Te­mor a un pu­fo co­mo el ca­so Ne­va­da por los ne­go­cios ile­ga­li­za­dos del Zai­dín

● La sen­ten­cia del TSJA po­dría aca­rrear una se­rie de in­dem­ni­za­cio­nes mi­llo­na­rias ● McDo­nald’s in­clu­yó da­ños y per­jui­cios en su con­tra­to si sur­gían pro­ble­mas le­ga­les

Granada Hoy - - Portada - Lo­la Que­ro GRANADA

La re­cien­te sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de An­da­lu­cía (TSJA), que de­cla­ra ile­gal la zo­na de res­tau­ran­tes ubi­ca­da jun­to al Pa­be­llón Mulhacén del Zai­dín, po­dría te­ner con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas pa­ra el Ayun­ta­mien­to de Granada si afec­ta a la con­ti­nui­dad de los es­ta­ble­ci­mien­tos ins­ta­la­dos allí. La ciu­dad te­me que es­te ca­so se con­vier­ta en un pu­fo si­mi­lar al del Ne­va­da. Por lo pron­to, la con­ce­sio­na­ria de to­do el re­cin­to (del em­pre­sa­rio Ro­ber­to Gar­cía Arra­bal) ha pre­sen­ta­do un do­cu­men­to en un juz­ga­do que va­lo­ra el ne­go­cio por en­ci­ma de 2,4 mi­llo­nes de eu­ros.

El complejo de ba­res y res­tau­ran­tes de esa zo­na fue cons­trui­do so­bre una par­te de la par­ce­la mu­ni­ci­pal que la nor­ma­ti­va ur­ba­nís­ti­ca re­ser­va­ba pa­ra un uso de­por­ti­vo obli­ga­to­rio, mo­ti­vo por el que el TSJA ha de­cla­ra­do ile­gal esas cons­truc­cio­nes. El Ayun­ta­mien­to ad­ju­di­có su ex­plo­ta­ción co­mer­cial me­dian­te una con­ce­sión ad­mi­nis­tra­ti­va de 40 años a la em­pre­sa Font­deis SL, de Gar­cía Arra­bal. Más tar­de au­to­ri­zó cam­bios ur­ba­nís­ti­cos que fa­vo­re­cie­ron la cons­truc­ción de los res­tau­ran­tes ac­tual­men­te abier­tos en esa zo­na.

En pa­ra­le­lo a es­te plei­to con­ten­cio­so, el em­pre­sa­rio es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do ac­tual­men­te por pre­sun­ta co­rrup­ción ur­ba­nís­ti­ca en va­rias cau­sas ju­di­cia­les. En el ca­so Se­rra­llo, por el que ten­drá que sen­tar­se en el ban­qui­llo, la jue­za im­pu­so una fian­za de 2 mi­llo­nes de eu­ros a los acu­sa­dos y a al­gu­nas de las em­pre­sas im­pli­ca­das por su po­si­ble res­pon­sa­bi­li­dad eco­nó­mi­ca fu­tu­ra.

En es­te con­tex­to, la sociedad Font­deis (que es una de esas mer­can­ti­les afec­ta­das) re­mi­tió el mes pa­sa­do un es­cri­to al Juz­ga­do en el que ase­gu­ra no te­ner más pa­tri­mo­nio que el va­lor in­tan­gi­ble de la con­ce­sión mu­ni­ci­pal pa­ra la ex­plo­ta­ción de la par­ce­la del Pa­be­llón Mulhacén y el res­to de ne­go­cios allí ins­ta­la­dos. Apor­ta un cer­ti­fi­ca­do emi­ti­do por una ase­so­ría con­ta­ble que ci­fra el va­lor de esa con­ce­sión en 2,425.540 eu­ros. Si esas ins­ta­la­cio­nes tu­vie­ran que ce­rrar o, in­clu­so, ser de­mo­li­das, es de su­po­ner que la mer­can­til ha­ría va­ler esa pér­di­da.

Es­ta sociedad con­ce­sio­na­ria tie­ne a su vez arren­da­dos los so­la­res o los lo­ca­les co­mer­cia­les a otras em­pre­sas, co­mo McDo­nald’s. En el con­tra­to de al­qui­ler fir­ma­do por la co­no­ci­da ca­de­na de res­tau­ra­ción en 2011, al que ha te­ni­do ac­ce­so es­te pe­rió­di­co, ya se con­tem­pla en uno de sus apar­ta­dos la po­si­bi­li­dad de que el res­tau­ran­te tu­vie­ra que sus­pen­der su ac­ti­vi­dad a cau­sa de al­gún cam­bio en la con­ce­sión del Ayun­ta­mien­to. En ese ca­so, ade­más de dar por re­suel­to el acuer­do en­tre ellos, McDo­nald’s ten­dría de­re­cho a que la arren­da­do­ra (Font­deis) “le in­dem­ni­ce por los da­ños y per­jui­cios que le oca­sio­ne di­cha re­so­lu­ción o mo­di­fi­ca­ción de la con­ce­sión, in­clui­do el lu­cro ce­san­te” por los años de ne­go­cio que de­ja­ría de ex­plo­tar. Y aña­de el do­cu­men­to, que es­to se pro­du­ci­ría “in­de­pen­dien­te­men­te del mon­to de la com­pen­sa­ción que pu­die­ra re­ci­bir la arren­da­do­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción”.

Es de­cir, que las em­pre­sas in­qui­li­nas po­drían re­cla­mar a la sociedad de Gar­cía Arra­bal (que es la que les arrien­da el lo­cal) y a su vez és­ta, ten­dría la op­ción de

pe­dir com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas al Ayun­ta­mien­to. Ade­más de McDo­nald’s, en el re­cin­to hay otros res­tau­ran­tes y ca­fe­te­rías co­mo Ber­ni­na o La Cue­va.

Tras co­no­cer­se la sen­ten­cia del TSJA so­bre la ile­ga­li­dad de esas cons­truc­cio­nes de uso lu­cra­ti­vo en la es­qui­na en­tre la ca­lle Torre de la Pól­vo­ra y Em­pe­ra­dor Car­los V, el Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal no ha ex­pli­ca­do cla­ra­men­te qué ac­ción tie­ne pre­vis­to em­pren­der. Si re­cu­rri­rá la sen­ten­cia, si res­ca­ta­rá la con­ce­sión ad­mi­nis­tra­ti­va, si or­de­na­rá ce­rrar los es­ta­ble­ci­mien­tos o si lle­ga­rá a or­de­nar su de­mo­li­ción for­man aún un con­jun­to de po­si­bi­li­da­des que el ac­tual equi­po de go­bierno ten­dría so­bre la me­sa aho­ra.

La de­ci­sión po­dría que­dar en suspenso has­ta des­pués de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, se­gún lo ex­pli­ca­do a es­te pe­rió­di­co por el con­ce­jal de Ur­ba­nis­mo, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Ma­drid, jus­to des­pués de co­no­cer­se la sen­ten­cia. El edil ha­bló in­clu­so de una pa­ra­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad en el área de Ur­ba­nis­mo has­ta que un nue­vo equi­po de go­bierno (tras las elec­cio­nes de ma­yo) to­me de- ci­sio­nes tan sen­si­bles, que pue­den cos­tar mu­cho di­ne­ro a la ciu­dad. El mis­mo res­pon­sa­ble po­lí­ti­co ya men­cio­nó en ese mo­men­to el pro­ble­ma de las po­si­bles can­ti­da­des de “lu­cro ce­san­te” de esos ne­go­cios.

El pro­ble­ma fun­da­men­tal es que el Ayun­ta­mien­to ava­ló esas cons­truc­cio­nes me­dian­te la apro­ba­ción de los es­tu­dios de de­ta­lle y otros do­cu­men­tos ur­ba­nís­ti­cos ne­ce­sa­rios pa­ra su su­pues­ta le­ga­li­dad, ade­más de otor­gar­les la li­cen­cias de obras y de ac­ti­vi­dad a los ne­go­cios.

El con­tra­to de al­qui­ler en­tre la em­pre­sa con­ce­sio­na­ria (la de Gar­cía Arra­bal) y McDo­nald’s, fe­cha­do en 2011, de­mues­tra que am­bas par­tes ne­go­cia­ron pa­ra po­der lle­var a ca­bo ese al­qui­ler una se­rie de cam­bios ur­ba­nís­ti­cos y de la con­ce­sión ad­mi­nis­tra­ti­va que te­nían que ser apro­ba­dos por el mu­ni­ci­pio. Y así ocu­rrió des­pués. Esas mo­di­fi­ca­cio­nes, a pe­ti­ción del em­pre­sa­rio, son pre­ci­sa­men­te el nú­cleo de la ile­ga­li­dad que po­ne aho­ra de ma­ni­fies­to el Tri­bu­nal an­da­luz en su sen­ten­cia.

El ori­gen del con­flic­to ur­ba­nís­ti­co es­tá en que ini­cial­men­te es­ta­ba pre­vis­to el uso com­ple­to de ese te­rreno pa­ra un complejo de­por­ti­vo que más tar­de se fue re­du­cien­do (se eli­mi­na­ron pis­tas de tenis, pá­del y el apar­ca­mien­to) y sus­ti­tu­yen­do por los lo­ca­les co­mer­cia­les ac­tua­les, que acom­pa­ñan a un pa­be­llón más pe­que­ño de lo pre­vis­to ori­gi­nal­men­te en la con­ce­sión. El Ayun­ta­mien­to fue au­to­ri­zan­do los cam­bios me­dian­te su­ce­si­vos es­tu­dios de de­ta­lle. El úl­ti­mo de ellos es el que aho­ra que­da anu­la­do por el TSJA.

La re­so­lu­ción del pa­sa­do 20 de di­ciem­bre, que fue di­fun­di­da por es­te pe­rió­di­co, es­ta­ble­ce que el es­tu­dio de de­ta­lle im­pug­na­do “in­frin­ge la re­gu­la­ción so­bre usos del sue­lo” con­te­ni­da en el

El TSJA ha ile­ga­li­za­do los lo­ca­les co­mer­cia­les por­que de­bían ser ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas El go­bierno lo­cal no pre­vé to­mar una de­ci­sión so­bre es­to an­tes de las elec­cio­nes

Plan Ge­ne­ral de Or­de­na­ción Ur­ba­nís­ti­ca (PGOU) de Granada. En resumen, la sen­ten­cia ex­pli­ca que en una par­ce­la de uso de­por­ti­vo obli­ga­to­rio (“do­ta­cio­nes de ca­rác­ter es­tra­té­gi­co que es ne­ce­sa­rio pre­ser­var”) no se pue­de per­mi­tir la cons­truc­ción de edi­fi­cios des­ti­na­dos a otros usos, co­mo en es­te ca­so ocu­rrió con los res­tau­ran­tes.

Pre­ci­sa­men­te es­tos cam­bios ur­ba­nís­ti­cos, que en teo­ría be­ne­fi­cia­ron al em­pre­sa­rio de la con­ce­sión, se es­tán in­ves­ti­gan­do tam­bién en otra cau­sa ju­di­cial por la vía pe­nal, que es el ca­so Na­za­rí. El Juz­ga­do y la Po­li­cía in­da­gan so­bre un po­si­ble “tra­to de fa­vor” por par­te de los res­pon­sa­bles mu­ni­ci­pa­les de aque­lla épo­ca de go­bierno del PP.

CAR­LOS GIL

El TSJA ha de­cla­ra­do ile­gal los lo­ca­les de res­tau­ra­ción jun­to al Pa­be­llón Mulhacén por no te­ner un uso de­por­ti­vo.

G. H.

El Ayun­ta­mien­to man­tie­ne la con­ce­sión a Gar­cía Arra­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.