Al­gu­nas co­sas de las que de­be­ría­mos ha­blar en la cam­pa­ña

Granada Hoy - - Andalucía -

can­zar los ni­ve­les de in­ver­sión en I+D de Eu­ro­pa y crear, por lo tan­to, más y me­jor em­pleo.

Se­gún es­te es­tu­dio, nues­tras ins­ti­tu­cio­nes tie­nen po­ca ca­li­dad re­gu­la­to­ria y de­ben me­jo­rar en el con­trol de la co­rrup­ción. Y en es­to en An­da­lu­cía te­ne­mos un ejem­plo de li­bro. En el in­for­me fi­nal de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción por el jui­cio de los ERE, se re­cri­mi­na a la Jun­ta por crear des­de el año 2000 un sis­te­ma de ayu­das pú­bli­cas “to­tal­men­te opa­co” al mar­gen de los con­tro­les fi­ja­dos por la In­ter­ven­ción Ge­ne­ral. Y ci­fra la pre­sun­ta mal­ver­sa­ción en 680 mi­llo­nes de eu­ros. Es ob­vio que ese mon­tan­te no es el di­ne­ro que se per­dió por prác­ti­cas co­rrup­tas, pe­ro sí el que la Fis­ca­lía en­tien­de que se ma­ne­jó sin los con­tro­les ne­ce­sa­rios. Ni que de­cir tie­ne que un buen uso, du­ran­te diez años, de esa in­gen­te can­ti­dad de mi­llo­nes hu­bie­ra me­jo­ra­do la si­tua­ción de la mal­tre­cha eco­no­mía an­da­lu­za y no la de un pu­ña­do de apro­ve­cha­dos.

Si re­sul­ta frus­tran­te el dis­cur­so de la in­no­va­ción y el cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo, más abu­rri­do es es­cu­char a es­tas al­tu­ras las pro­me­sas de una ins­ti- tu­ción con las pa­re­des de cris­tal. O la eter­na lu­cha con­tra la co­rrup­ción que to­dos aban­de­ran. La Jun­ta de An­da­lu­cía anun­ció que abría la pro­me­ti­da ofi­ci­na con­tra la co­rrup­ción en ju­nio de 2017, en cum­pli­mien­to del acuer­do de in­ves­ti­du­ra de Su­sa­na Díaz con Ciu­da­da­nos. Iba a con­tar con una di­rec­ción in­de­pen­dien­te, que no po­día ser ce­sa­da y se­ría ele­gi­da por un tri­bu­nal pa­ra cin­co años. Se anun­ció que con­ta­ría con una quin­ce­na de fun­cio­na­rios y me­dio mi­llón de eu­ros de pre­su­pues­to ini­cial. Aún la es­ta­mos es­pe­ran­do.

Hay otro asun­to de nun­ca ja­más del que se de­be­ría ha­blar en es­ta cam­pa­ña: la ca­carea­da re­for­ma de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca an­da­lu­za. Aun­que ha­blar de ello re­que­ri­ría de va­rios ar­tícu­los, va­yan aquí unas pro­pues­tas ini­cia­les pa­ra abrir bo­ca. Pri­me­ro, de la ne­ce­sa­ria se­pa­ra­ción en­tre la au­to­ri­dad del Go­bierno y la in­de­pen­den­cia con la que de­ben ac­tuar los en­car­ga­dos de fis­ca­li­zar las cuen­tas de ese Go­bierno. Y lue­go de esa otra ne­ce­si­dad, la de crear una Ad­mi­nis­tra­ción efi­cien­te, mo­der­na y ágil pa­ra el ciu­da­dano, tan le­ja­na a la que te­ne­mos en la ac­tua­li­dad. No se tra­ta de dis­cu­tir úni­ca­men­te si se de­be adel­ga­zar o es­ti­mu­lar el sec­tor pú­bli­co, sino de ha­cer de la Ad­mi­nis­tra­ción un ins­tru­men­to al ser­vi­cio de los ciu­da­da­nos y no al re­vés. La ta­rea, po­si­ble­men­te, se­rá ti­tá­ni­ca y com­pli­ca­da, pe­ro tie­ne un pun­to de par­ti­da evi­den­te, el de pri­mar lo pro­fe­sio­nal so­bre lo clien­te­lar.

Una vez di­cho to­do es­to, vol­va­mos a la reali­dad de la pre­cam­pa­ña elec­to­ral an­da­lu­za y si­ga­mos ha­blan­do de Ca­ta­lu­ña.

Aún es­ta­mos es­pe­ran­do la pro­me­ti­da ofi­ci­na con­tra la co­rrup­ción que iba a abrir en 2017 La Ad­mi­nis­tra­ción de­be ser un ins­tru­men­to al ser­vi­cio de los ciu­da­da­nos y no al re­vés

RO­SELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.