Hay ha­llaz­gos ex­pre­si­vos que son irre­pe­ti­bles

Granada Hoy - - Actual - Car­los Co­lón

Drama, Hungría, 2018, 142 min. Di

rec­ción: Lász­ló Ne­mes. Guión:

Lász­ló Ne­mes, Cla­ra Ro­yer, Matt­hieu Ta­po­nier. Mú­si­ca: Lász­ló Me­lis. Fo

to­gra­fía: Mát­yás Er­dély. In­tér­pre

tes: Ju­li Ja­kab, Vlad Iva­nov, Su­san­ne Wuest, Uwe Lauer, Ch­ris­tian Har­ting, Le­ven­te Mol­nár, Urs Rechn.

Ci­nes: Ma­dri­gal.

Con un uso re­vo­lu­cio­na­rio de la pro­fun­di­dad de cam­po, man­te­nien­do du­ran­te ca­si la to­ta­li­dad de la pe­lí­cu­la al ac­tor en pri­mer plano so­bre un fon­do des­en­fo­ca­do, el di­rec­tor hún­ga­ro Lász­ló Ne­mes lo­gró en El hi­jo de Saúl no so­lo una obra maes­tra, sino un hi­to en la his­to­ria del ci­ne: tras­pa­sar el lí­mi­te que el ho­rror ab­so­lu­to, in­de­ci­ble, im­pen­sa­ble, irre­pre­sen­ta­ble del Ho­lo­caus­to mar­ca al len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co. El per­ma­nen­te des­en­fo­que le per­mi­tió de­jar en­tre­ver el fun­cio­na­mien­to de la per­fec­ta fá­bri­ca ale­ma­na de muer­te que fue­ron los cam­pos de ex­ter­mi­nio, des­de la lle­ga­da de los va­go­nes a las cá­ma­ras de gas y los cre­ma­to­rios. Era un ca­so asom­bro­so de ade­cua­ción éti­ca del es­ti­lo, de in­ven­ti­va téc­ni­ca y crea­ti­va pues­ta al ser­vi­cio de un pro­pó­si­to mo­ral. Por lo que no po­día con­ver­tir­se en es­ti­lo o mar­ca de es­te di­rec­tor apli­ca­ble a otras pe­lí­cu­las.

Bu­da­pest en el ve­rano de 1913 en el que la pro­ta­go­nis­ta –una jo­ven que as­pi­ra a tra­ba­jar co­mo som­bre­re­ra– lle­ga a la ciu­dad era la ca­pi­tal de una Hungría in­ser­ta en un prós­pe­ro y po­de­ro­so, pe­ro conf lic­ti­vo y lleno de ten­sio­nes te­rri­to­ria­les, ét­ni­cas y po­lí­ti­cas, Im­pe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro al que le que­da­ba un año de vi­da: en el ini­cio del si­guien­te ve­rano el ase­si­na­to de Sa­ra­je­vo ser vi­ría de pre­tex­to pa­ra el es­ta­lli­do de esas ten­sio­nes en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial que su­pon­dría el fin del Im­pe­rio y de un mun­do cu­yos no­ta­rios tes­ta­men­ta­rios fue­ron Jo­seph Roth y Step­han Zweig. En aquel Bu­da­pest al bor­de del abis­mo na­cio­na­lis­tas, par­ti­da­rios del im­pe­rio, so­cia­lis­tas re­vo­lu­cio­na­rios y anar­quis­tas se en­fren­ta­ban en lu­chas que pre­sa­gia­ban no so­lo la in­mi­nen­te Gran Gue­rra, sino los conf lic­tos te­rri­to­ria­les, ideo­ló­gi­cos y ét­ni­cos que la ha­rían tan ines­ta­ble du­ran­te el pe­río­do de en­tre­gue­rras que con­du­ci­ría a otra gue­rra aún más de­vas­ta­do­ra tras la que Hungría cae­ría ba­jo la dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta. Es­ta pe­lí­cu­la se desa­rro­lla por lo tan­to en una si­tua­ción com­ple­ja en una Hungría pre apo­ca­líp­ti­ca. Pe­ro no es el Ausch­witz de El hi­jo de Saúl y por lo tan­to hu­bie­ra exi­gi­do otro tra­ta­mien­to for­mal.

Ni el vacío emo­cio­nal y fa­mi­liar que su­fre la pro­ta­go­nis­ta, ni su errá­ti­co deam­bu­lar por ese Bu­da­pest vol­cá­ni­co lleno de cons­pi­ra­do­res y chif la­dos, ni el pro­ble­má­ti­co en­cuen­tro con su her­mano jus­ti­fi­can la ra­di­ca­li­dad del tra­ta­mien­to vi­sual que en es­ta oca­sión can­sa más que so­bre­co­ge. El ho­rror del Ho­lo­caus­to es irre­pre­sen­ta­ble y de ahí la ge­nia­li­dad de la pro­fun­di­dad de cam­po con des­en­fo­que. Pe­ro los pro­ble­mas que la pro­ta­go­nis­ta pa­re­ce co­lec­cio­nar, los dra­mas fa­mi­lia­res, las cons­pi­ra­cio­nes y la at­mós­fe­ra de aquel Bu­da­pest son per­fec­ta­men­te re­pre­sen­ta­bles y por ello el se­gui­mien­to ob­se­si­vo de la cá­ma­ra pe­ga­da a su ros­tro o su nu­ca se con­vier­te en exa­ge­ra­ción re­tó­ri­ca. Ni se lo­gra la to­tal iden­ti­fi­ca- ción con la pro­ta­go­nis­ta aco­sa­da por la cá­ma­ra ni se ref le­ja (y me­nos se ex­pli­can) el am­bien­te y las ten­sio­nes de la épo­ca. El fon­do es aquí esen­cial. Y se es­ca­mo­tea con des­en­fo­ques y fue­ras de cam­po.

No ca­re­ce la pe­lí­cu­la de in­te­rés ni de acier­tos par­cia­les, pe­ro su in­tér­pre­te no po­see la fuer­za ex­pre­si­va ne­ce­sa­ria pa­ra lle­nar el plano que du­ran­te ca­si to­do el tiem­po ocu­pa y el dis­po­si­ti­vo for­mal la ha­ce con­fu­sa y pe­sa­da. Lo que en El hi­jo de Saúl nos su­mer­gía en un mun­do, aquí nos dis­tan­cia. Hay ha­llaz­gos que son irre­pe­ti­bles por­que na­cen de la ne­ce­si­dad, no del ca­pri­cho o de la mar­ca de es­ti­lo.

La pro­pues­ta de Ne­mes no lo­gra la iden­ti­fi­ca­ción to­tal con la pro­ta­go­nis­ta aco­sa­da por la cá­ma­ra

G. H..

Ju­li Ja­kab in­ter­pre­ta en la pe­lí­cu­la a una jo­ven que as­pi­ra a tra­ba­jar co­mo som­bre­re­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.