UNA OR­QUES­TA SIN VIEN­TO

Granada Hoy - - Opinión -

LA si­tua­ción de as­fi­xia eco­nó­mi­ca (y, por ex­ten­sión, ar­tís­ti­ca) que su­fre la Or­ques­ta Ciu­dad de Gra­na­da cons­ti­tu­ye el ejem­plo pun­te­ro de la des­afi­na­da po­lí­ti­ca cul­tu­ral del Ayun­ta­mien­to. La Or­ques­ta, con Pons en la di­rec­ción y Pon­sa en la ge­ren­cia, se eri­gió co­mo la me­jor de An­da­lu­cía y una de las más pres­ti­gio­sas del país en los no­ven­ta. Y man­tu­vo el ti­po has­ta que una re­be­lión de bue­na par­te de los mú­si­cos for­zó el ré­quiem de Kan­to­row y Ma­gán, sus su­ce­so­res en la se­gun­da mi­tad de la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo. Mien­tras las agru­pa­cio­nes de Cór­do­ba y Má­la­ga se apre­ta­ban el cin­tu­rón con la cri­sis, la de Gra­na­da au­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te los suel­dos y con­tra­jo deu­das que la han con­du­ci­do a la de­ses­pe­ra­ción. La de Se­vi­lla, sin­fó­ni­ca, o sea, mu­cho mas vo­lu­mi­no­sa, tam­bién se arrui­nó; pe­ro Se­vi­lla “tie­ne un co­lor especial” y des­de la Jun­ta se han apre­su­ra­do a so­co­rrer­la con el di­ne­ro de to­dos los an­da­lu­ces. La OCG, a la que acu­dían con en­tu­sias­mo ba­tu­tas, pia­nis­tas, vio­li­nis­tas y can­tan­tes de nom­bra­día, de­be di­ne­ro a no po­cos di­rec­to­res e in­tér­pre­tes y ha vis­to ba­jar la ca­li­dad de su pro­gra­ma­ción al no po­der con­tra­tar a es­pe­cia­lis­tas in­vi­ta­dos de va­lía. A los tra­ba­ja­do­res se le adeu­dan pa­gas des­de ha­ce años y ha ha­bi­do di­fi­cul­ta­des oca­sio­na­les pa­ra pa­gar se­llos o cos­tear el ta­xi des­de el ae­ro­puer­to de al­gún ex­tra. ¡Y el ge­ren­te, in­te­ri­no, es un con­tra­ba­jis­ta!

Gra­na­da po­dría ha­ber­se con­ver­ti­do en la ca­pi­tal mu­si­cal de An­da­lu­cía co­mo Má­la­ga se ha con­ver­ti­do en la ca­pi­tal mu­seís­ti­ca. Con­ta­ba pa­ra ello con una Or­ques­ta sa­nea­da y de gran ni­vel ar­tís­ti­co; un so­ber­bio au­di­to­rio; el ar­chi­vo y la som­bra de ci­prés de Ma­nuel de Fa­lla; un Fes­ti­val de Mú­si­ca y Dan­za con es­ce­na­rios, La Al­ham­bra, el Ge­ne­ra­li­fe y el Carlos V, úni­cos en el Pla­ne­ta y las obras ins­pi­ra­das en la ciu­dad de nu­me­ro­sos com­po­si­to­res, es­pe­cial­men­te ro­mán­ti­cos e im­pre­sio­nis­tas. El gran tea­tro de la ópe­ra que nues­tros re­pre­sen­tan­tes fue­ron in­ca­pa­ces de cons­truir ha­bría co­ro­na­do la jo­ya.

Mien­tras se pre­pa­ra un pas­ti­zal pa­ra es­ta­ble­cer una red de mu­seí­tos ran­cios, me­dio­cres, pe­re­gri­nos o sin pú­bli­co, co­mo el de la Se­ma­na San­ta o el de Tí­te­res, la Or­ques­ta se des­com­po­ne. La so­lu­ción ha con­sis­ti­do en con­se­guir una apor­ta­ción ex­tra­or­di­na­ria de la Al­ham­bra (es­te año sí, el que vie­ne ya ve­re­mos) y con­ce­der pó­li­zas de cré­di­to mu­ni­ci­pa­les pa­ra pos­po­ner el pro­ble­ma que ge­ne­ran los enor­mes in­tere­ses de la deu­da. ¿Plan a me­dio Pla­zo? Nin­guno. Apun­ta­lar y es­pe­rar a que sue­ne la flau­ta tra­ve­se­ra. El ca­so es pa­sar el tiem­po.

Mien­tras se pre­pa­ra un pas­ti­zal pa­ra es­ta­ble­cer una red de mu­seí­tos ran­cios, me­dio­cres, pe­re­gri­nos o sin pú­bli­co

ANTONIO CAMBRIL

@an­to­nio­cam­bril

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.