TIN­TÍN Y LAS PAPARRUCHAS

Granada Hoy - - Opinión - LUIS CHACÓN el­mas­lar­go­via­je.word­press.com

TIN­TÍN, el jo­ven re­por­te­ro de bom­ba­cho y tu­pé ha cum­pli­do no­ven­ta es­plen­do­ro­sos años. Y pa­re­ce que el tiem­po no ha pa­sa­do por él des­de que apa­re­ció en Le Pe­tit Ving­tiè­me, el su­ple­men­to in­fan­til del dia­rio ca­tó­li­co bel­ga Le Ving­tiè­me Siè­cle. Tin­tín y su in­se­pa­ra­ble Mi­lú –hé­roe de to­dos los pe­re­zo­sos del mun­do–, vi­si­ta­ron la Ru­sia de los So­viets aquel 1929 de in­faus­to re­cuer­do. Era la épo­ca del Plus Ul­tra y de Lind­bergh; del co­lo­nia­lis­mo, la re­vo­lu­ción y los to­ta­li­ta­ris­mos; y del mie­do al porvenir. Y tam­bién, de ex­qui­si­tos co­rres­pon­sa­les e in­tré­pi­dos cro­nis­tas que lle­va­ban has­ta el úl­ti­mo ca­fe­tín las no­ti­cias, en vi­ví­si­mos re­por­ta­jes, de aque­llos con­vul­sos días. Un año an­tes, Pa­lle Huld, un quin­cea­ñe­ro y pe­li­rro­jo boy scout da­nés ha­bía da­do la vuel­ta al mun­do en cua­ren­ta y cua­tro días pa­ra con­me­mo­rar el cen­te­na­rio de Ju­lio Ver­ne, al ga­nar un sor­teo del dia­rio Po­li­ti­ken. Así que Her­gé pen­sa­ría: ¿Quién me­jor que un re­por­te­ro?

Tin­tín via­ja por los cin­co con­ti­nen­tes. In­clu­so pi­sa la Lu­na an­tes que Arms­trong. ¿Có­mo no iba a gus­tar­nos a ni­ños y ma­yo­res? Se le pue­de acu­sar de de­fen­der el co­lo­nia­lis­mo en el Con­go –al­go pro­pio de la épo­ca–, pe­ro tam­bién de­nun­cia la es­cla­vi­tud en “Stock de co­que”,

En tiem­pos de ‘fake news’, su ima­gen de pe­rio­dis­ta hon­ra­do y su in­te­rés por la ver­dad de­bie­ran ser­vir de re­fe­ren­te

sim­pa­ti­za con el Tí­bet ocu­pa­do por la Chi­na de Mao y de­nun­cia to­das las dic­ta­du­ras. Musstler, el ti­rano bor­du­rio, es la con­trac­ción de Mus­so­li­ni y Hitler. Pe­ro to­do eso lo apren­di­mos de ma­yo­res. De ni­ños, lo que nos gus­ta­ba era in­sul­tar con los im­pro­pe­rios im­po­si­bles apren­di­dos del ca­pi­tán Had­dock: or­ni­to­rrin­co, ba­chi­bu­zuc, an­tro­pó­fa­go, anaco­lu­to y, so­bre to­do, con aquel ¡es­pe­cie de lo­ga­rit­mo! di­ri­gi­do al des­pis­ta­do pro­fe­sor Tor­na­sol. Y reír­nos de las arias de la Cas­ta­fio­re has­ta que des­cu­bri­mos que ade­más de Flo­ren­ce Fos­ter-Jen­kins, tam­bién exis­tía la di­vi­na Ca­llas.

Tin­tín es un per­so­na­je ad­mi­ra­ble, va­lien­te y ani­mo­so que de­fien­de a los dé­bi­les y so­co­rre a los des­po­seí­dos de la Tie­rra. En es­tos tiem­pos de fake news –las paparruchas de to­da la vi­da– su ima­gen de pe­rio­dis­ta hon­ra­do, y su in­te­rés de­tec­ti­ves­co por des­cu­brir la ver­dad, de­bie­ran ser un re­fe­ren­te pa­ra tan­tos ga­ce­ti­lle­ros, jun­ta­le­tras, you­tu­bers, tui­te­ros y feis­bu­que­ros que en su ego­la­tría se creen pe­rio­dis­tas, pe­ro so­lo son me­ros pro­pa­gan­dis­tas y pu­bli­cis­tas, de­ma­sia­do za­fios ade­más, de ideo­lo­gías e in­tere­ses es­pu­rios. ¡Oja­lá Her­nán­dez y Fer­nán­dez de­tu­vie­ran a esos cre­ti­nos del Hi­ma­la­ya y los en­ce­rra­ran en las maz­mo­rras de Mou­lin­sart!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.