. Es­te ti­tu­lar, que pu­bli­ca­mos ayer en Gra­na­da Hoy aun­que pa­rez­ca una bro­ma del Mun­do To­day, es la con­se­cuen­cia de los ines­pe­ra­dos efec­tos de las ria­das de oc­tu­bre. Al me­nos, la pri­me­ra par­te de la odi­sea del via­je: la que te ani­ma a re­cu­rrir al co­che pri­va­do o al Bla bla car pa­ra des­pla­zar­te de Al­ge­ci­ras has­ta An­te­que­ra. A par­tir de es­te pun­to, no hay más op­ción pú­bli­ca que el as­fal­to pa­ra lle­gar a la Es­ta­ción de Au­to­bu­ses de Gra­na­da, pe­ro aho­ra por cul­pa del cor­te fe­rro­via­rio que en abril de 2015 nos de­jó in­co­mu­ni­ca­dos por las obras pa­ra ins­ta­lar la Al­ta Ve­lo­ci­dad.

Si se­gui­mos has­ta Al­me­ría, el desafío se mul­ti­pli­ca. Ya no se tra­ta de que el AVE se ha­ya ol­vi­da­do de ver­te­brar An­da­lu­cía; tam­bién los Me­dia Dis­tan­cia, el tren con­ven­cio­nal, su­cum­be a la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción en unos ca­sos, a las li­mi­ta­cio­nes de fi­nan­cia­ción –siem­pre– y al im­pac­to de las in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas –cuan­do to­ca–.

Lo bueno es que aho­ra es­ta­mos (ca­si) en elec­cio­nes y to­ca sa­car los pro­yec­tos fa­lli­dos del ca­jón. Lo aca­ba de ha­cer la pre­si­den­ta de la Jun­ta, Su­sa­na Díaz, fir­man­do un con­ve­nio pa­ra que Adif pue­da uti­li­zar la pla­ta­for­ma del Eje Trans­ver­sal An­da­luz de la Al­ta Ve­lo­ci­dad –la idea es co­lo­car las vías pen­dien­tes y res­ta­ble­cer el trá­fi­co fe­rro­via­rio afec­ta­do por las úl­ti­mas llu­vias en la zo­na de Aguadulce– y se re­cu­pe­re la co­ne­xión fe­rro­via­ria en­tre Se­vi­lla, Má­la­ga, Gra­na­da y Al­me­ría. Unos dos me­ses de pla­zo se­gún los téc­ni­cos.

En pa­ra­le­lo, el Go­bierno an­da­luz se lan­za al res­ca­te de la lla­ma­da A-92 fe­rro­via­ria que que­dó apar­ca­da con el es­ta­lli­do de la cri­sis y que, se­gún la ver­sión so­cia­lis­ta, ha es­ta­do más de dos años en­tre las prio­ri­da­des de la Jun­ta sin con­se­guir nin­gún avan­ce con el an­te­rior Go­bierno de Ma­drid (PP) por es­tric­tas ra­zo­nes de blo­queo y tacticismo po­lí­ti­co.

Por­que, no nos equi­vo­que­mos, la po­lí­ti­ca im­por­ta. In­clu­so en los te­mas más téc­ni­cos y com­ple­jos que po­da­mos afron­tar. Lo aca­ba­mos de des­cu­brir –más bien de con­fir­mar– con el po­lé­mi­co anun­cio del fin del ais­la­mien­to fe­rro­via­rio: la re­cu­pe­ra­ción de la lí­nea por Mo­re­da era po­si­ble. Lo de­cían los téc­ni­cos, lo exi­gía la Ma­rea Ama­ri­lla, lo de­nun­cia­ban los so­cia­lis­tas, y lo veía­mos to­dos cuan­do el lu­jo­so Tren AlAn­da­lus ha­cía pa­ra­da en Gra­na­da, la úni­ca ciu­dad des­col­ga­da de la red fe­rro­via­ria na­cio­nal –la pú­bli­ca y ase­qui­ble–.

Es evi­den­te que, des­pués de 1.300 días de son­ro­jo sin tren, de de­ce­nas de pro­me­sas in­cum­pli­das so­bre la lle­ga­da del AVE, el cos­te de es­ta me­di­da era inasu­mi­ble pa­ra el PP. Por la cuan­tía eco­nó­mi­ca, que es cier­ta­men­te al­ta por el des­plie­gue de téc­ni­cos y ope­ra­rios que re­quie­re reac­ti­var el Tal­go Ma­drid-Gra­na­da pa­ra ofer­tar dos via­jes al día, y por el de­mo­le­dor des­cré­di­to que su­po­ne pa­ra el pro­pio par­ti­do.

El 26 de no­viem­bre lle­ga­rá y Gra­na­da vol­ve­rá a apa­re­cer en el ma­pa fe­rro­via­rio aun­que sea con sor­di­na. Con una me­di­da “in­su­fi­cien­te”, co­mo ha re­co­no­ci­do Paco Cuen­ca, pe­ro que su­po­ne una bo­fe­ta­da elec­to­ral al PP en la cuen­ta atrás de las au­to­nó­mi­cas del 2-D y de las mu­ni­ci­pa­les de ma­yo de 2019. Lo anun­ció es­ta se­ma­na el mi­nis­tro de Fo­men­to, José Luis Ába­los, en su cuen­ta de Twit­ter si­guien­do el estilo Trump que ha mar­ca­do to­da la cri­sis del AVE que el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez ha he­re­da­do de la eta­pa de Ra­joy: “El 26 de no­viem­bre se po­ne fin al ais­la­mien­to fe- rro­via­rio de #Gra­na­da. Ese día en­tra­rá en ser­vi­cio la lí­nea Ma­drid-Li­na­res-Gra­na­da. Era un com­pro­mi­so in­elu­di­ble de es­te Go­bierno con los gra­na­di­nos y gra­na­di­nas”.

A Ren­fe le cos­tó to­do el día reac­cio­nar y fue el pro­pio al­cal­de quien pu­do asu­mir el pro­ta­go­nis­mo de con­fir­mar el ti­tu­lar. Se­rá un hi­to más en la cor­ta y com­ple­ja ho­ja de ru­ta del ac­tual re­gi­dor so­cia­lis­ta, a pe­sar de que sea un avan­ce con mu­chas aris­tas pen­dien­tes: la re­cu­pe­ra­ción del tren­ho­tel a Bar­ce­lo­na que se ha con­ver­ti­do ya en el nue­vo caballo de ba­ta­lla ins­ti­tu­cio­nal den­tro del re­to de co­ne­xión con to­do el Le­van­te es­pa­ñol, la eje­cu­ción del tra­mo de Lo­ja con la cons­truc­ción de la va­rian­te que per­mi­ti­ría es­qui­var el de­ci­mo­nó­ni­co tú­nel de San Fran­cis­co re­ba­jan­do el tiem­po de des­pla­za­mien­to y mi­ni­mi­zan­do los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad y la bús­que­da de una so­lu­ción con­sen­sua­da so­bre el po­lé­mi­co pro­yec­to de in­te­gra­ción del AVE en la ca­pi­tal…

To­do pen­dien­te del esquivo Día D: la jor­na­da en que la ex­plo­ta­ción co­mer­cial de la Al­ta Ve­lo­ci­dad sea una reali­dad en la re­sis­ten­te ciu­dad de Gra­na­da que ha vis­to des­fi­lar los in­fruc­tuo­sos in­ten­tos de Álvarez Cas­cos, Mag­da­le­na Álvarez, Ana Pastor, Ra­fael Ca­ta­lá, Íñi­go de la Ser­na y, quién sa­be, si José Luis Ába­los… Y es que los pro­ta­go­nis­tas que se su­birán en la his­tó­ri­ca fo­to­gra­fía fi­nal aún es­tán por de­ci­dir: en di­ciem­bre ele­gi­re­mos a los del Go­bierno an­da­luz, en ma­yo a l os del Ayun­ta­mien­to y la Dipu­tación y, con fe­cha tan in­cier­ta co­mo vo­lá­til, los del Eje­cu­ti­vo cen­tral.

Me­nos de tres ho­ras en AVE pa­ra lle­gar a Ma­drid y me­nos de dos a Se­vi­lla subidos a un Avant –el que aho­ra co­nec­ta, por ejem­plo, la ca­pi­tal his­pa­len­se con Má­la­ga– a la es­pe­ra (o no) de la A-92 fe­rro­via­ria, a la es­pe­ra (o no) del by­pass en Al­mo­dó­var del Río… De mo­men­to, to­do un ho­ri­zon­te de fu­tu­ri­bles y un pá­ja­ro en mano: en un par de se­ma­nas po­dre­mos com­prar un bi­lle­te en Tal­go a Ma­drid por 20 eu­ros. No es su­fi­cien­te, ¡cla­ro que no!, pe­ro los ges­tos im­por­tan; la po­lí­ti­ca es de­ci­si­va. Pa­ra avan­zar y pa­ra blo­quear.

Aca­bar con el ais­la­mien­to con tre­nes con­ven­cio­na­les siem­pre ha si­do inasu­mi­ble pa­ra el PP: por el cos­te real y el po­lí­ti­co

MIGUEL ÁN­GEL MOLINA

El mi­nis­tro de Fo­men­to, José Luis Ába­los, en las prue­bas del AVE jun­to al con­se­je­ro, la sub­de­le­ga­da, el pre­si­den­te de la Dipu­tación y el al­cal­de.

Directora de Gra­na­da Hoy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.