El me­jor mi­nis­tro pa­ra Granada

● Ha­ce cien años, en 1919, fue nom­bra­do Mi­nis­tro de Ins­truc­ción Pú­bli­ca el ca­ci­que de Al­bu­ñol Na­ta­lio Rivas ● Gra­cias al ja­món de Tre­vé­lez hi­zo por Granada más que to­dos los mi­nis­tros jun­tos

Granada Hoy - - Granada - JO­SÉ LUIS DEL­GA­DO

PA­RA los enemi­gos la ley; pa­ra el ami­go el fa­vor”. Mal­di­ta la gra­cia que nos ha­cen los ca­ci­ques, el ca­ci­quis­mo, el clien­te­lis­mo y el en­chu­fis­mo. Era la Es­pa­ña de fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX la de los ca­ci­ques de fus­te que per­du­ran per se­cu­la secu­lorum. Can­ción aún muy de mo­da por to­da Es­pa­ña a rit­mo de se­vi­lla­nas, jo­tas, mu­ñei­ras y sar­da­nas.

Con el tér­mino ca­ci­que se iden­ti­fi­ca­ba a cual­quier je­fe o au­to­ri­dad de la Amé­ri­ca prehis­pá­ni­ca; aun­que al­gu­nos de mis alum­nos con­fun­die­ron el tér­mino ca­ci­que con una mar­ca de ron añe­jo y do­ra­do.

So­lía ser el ca­ci­que el hi­jo de fu­lano de tal o el te­rra­te­nien­te que cam­bia­ba el ara­do por la po­lí­ti­ca pa­ra ma­ne­jar con habilidad al ca­te­to anal­fa­be­to y pe­dir­le su vo­to a cam­bio de al­gún fa­vor­ci­llo. Ca­ci­quis­mo y clien­te­lis­mo, tan­to po­lí­ti­co co­mo eco­nó­mi­co, van de la mano. Aún nos sue­nan ilus­tres ape­lli­dos de ca­ci­ques: Vic­to­rino Fa­bra en Cas­te­llón, los Álvarez de Fi­gue­roa, Con­de de Ro­ma­no­nes de Gua­da­la­ja­ra; en Má­la­ga los La­rios y el mi­nis­tro Ro­me­ro Ro­ble­do con sus fa­mo­sos pu­che­ra­zos; los Ben­ju­mea y los Rodríguez de la Bor­bo­lla en Se­vi­lla; los Aram­bu­ru en Cá­diz; Cer­van­tes en Al­me­ría… y un lar­go et­cé­te­ra.

A al­gu­nos ca­ci­ques les dio por fa­vo­re­cer muy es­pe­cial­men­te a sus pai­sa­nos; ha­cían to­do lo que po­dían por sus ve­ci­nos y has­ta por los ami­gos de los ve­ci­nos. Qui­ta­ban y po­nían al­cal­des, inf luían has­ta en el cu­ra de la pa­rro­quia. El en­chu­fis­mo era su ca­te­cis­mo; he­ren­cia co­rre­gi­da y au­men­ta­da en An­da­lu­cía. Fue el ca­so del li­be­ral don Na­ta­lio, so-

bre to­do cuan­do ha­ce cien años, en 1919, fue nom­bra­do por el go­bierno de Allen­de­sa­la­zar Mi­nis­tro de Ins­truc­ción Pú­bli­ca y Be­llas Ar­tes, ba­jo el rei­na­do de Al­fon­so XIII.

Pe­ro Granada de­be es­tar muy agra­de­ci­da a es­te ca­ci­que que ba­rrió di­vi­na­men­te pa­ra ca­sa. Si que­rías con­se­guir al­go ha­bía que pe­dír­se­lo a don Na­ta­lio. La Es­cue­la de Ar­tes y Ofi­cios, el Ins­ti­tu­to Padre Suá­rez, la de­cla­ra­ción de mo­nu­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos gra­na­di­nos; apo­yó el mo­nu­men­to a Án­gel Ga­ni­vet; apo­yó al Cen­tro Ar­tís­ti­co, los pro­yec­tos del in­ge­nie­ro San­ta Cruz en la Sie­rra; la Fa­cul­tad de Far­ma­cia, crea­da an­tes gra­cias al po­lí­ti­co al­mu­ñe­que­ro Sei­jas Lo­zano en 1850; el Clí­ni­co y la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na, sien­do mi­nis­tro Fernando de los Ríos ya en 1931, y tan­tas y tan­tas in­ter­ven­cio­nes que di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te fue­ron mo­vi­das por la mano de don Na­ta­lio; ade­más de mil fa­vor­ci­llos a pa­rien­tes y ami­gos de su Al­pu­ja­rra que­ri­da. Por es­tar, has­ta fue tes­ti­go en la bo­da de Car­men Mo­ra­gas, la aman­te de Al­fon­so XIII, con el to­re­ro Gao­na en la Vir­gen de las An­gus­tias.

Se hi­zo po­pu­lar la fra­se aque­lla ¡Don Na­ta­lio, co­ló­ca­nos a toos! Es ver­dad que no pu­do ha­cer en Pi­tres un puer­to de mar co­mo que­rían los ve­ci­nos, pe­ro hi­zo tan­tos fa­vo­res que pu­do con­fec­cio­nar tre­ce Li­bros de Fa­vo­res y Re­co­men­da­cio­nes en don­de se re­co­gía con

A al­gu­nos ca­ci­ques les dio por fa­vo­re­cer muy es­pe­cial­men­te a sus pai­sa­nos

to­do de­ta­lle el nom­bre del en­chu­fa­do, el del que lo re­co­men­da­ba y has­ta lo que pe­día. Des­de el que quie­re ser mo­des­to or­de­nan­za has­ta el que as­pi­ra a ilus­tre ca­te­drá­ti­co. Le pi­den fa­vo­res des­de el más hu­mil­de ve­cino has­ta el pro­pio Al­fon­so XIII, mi­nis­tros, pre­si­den­tes de go­bierno, di­rec­to­res de pe­rió­di­cos, obis­pos… Y en to­dos in­ter­ve­nía de una u otra for­ma el ja­món de Tre­vé­lez; ja­mo­nes que él re­ci­bía pri­me­ro y con los que lue­go pa­ga­ba fa­vo­res. (Ver mi ar­tícu­lo en Granada Hoy: Na­ta­lio Rivas y el ja­món de Tre­vé­lez (2/3/2009).

Mu­rió don Na­ta­lio en 1958, aun­que apa­re­ció en una no­ta de pren­sa de 1936 co­mo “ase­si­na­do por las hor­das mar­xis­tas”. Cu­rio­so error que le per­mi­tió re­ci­bir en vi­da to­dos esos elo­gios que se le sue­len de­di­car a los muer­tos. Hoy una ca­lle, de­trás del Ins­ti­tu­to Padre Suá­rez, le re­cuer­da me­dia­na­men­te. Ce­le­bra­mos el cen­te­na­rio de su nom­bra­mien­to (1919) co­mo mi­nis­tro be­ne­fac­tor de Granada con la es­pe­ran­za de que nom­bren a otro que “nos co­lo­que a toos”.

3

1. Na­ta­lio Rivas. Mi­nis­tro de Ins­truc­ción Pú­bli­ca. 1919. 2. Joa­quín Cos­ta y su obra so­bre el ca­ci­quis­mo.3. Ma­pa del Ca­ci­quis­mo en Es­pa­ña. S. XIX. 4. El ca­ci­que. Vi­ñe­ta de To­var.4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.