In­ter­view

LA EDU­CA­CIÓN EN UN CON­TEX­TO GLO­BAL

GS Magazine - - Front Page - Por Ni­co­lás Pé­rez Ló­pez-Ibor / TGSM Die­go Puer­ta

FE­DE­RI­CO MA­YOR ZA­RA­GO­ZA | por Ni­co­lás Pé­rez Ló­pez-Ibor

Te­ne­mos el pla­cer de vi­si­tar a D. Fe­de­ri­co Ma­yor Za­ra­go­za, quién nos re­ci­be en la se­de de la Fun­da­ción Ra­món Areces, dón­de es Pre­si­den­te del Con­se­jo Cien­tí­fi­co. Con Fe­de­ri­co

Ma­yor abor­da­mos los te­mas re­la­ti­vos a las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y a la edu­ca­ción en un con­tex­to glo­bal. An­ti­guo Di­rec­tor Ge­ne­ral de la UNES­CO y ex Mi­nis­tro de la tran­si­ción po­lí­ti­ca de Es­pa­ña, es una de las vo­ces más au­to­ri­za­das a ni­vel mun­dial en el in­dis­pen­sa­ble bi­no­mio paz-edu­ca­ción. Su vi­sión de los pro­ble­mas in­ter­na­cio­na­les tie­ne siem­pre, inevi­ta­ble­men­te esa orien­ta­ción des­de el dia­lo­go, la paz, la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal y el sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

— POR SU FOR­MA­CIÓN, es us­ted cien­tí­fi­co, pe­ro su bio­gra­fía ha trans­cu­rri­do en bue­na me­di­da en el mun­do de la po­lí­ti­ca. ¿Qué ha apren­di­do el cien­tí­fi­co del po­lí­ti­co, y vi­ce­ver­sa?

—El cien­tí­fi­co ha trans­mi­ti­do al po­lí­ti­co el ri­gor, el co­no­ci­mien­to de la reali­dad en pro­fun­di­dad. El po­lí­ti­co, la res­pon­sa­bi­li­dad, la es­cu­cha, la igual dig­ni­dad.

— Fue Di­rec­tor Ge­ne­ral de la UNES­CO y Mi­nis­tro de Edu­ca­ción y Cien­cia en Es­pa­ña, ha de­di­ca­do gran par­te de su vi­da al mun­do de la edu­ca­ción y de la cul­tu­ra y en la ac­tua­li­dad di­ri­ge la Fun­da­ción Cul­tu­ra de Paz. ¿Qué lec­cio­nes ha ex­traí­do de es­ta tra­yec­to­ria?

Li­ber­tad, par­ti­ci­pa­ción, pleno ejer­ci­cio de las fa­cul­ta­des dis­tin­ti­vas de la es­pe­cie hu­ma­na (pen­sar, ima­gi­nar, an­ti­ci­par, in­no­var, ¡crear!) pa­ra ha­cer po­si­ble la tran­si­ción his­tó­ri­ca de la fuer­za a la pa­la­bra.

— ¿Qué atri­bu­tos de­be te­ner un lí­der en nues­tra so­cie­dad?

—Guiar­se por unos “prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos” –co­mo es­ta­ble­ce lú­ci­da­men­te la Cons­ti­tu­ción de la UNES­CO en su preám­bu­lo- y ac­tuar con re­so­lu­ción y fir­me­za. Y apren­der a em­pren­der: al “sa­pe­re au­de” de Ho­ra­cio, al atré­ve­te a sa­ber hay que aña­dir el sa­ber atre­ver­se, ya que si bien el ries­go sin co­no­ci­mien­to es pe­li­gro­so, el co­no­ci­mien­to sin ries­go es inú­til.

— ¿Es­tá de acuer­do con Geor­ge Stei­ner cuan­do nos re­cuer­da que la cul­tu­ra no nos exi­me de caer en la bar­ba­rie? Des­pués de to­do, el na­zis­mo sur­gió en un país cul­tu­ral­men­te avan­za­do y hoy ve­mos el re­sur­gir de mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas y xe­nó­fo­bos en el mis­mo co­ra­zón de Eu­ro­pa.

—La cul­tu­ra co­mo com­por­ta­mien­to co­ti­diano ba­sa­do en unos va­lo­res éti­cos sí que nos exi­me. La cul­tu­ra co­mo li­ber­tad, el gran don. Nun­ca ac­tuar al dic­ta­do de na­die. To­le­ran­cia ce­ro con el su­pre­ma­cis­mo y el dog­ma­tis­mo. Los mo­vi­mien­tos xe­nó­fo­bos sur­gen de la in­cul­tu­ra, de la de­pen­den­cia, de la ofus­ca­ción. El neo­li­be­ra­lis­mo ha mar­gi­na­do al mul­ti­la­te­ra­lis­mo de­mo­crá­ti­co y la plu­to­cra­cia (G7, G8, G20) de­ri­va en la ani­mad­ver­sión y el te­rror.

— Co­mo na­rra en su re­cien­te li­bro Re­cuer­dos pa­ra el por­ve­nir, a lo lar­go de su vi­da ha te­ni­do oca­sión de en­con­trar­se con per­so­na­li­da­des ex­tra­or­di­na­rias ¿cuál es la que más le ha mar­ca­do y por qué?

—Me han “mar­ca­do” en pri­mer lu­gar mis pa­dres y maes­tros –és­ta es la gran lec­ción- pe­ro en­tre los que des­cri­bo en es­te vo­lu­men des­ta­can Nel­son Man­de­la y Gor­ba­chev por ha­cer po­si­bles lo que has­ta aquel mo­men­to eran im­po­si­bles (lo ines­pe­ra­do es nues­tra es­pe­ran­za), y la lu­ci­dez de Juan An­to­nio Ca­rri­llo… y la an­ti­ci­pa­ción de Pec­cei… y la hu­ma­ni­dad de Ri­go­ber­ta Men­chú…

— Vis­to en re­tros­pec­ti­va, ¿fue tan de­ci­si­va la caí­da del mu­ro y de la Unión So­vié­ti­ca a fi­na­les del pa­sa­do si­glo? Hu­bo un gran mo­men­to de es­pe­ran­za, cier­to, pe­ro ¿aca­so no he­mos vis­to eri­gir­se por do­quier nue­vos mu­ros? ¿Qué lec­cio­nes po­de­mos ex­traer de lo que ha su­ce­di­do tras la Gue­rra Fría?

—Los mu­ros, co­mo aho­ra mis­mo es­tá su­ce­dien­do, son una es­pe­cia­li­dad del Par­ti­do Re­pu­bli­cano de los Es­ta­dos Uni­dos y de los gran­des po­de­res au­tár­qui­cos (la Gran Mu­ra­lla de Chi­na, el mu­ro de Ber­lín…). Vi­ví muy de cer­ca la pe­res­troi­ka y la glas­nost. A fi­na­les de la dé­ca­da de los ochen­ta del si­glo pa­sa­do, to­do cla­ma­ba paz: Nel­son Man­de­la ha­bía su­pe­ra­do en tan só­lo unos me­ses el apart­heid ra­cial co­mo una de las for­mas más abo­mi­na­bles de ra­cis­mo, y el Pre­si­den­te Mik­hail Ser­ge­ye­vich Gor­ba­chev ha­bía des­mo­ro­na­do, sin una go­ta de san­gre y con el sím­bo­lo del mu­ro de Ber­lín, to­da la Unión So­vié­ti­ca con­vir­tién­do­la en una “Co­mu­ni­dad de Es­ta­dos In­de­pen­dien­tes”. To­do cla­ma­ba paz… pe­ro el in­faus­to tán­dem REA­GA­NTHAT­CHER, con am­bi­cio­nes he­ge­mó­ni­cas in­sa­cia­bles, mar­gi­na­ron a las Na­cio­nes Uni­das, sus­ti­tu­ye­ron los va­lo­res éti­cos por los bur­sá­ti­les y res­ta­ble­cie­ron el pre­do­mi­nio de la fuer­za so­bre la pa­la­bra.

—“El Ter­cer Mun­do son mu­chos mun­dos”, co­mo de­cía Oc­ta­vio Paz. Hoy se ha­bla de paí­ses emer­gen­tes o del Sur Glo­bal, ¿có­mo ve la evo­lu­ción de esa gran par­te de la hu­ma­ni­dad más allá de nues­tra zo­na de con­fort?

—In­dia, Chi­na, el con­ti­nen­te afri­cano, Amé­ri­ca La­ti­na… Es in­dis­pen­sa­ble el res­ta­ble­ci­mien­to de un Es­ta­doNa­ción ple­na­men­te de­mo­crá­ti­co – pro­yec­to de De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de De­mo­cra­cia- y de un mul­ti­la­te­ra­lis­mo de­mo­crá­ti­co, con la re­fun­da­ción de las Na­cio­nes Uni­das, que per­mi­ta des­de el pri­mer mo­men­to po­ner en prác­ti­ca un nue­vo con­cep­to de se­gu­ri­dad, en el que los pro­ta­go­nis­tas sean, co­mo in­di­ca la pri­me­ra fra­se de la Car­ta de las Na­cio­nes Uni­das, “No­so­tros, los pue­blos…”.

— ¿Y Eu­ro­pa? ¿Y Oc­ci­den­te?.... ¿so­mos el pa­sa­do o hay es­pe­ran­za?

—“Hay que in­ven­tar Eu­ro­pa”, di­jo Ro­bert Schu­man… y, sin em­bar­go, he­mos acep­ta­do ser só­lo una unión ¡mo­ne­ta­ria! Es ur­gen­te re­po­ner un mul­ti­la­te­ra­lis­mo efi­cien­te tam­bién a es­ca­la eu­ro­pea: una unión po­lí­ti­ca, so­cial, cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca que per­mi­ta a Eu­ro­pa li­de­rar los rum­bos de la hu­ma­ni­dad en el an­tro­po­ceno.

— Ele­ve­mos la vis­ta y vol­va­mos al cien­tí­fi­co y al hu­ma­nis­ta: ¿qué es­pe­ra de la In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que nos aguar­da?

—De mo­men­to ya nos ha per­mi­ti­do sa­ber qué acon­te­ce y po­der ex­pre­sar­nos li­bre­men­te. “Los pue­blos” ya tie­nen voz. Aho­ra hay –co­mo su­ce­de con el buen vino- que usar­lo con prudencia. Los cam­bios sus­tan­cia­les que con­lle­va la nue­va tec­no­lo­gía di­gi­tal son ex­tra­or­di­na­rios, in­clu­yen­do, des­de lue­go, un nue­vo con­cep­to de tra­ba­jo…

— ¿Po­de­mos ser trans-hu­ma­nos o post­hu­ma­nos cuan­do ni si­quie­ra he­mos po­di­do ser to­da­vía se­res hu­ma­nos en el me­jor sen­ti­do?

—De mo­men­to, lo que me preo­cu­pa es que si­ga­mos sien­do con fre­cuen­cia in­fra-hu­ma­nos. Lo de trans y post son elu­cu­bra­cio­nes ca­ren­tes de fun­da­men­to y, se­gún lo que se en­tien­da, cul­po­sas. El sue­ño de Hitler y Men­ge­le no pue­de aho­ra tri­via­li­zar­se. Por es­te mo­ti­vo, cuan­do Craig Ven­ter me co­mu­ni­có en 1992 que el ge­no­ma hu­mano po­día ya con­si­de­rar­se des­ci­fra­do, pu­se en mar­cha rá­pi­da­men­te, con el acuer­do to­tal de la Hu­man Ge­no­me Or­ga­ni­za­tion, la re­dac­ción y adop­ción por la Con­fe­ren­cia Ge­ne­ral de la UNES­CO y la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, de la “De­cla­ra­ción so­bre el Ge­no­ma Hu­mano”, en cu­yo ar­tícu­lo 11º se prohí­be la clo­na­ción hu­ma­na con efec­tos re­pro­duc­ti­vos.

— ¿Se con­si­de­ra más cien­tí­fi­co o po­lí­ti­co?

—Cien­tí­fi­co que desea y pro­cu­ra que la po­lí­ti­ca se ba­se en el co­no­ci­mien­to y en los va­lo­res.

— ¿Cuá­les son los gran­des re­tos de la edu­ca­ción? ¿Y del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio? ¿Qué pien­sa de la ar­mo­ni­za­ción uni­ver­si­ta­ria a tra­vés del Plan de Bo­lo­nia?

El gran re­to de la edu­ca­ción es que no se con­fun­da, co­mo su­ce­de con los In­for­mes Pi­sa, con la ca­pa­ci­ta­ción. Los edu­ca­dos, se­gún es­ta­ble­ce ma­gis­tral­men­te el ar­tícu­lo 1º de la Cons­ti­tu­ción de la UNES­CO, son quie­nes se com­por­tan “li­bre y res­pon­sa­ble­men­te”. La li­ber­tad es el gran don. Ac­tuar res­pon­sa­ble­men­te, es­pe­cial­men­te te­nien­do en cuen­ta a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras, el gran de­ber. El sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio de­be pro­cu­rar edu­ca­ción a es­ca­la su­pe­rior. Ser ciu­da­da­nos del mun­do, en la vanguardia de los cla­mo­res po­pu­la­res que de­ben dar, aho­ra sí, a “No­so­tros, los pue­blos” el pro­ta­go­nis­mo pa­ra los cam­bios radicales que son exi­gi­bles y que, se­gún pre­co­ni­za­ba Jo­sé Luis Sampedro, per­mi­ti­rían, con la im­pli­ca­ción de los jó­ve­nes, “cam­biar de rum­bo y na­ve”. En cuan­to a la ar­mo­ni­za­ción uni­ver­si­ta­ria a tra­vés del plan de Bo­lo­nia, cual­quier pro­yec­to uni­ver­si­ta­rio, na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal, de­be ba­sar­se ex­clu­si­va­men­te en la ca­li­dad y de­be re­vi­sar­se por las ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias per­ti­nen­tes de for­ma per­ma­nen­te.

— ¿Qué po­si­ción tie­ne res­pec­to de los re­tos de lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal? —Co­mo co­no­ce­dor de los pro­ce­sos irre­ver­si­bles –tra­ta­mien­to en los neo­na­tos de al­te­ra­cio­nes con­gé­ni­tas an­tes de que se pro­duz­can afec­cio­nes neu­ro­na­les in­cu­ra­bles- soy ra­di­cal en es­tos te­mas: la ac­ción de­be ser inapla­za­ble. Aquí no ca­ben sub­ter­fu­gios. Una vez más, la re­fun­da­ción de unas Na­cio­nes Uni­das re­co­no­ci­das y res­pe­ta­das a es­ca­la in­ter­na­cio­nal es im­pres­cin­di­ble pa­ra que la hu­ma­ni­dad cum­pla en la pues­ta en prác­ti­ca de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble y de los Acuer­dos de Pa­rís so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co. No pue­de ser que si­gan im­pe­ran­do la es­tul­ti­cia y la dis­cre­cio­na­li­dad del in­só­li­to Pre­si­den­te Trump, cuan­do es­tán en jue­go la ha­bi­ta­bi­li­dad de la Tie­rra y nues­tros de­be­res con quie­nes lle­gan a un pa­so de no­so­tros. Ma­ña­na pue­de ser tar­de. “No­so­tros, los pue­blos”, de­be­mos al­zar la voz. Son los gran­des cla­mo­res po­pu­la­res –in­di­can­do que se de­ja­rían de ad­qui­rir, por ejem­plo, pro­duc­tos nor­te­ame­ri­ca­nos- los que, sin du­da, pre­va­le­ce­rán en la nue­va era.

—Pa­ra ter­mi­nar, dé­je­nos un men­sa­je pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que ha­bi­tan en es­ta Pla­za Glo­bal.

—“Si­tua­cio­nes sin pre­ce­den­te re­quie­ren so­lu­cio­nes sin pre­ce­den­te” (Amin Maa­louf). El fu­tu­ro hay que in­ven­tar­lo. Y es po­si­ble. Ca­da ser hu­mano úni­co –aho­ra ya hom­bre y mu­jer en plan de to­tal igual­dad- es ca­paz de crear, de ac­tuar en vir­tud de sus pro­pias de­ci­sio­nes y nun­ca más al dic­ta­do de na­die. El por-ve­nir es­tá por-ha­cer. És­ta es nues­tra es­pe­ran­za.

“El gran re­to de la edu­ca­ción es que no se con­fun­da, co­mo su­ce­de con los In­for­mes Pi­sa, con la ca­pa­ci­ta­ción.”

Newspapers in English

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.