DE AQUE­LLOS POL­VOS ES­TOS LODOS

Granada Hoy - - Opinión -

di­vi­dual de su “Go­bierno bo­ni­to” con el des­cu­bri­mien­to de frau­des de to­do ti­po por par­te de la mi­tad de sus mi­nis­tros. An­te ese des­con­cier­to, mu­chos ex vo­tan­tes han hui­do a Ciu­da­da­nos o a la abs­ten­ción. En cuan­to a Vox, su irrup­ción es el fru­to pre­vi­si­ble y di­rec­to del cues­tio­na­mien­to de la pax cons­ti­tu­cio­nal por par­te del tri­no­mio in­de­pen­den­tis­tas-Po­de­mos-Sán­chez. Vox ha sa­bi­do oler la preo­cu­pa­ción que cun­de en una par­te de la po­bla­ción an­te el cues­tio­na­mien­to de la uni­dad de Es­pa­ña, la re­su­rrec­ción del len­gua­je gue­rra­ci­vi­lis­ta, las di­fe­ren­cias de tra­to le­gal por ra­zón de gé­ne­ro, o el errá­ti­co dis­cur­so mary­pop­pins so­bre la in­mi­gra­ción –sin po­ner me­dios reales pa­ra su in­te­gra­ción en la so­cie­dad ni de­jar de apli­car por lo de­más la le­gis­la­ción de ex­tran­je­ría–. Apo­ya, ade­más, la re­cen­tra­li­za­ción de las com­pe­ten­cias en edu­ca­ción o sa­ni­dad co­mo ga­ran­tía de una uni­dad de de­re­chos de to­dos los es­pa­ño­les, o el de­re­cho a la edu­ca­ción en cas­te­llano en cual­quier lu­gar de Es­pa­ña. Son te­mas reales que no ha “in­ven­ta­do” Vox y que de­be­rían ser ob­je­to de de­ba­te so­cial riguroso. Vox no era na­da an­tes de ju­nio y tie­ne do­ce par­la­men­ta­rios en An­da­lu­cía tras la mo­ción de cen­su­ra que aupó a Sán­chez, cu­yo efec­to mo­vi­li­za­dor a los crí­ti­cos ha si­do evi­den­te y se re­pro­du­ci­rá en fu­tu­ras elec­cio­nes. Ya te­ne­mos un se­mi­círcu­lo con cin­co cu­ñas (la ul­tra­iz­quier­da, la iz­quier­da, el cen­tro, la de­re­cha y la ul­tra­de­re­cha, pa­ra el que gus­te de es­tas no­men­cla­tu­ras, que fa­ci­li­tan el len­gua­je y di­fi­cul­tan el en­ten­di­mien­to). To­das de­fien­den la per­te­nen­cia a Eu­ro­pa, el de­re­cho de pro­pie­dad, la li­ber­tad de em­pre­sa, el de­re­cho a la sa­ni­dad y a la edu­ca­ción… con sus res­pec­ti­vos ma­ti­ces, que no pa­san de ahí, en es­pe­cial, en los tres par­ti­dos cen­tra­les; par­ti­dos que, por lo de­más, pue­den ju­gar con el vo­to o la abs­ten­ción pa­ra evi­tar, si así lo quie­ren, de­pen­der de los ex­tre­mos. Con­ti­nuar con el len­gua­je y la po­lí­ti­ca ban­dis­ta de las iden­ti­da­des y de la ne­ga­ción del otro ge­ne­ra en la so­cie­dad des­ga­rro, ex­tra­ña­mien­to y des­crei­mien­to en la po­si­bi­li­dad de un pro­yec­to de pro­gre­so co­mún pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos. Con­fío en que, con el tiem­po, esa ma­yo­ría de elec­to­res que creen en la li­ber­tad, la igual­dad real de opor­tu­ni­da­des y la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual pon­drán a ca­da uno en su si­tio.

Vox no era na­da an­tes de ju­nio y tie­ne do­ce par­la­men­ta­rios en An­da­lu­cía tras la mo­ción de cen­su­ra que aupó a la Pre­si­den­cia del Go­bierno a Pedro Sán­chez

RO­SELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.