El mi­la­gro de Em­pel

Granada Hoy - - Opinión -

La ba­ta­lla de Em­pel acon­te­ció en­tre los días 7 y 8 de di­ciem­bre de 1585, cuan­do unos cin­co mil sol­da­dos del Ter­cio Vie­jo de Za­mo­ra, di­ri­gi­dos por Fran­cis­co Arias de Bo­ba­di­lla, se vie­ron cer­ca­dos y sin ví­ve­res por una es­cua­dra ho­lan­de­sa. El ad­ver­sa­rio pi­dió a los es­pa­ño­les que se rin­die­ran. La res­pues­ta de és­tos fue: “Los in­fan­tes es­pa­ño­les pre­fie­ren la muer­te a la des­hon­ra. Ya ha­bla­re­mos de ren­di­ción des­pués de muer­tos”. La reac­ción del enemi­go fue inun­dar el cam­pa­men­to es­pa­ñol

abrien­do los di­ques de los ríos Mo­sa y Waal. Los es­pa­ño­les se re­fu­gia­ron en el mon­te­ci­llo de Em­pel para evi­tar mo­rir aho­ga­dos. Mien­tras un sol­da­do es­pa­ñol se en­con­tra­ba ha­cien­do un ho­yo para gua­re­cer­se del frío o para ca­var su tum­ba, ha­lló una ta­bla fla­men­ca con la ima­gen de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción. Los es­pa­ño­les le­van­ta­ron un al­tar con di­cha ima­gen, pues creían que el ha­llaz­go era una ma­ni­fes­ta­ción de la pro­tec­ción di­vi­na. En la no­che del 7 al 8 de di­ciem­bre de 1585, un vien­to ex­cep­cio­nal­men­te frío con­vir­tió en hie­lo las aguas del río Mo­sa, cir­cuns­tan­cia que apro­ve­cha­ron los es­pa­ño­les para ata­car al ad­ver­sa­rio y ob­te­ner una vic­to­ria com­ple­ta. Los ho­lan­de­ses, tras la derrota, afir­ma­ron: “Tal pa­re­ce que Dios es es­pa­ñol al obrar tan gran­de mi­la­gro”. Ese mis­mo día, en­tre acla­ma­cio­nes, se pro­cla-

mó a la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción pa­tro­na de los Ter­cios de Flan­des e Ita­lia. Tres­cien­tos años des­pués, el 8 de di­ciem­bre de 1892, se pro­cla­mó co­mo dog­ma de la fe ca­tó­li­ca la Con­cep­ción In­ma­cu­la­da de la Vir­gen Ma­ría. ¿Sor­pren­den­te, no? Ma­nuel Ra­bo­so

Ja­vier Me­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.