NO­TI­CIAS Y MEN­TI­RAS

Granada Hoy - - Televisión - HELENA ARRIAZA www.lo­ca­por­la­te­le.com

SI hu­bo una ca­de­na pro­ta­go­nis­ta la se­ma­na pa­sa­da fue Cua­tro. Y lo fue por va­rios mo­ti­vos. El pri­me­ro el anun­cio de la can­ce­la­ción de No­ti­cias Cua­tro. Re­sul­ta in­dig­nan­te que una ca­de­na de te­le­vi­sión (y más una que co­men­zó con los in­for­ma­ti­vos co­mo seña de iden­ti­dad) eli­mi­ne los no­ti­cia­rios de su pro­gra­ma­ción. Tan so­lo hay que ver la reac­ción que hu­bo en re­des so­cia­les. Es­pec­ta­do­res, tra­ba­ja­do­res de la ca­de­na y tra­ba­ja­do­res de la competencia la­men­ta­ron que la ca­de­na de Me­dia­set se va­ya a que­dar sin es­tos for­ma­tos en las pró­xi­mas se­ma­nas. Pe­ro si va­mos un po­co más allá tam­po­co re­sul­ta tan ra­ro que su­pri­man es­tos es­pa­cios de no­ti­cias. Ge­ne­ró más in­te­rés la no­ti­cia de su can­ce­la­ción que su emi­sión. Por­que sus da­tos de au­dien­cia no re­mon­tan y que­dan muy le­jos de ser lo que eran.

Otra de las no­ve­da­des de Cua­tro fue el es­treno de To­do es men­ti­ra. Ris­to y su equi­po lle­ga­ban en un día com­pli­ca­do. El mis­mo día del re­vue­lo en re­des por la can­ce­la­ción de los no­ti­cia­rios. Ha­bía quien es­pe­ra­ba que ha­cien­do ho­nor al nom­bre del pro­gra­ma Me­ji­de di­je­ra que la can­ce­la­ción era una men­ti­ra. Pe­ro no. No era men­ti­ra co­mo tam­po­co lo se­rá el anun­cio de la can­ce­la­ción de es­te for­ma­to en re­la­ti­va­men­te po­co tiem- po. El pro­gra­ma es una opor­tu­ni­dad des­apro­ve­cha­da. Te­ner a Ris­to de pre­sen­ta­dor es una de las me­jo­res co­sas con las que cuen­ta Me­dia­set. Tan so­lo hay que ver la bue­na aco­gi­da con la que cuen­ta siem­pre el re­cién re­gre­sa­do Ches­ter. Pe­ro la fal­ta de in­no­va­ción y el en­cor­se­ta­mien­to de al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res con­si­guen eclip­sar la bue­na in­ten­ción del con­duc­tor y de sus com­pa­ñe­ros de me­sa. Cua­tro tam­bién fue no­ti­cia por el anun­cio de un nue­vo pro­gra­ma. Un for­ma­to in­for­ma­ti­vo que pre­sen­ta­rá ca­da tar­de Car­me Cha­pa­rro. Es una for­ma de dar su lu­gar a la pre­sen­ta­do­ra que ha da­do tan­to por es­te gru­po. Pri­me­ro du­ran­te años en In­for­ma­ti­vos Te­le­cin­co en su edi­ción de fin de se­ma­na. Des­pués en la edi­ción de me­dio­día de No­ti­cias Cua­tro, don­de ate­rri­zó pa­ra in­ten­tar sal­var la si­tua­ción cuan­do ya ha­bía po­co que ha­cer. Pe­ro el pre­sa­gio no es bueno. De nue­vo la po­ca in­no­va­ción ju­ga­rá en con­tra de la ca­de­na. Y oja­lá me equi­vo­que.

Cua­tro de­be cam­biar el chip rá­pi­do o sino lo me­jor se­rá el cie­rre de la ca­de­na. Es­pe­re­mos que eso no lle­gue a su­ce­der, por­que es un ca­nal en el que tie­nen ca­bi­da for­ma­tos de di­fe­ren­tes gé­ne­ros, in- for­ma­ti­vos, de en­tre­te­ni­mien­to, de in­ves­ti­ga­ción… Y lo que de­be ha­cer es fi­jar­se en La Sex­ta pe­ro no pa­ra imi­tar­la. Por­que al fi­nal es­tre­nan­do for­ma­tos si­mi­la­res a Za­pean­do o Más va­le tar­de lo que lo­gra es que los es­pec­ta­do­res se sien­tan en­ga­ña­dos. Con es­ta prác­ti­ca tam­bién des­apro­ve­cha a ros­tros co­mo Ris­to o Car­me, que no me­re­cen ver­se en esa si­tua­ción. Se tie­nen que fi­jar en su prin­ci­pal com­pe­ti­do­ra pa­ra ins­pi­rar­se, me­jo­rar y ha­cer al­go di­fe­ren­te. Las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas pe­ro los cul­pa­bles de que se ha­ya vuel­to inevi­ta­ble que La Sex­ta ga­ne pres­ti­gio fren­te a Cua­tro son los mis­mos que han de­ci­di­do la can­ce­la­ción de sus no­ti­cias, los mis­mos que no se preo­cu­pan por arries­gar y los mis­mos que cor­tan las alas a sus tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.