PO­LÍ­TI­COS PE­LI­GRO­SOS

Granada Hoy - - Opinión -

ES muy gra­ve que en An­da­lu­cía ha­yan vo­ta­do sin co­no­cer los pro­gra­mas de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Mu­chos vo­tan­tes han de­cla­ra­do, al ser pre­gun­ta­dos el por qué de su vo­to, que An­da­lu­cía re­que­ría un cam­bio. Lo gra­ve es que con­fe­sa­ban no co­no­cer ni si­quie­ra a su lí­der, en el ca­so de Vox. Tam­po­co eran ca­pa­ces de de­fi­nir las pro­pues­tas de de­ro­ga­ción de al­gu­nas le­yes cons­ti­tu­cio­na­les, y otras nor­mas de con­vi­ven­cia mí­ni­mas, que he­mos al­can­za­do en Es­pa­ña tras mu­chos años de tra­ba­jo: igual­dad de de­re­chos en­tre mu­je­res y hom­bres, de­re­chos que han si­do ne­ce­sa­rios pa­ra tra­ba­jar in­ca­sa­ble­men­te en la in­te­gra­ción de los LGT­BI, etc. El vo­to dic­ta nues­tra for­ma de vi­da, por lo tan­to es un va­lor gran­dio­so con el que no se pue­de fri­vo­li­zar. Hay quie­nes no sa­ben dis­tin­guir en­tre los po­lí­ti­cos que vier­ten fal­se­da­des co­mo si fue­ran ver­da­des. ¿Por qué que­rría Vox ce­rrar la RTVA? Si fue­ra por mo­ti­vos ideo­ló­gi­cos ha­ría fal­ta, so­lo, un cam­bio de di­rec­ción a fa­vor del pe­rio­dis­mo riguroso, equi­li­bra­do y res­pe­tuo­so con el ciu­da­dano. Ce­rrar un me­dio de co­mu­ni­ca­ción es un au­tén­ti­co dis­pa­ra­te. Es preo­cu­pan­te, que

Es muy gra­ve que en An­da­lu­cía ha­yan vo­ta­do sin co­no­cer los pro­gra­mas de los par­ti­dos po­lí­ti­cos

con­si­de­ren a las re­des so­cia­les co­mo un me­dio de co­mu­ni­ca­ción. No lo son. Son lí­neas pa­ra co­mu­ni­car­se sin có­di­go deon­to­ló­gi­co, que no es­tán for­ma­das por pe­rio­dis­tas, sino por ciu­da­da­nos que vier­ten sus pen­sa­mien­tos, y mu­chas in­ju­rias. Las re­des es­tán do­mi­na­das por la ex­tre­ma iz­quier­da. Otros que no nom­bran a Es­pa­ña por su nom­bre ni tie­nen un mí­ni­mo re­co­no­ci­mien­to y de res­pe­to por quie­nes, en otras cir­cuns­tan­cias crí­ti­cas, hi­cie­ron una Cons­ti­tu­ción que au­nó a ideo­lo­gías dis­pa­res. La cues­tión es qué re­pre­sen­tan en el Par­la­men­to es­pa­ñol aque­llos que no aplau­den na­da. Ni obras del pa­sa­do, ni lí­de­res, ni fra­ses, ni mues­tran el mí­ni­mo res­pe­to hu­mano. Qui­zá lo que ha­ya que re­no­var sea a los po­lí­ti­cos. Mu­chos ca­ren­tes del co­no­ci­mien­to y cul­tu­ra su­fi­cien­te pa­ra ser de­le­ga­dos de al­guien. Par­ti­dos que cre­cen co­mo se­tas a gol­pe de iras­ci­bi­li­dad pun­tual pe­ro sin un buen pro­yec­to fu­tu­ro. Po­lí­ti­cos que des­de su tri­bu­na mien­ten cuan­do de­cla­ran que son fe­mi­nis­tas y desean azo­tar a pe­rio­dis­tas has­ta ha­cer­las san­grar, aplau­di­dos por fe­mi­na­zis. Po­lí­ti­cos ma­chis­tas, in­cul­tos, ma­ni­pu­la­do­res que hip­no­ti­zan a las ma­sas uni­ver­si­ta­rias pa­ra lan­zar­las a las ca­lles des­pués de la ce­le­bra­ción de unas elec­cio­nes cu­yo re­sul­ta­do no les ha gus­ta­do. Cui­da­do con quie­nes se de­jan con­ven­cer sin sa­ber quién, ni a dón­de los lle­van. Sí, es ne­ce­sa­ria una re­no­va­ción de la pe­li­gro­sa co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca.

MARILÓ MON­TE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.